Garantizar molidas desde la retaguardia en Cienfuegos (+Fotos)

Aún prevalece el sentido de pertenencia entre un grupo de trabajadores del otrora central Mal Tiempo, en el municipio de Cruces, los mismos que hoy conforman la plantilla del homónimo Taller de Maquinaria, perteneciente a la Empresa de Servicios Técnicos a la Industria Azucarera (Zeti).

Todo indica que la fecha escogida para la inauguración del nuevo centro, que acogió parte de la antigua fuerza calificada del ingenio crucense, fue una suerte de premonición. Aquel 8 de octubre de 2011 era no solo el homenaje simbólico al Guerrillero Heroico, sino el inicio de la obra creadora inspirada por Ernesto Che Guevara en el desarrollo económico e industrial de la nación cubana.

“Este es el único taller del país en reparar y recuperar las bombas de agua para calderas de vapor de todos los centrales de Cuba, y gracias a ello, no solo mantenemos la vitalidad de esa área clave en la fabricación de azúcar, sino que le ahorramos al Estado la inversión de cuantiosas divisas al sustituir importaciones. Téngase en cuenta que un equipo como ese cuesta no menos de 130 mil euros en el mercado internacional”, asegura Julio Abraham Benavides, líder de esta tropa de hacedores de sueños.

"<yoastmark

Empero no es esa la única misión de los del “Mal Tiempo”. Torneros, paileros, fresadores, soldadores y ayudantes se empeñan a fondo cada día en otras líneas de producción. A ellos se subordina, además, el área de metálica, ubicada en el pueblo de Cruces, cuyo objeto social consiste en la construcción de puertas, ventanas, tapacetes y planchas acanaladas de zinc, tanto para la infraestructura industrial, como los empleados en obras inducidas y viviendas del Grupo Azucarero AzCuba.

En el recorrido por el área de maquinado del taller salta a la vista el porqué del prestigio ganado por estos hombres en el sector. Por acá, algunos se dedicaban a la restauración de bombas de vacío. Más allá, otros en sus diferentes puestos, se encargaban del procesamiento de las cuchillas centrales y la confección de raspadores de los molinos, respectivamente o a la rectificación de ejes de grandes diámetros.

Justo, frente a su máquina herramienta encontramos a Fermín Lorenzo Mena Prado, el veterano que se hizo azucarero a golpe de constancia, desde que tras su estancia en la Columna Juvenil del Centenario, alternó trabajo y estudio hasta graduarse de técnico medio.

"<yoastmark

“Esta es mi vida. Sentí el desmantelamiento de mi central cuando fue necesario; pero luego la vida y el destino me dieron la oportunidad de tener a muchos ingenios que servir”, afirma quien a pesar de sus 74 años de edad mantiene el ímpetu de la juventud en eso de crear riquezas con trabajo.

El también secretario general del sindicato del centro aprovecha para hablar de las cualidades de sus afiliados, los mismo que, a pesar de doblar la mayoría los 60 abriles, asisten día a día a sus puestos, “eso sí, aclara Fermín, conscientes de la necesidad de evitar el contagio del coronavirus, de ahí el uso del nasobuco y el resto de las medidas sanitarias para enfrenar la terrible enfermedad, graciasa la labor de persuasión y exigencia. Y además de ello, contribuir al ahorro de energía eléctrica cuando tenemos disparada la demanda en el sector residencial debido al aislamiento obligatorio en los hogares”.

Todo indica que de esa misma escuela de hombradas es Ángel Quevedo Arbolay, el pailero que llegó aquí el día de la inauguración, con el aval ganado a su paso por la papelera Damují y el taller de tolvas de Cruces. “Me acogieron como uno más, recuerda, y en este lugar pude especializarme en la fabricación de equipos tecnológicos, tales como los condensadores de bajo consumo, ventiladores para los centros de limpieza de caña, además de tuberías de grandes diámetros para pre-evaporadores, cúpulas para tacho y clarificadores, entre otros”.

"<yoastmark

Al decir del experimentado pailero, el secreto del oficio está en dominar muy bien el cálculo matemático y no cansarse de corregir una y otra vez cada medición. “Tales reglas de oro las aprendí muy bien de Tano Lobato, mi maestro cuando me iniciaba en este giro, allá en el antiguo central Guillermo Moncada, de Abreus”, comenta mientras un brillo del agradecimiento ilumina la mirada.

“¿Insatisfacciones? Todo lo que me falta por hacer desde mi puesto, precisa; pero en nombre de mis compañeros quiero expresar el viejo reclamo de que se encarguen de dignificar esta instalación, y deseo, con toda propiedad, manifestar la inconformidad colectiva de que aún no se han completado las planchas para la cubierta de la nave, o la falta de un cercado perimetral, por ejemplo”.

En tanto, Julio Abraham habla con entusiasmo de que ya se han adelantado al calendario para ganarle tiempo a las reparaciones de los ingenios. Y contra “viento y marea”, a pesar de las limitaciones con la materia prima, seguirán en la política de recuperar cuanto sea posible, siempre sin violar los principios tecnológicos.

“Este ha sido un colectivo que, amén del anonimato, ha garantizado, garantiza y garantizará las molidas desde la retaguardia, aun sin el debido reconocimiento social, que pienso nos merecemos”, enfatiza.

En el área de pailería fuerzas calificadas fabrican diversos equipos tecnológicos para la industria azucarera y otras del territorio./Foto: Armando Sáez

En el área de pailería fuerzas calificadas fabrican diversos equipos tecnológicos para la industria azucarera y otras del territorio./Foto: Armando Sáez

Lea trabajo relacionado|| El taller T-15 por ampliar el horizonte productivo
Armando Sáez Chávez

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

6 Comentarios en “Garantizar molidas desde la retaguardia en Cienfuegos (+Fotos)

  • Avatar
    el 12 junio, 2020 a las 3:57 pm
    Permalink

    La dirección de la Sucursal ha implementado un programa para la dignificación de ese taller, el cual se chequea sistemáticamente, no obstante, se revisará cada una de las insatisfacciones expresadas.

    Respuesta
  • Avatar
    el 7 mayo, 2020 a las 12:50 pm
    Permalink

    Magnífico colectivo!!Ellos son un eslabón importante en el desarrollo de la zafra azucarera en Cienfuegos.

    Respuesta
  • Avatar
    el 6 mayo, 2020 a las 4:39 pm
    Permalink

    Importante labor la que realizan estos compañeros !!

    Respuesta
  • Avatar
    el 6 mayo, 2020 a las 3:52 pm
    Permalink

    Cada trabajador es importante, desde el que siembra la caña en el surco hasta el que produce el dulce grano de azúcar y el que apoya desde cada UEB de una manera u otra al desarrollo satisfactorio de la caña es de vital importancia, azucareros todos hasta la medula, sigan su labor tan importante para el nuestro pueblo y el país, orgullo de ser azucarero y sobre todo cubano

    Respuesta
  • Avatar
    el 6 mayo, 2020 a las 10:45 am
    Permalink

    Los trabajadores del Taller de Maquinaria, perteneciente a la Empresa de Servicios Técnicos a la Industria Azucarera (Zeti), en Cienfuegos, han garantizado, garantizan y garantizarán las piezas de repuesto necesarias para los centrales desde la retaguardia.

    Respuesta
    • Avatar
      el 20 mayo, 2020 a las 4:07 pm
      Permalink

      Todos los azucAreros en tiempo de covid dan su aporte al sector y al país adelante azucareros

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir