Un galeno esencial en la mayor institución médica de Cienfuegos

El Dr. Moisés Santos Peña, especialista de II grado en Medicina Interna e Intensiva, máster en Ciencias, investigador, profesor consultante de la Universidad de Ciencias Médicas es, además, miembro del grupo temporal del Hospital Provincial para la asesoría técnica en el enfrentamiento a la Covid-19. Y sí, tiene una larga lista de títulos,  que ha ganado en una lidia permanente por hacer ciencia en la Salud; y como algunos directivos del HGAL, a modo de broma muy seria, le agregan otro, desde el cariño y la admiración: medio básico de la institución médica de Cienfuegos.

En días recientes, durante una conferencia de prensa, llamaba la atención a la opinión pública sobre la enfermedad que produce el virus SARS-CoV-2  y temas de interés relacionados con la epidemia, que se ha vuelto global. Por su importancia la reproduzco para los lectores de nuestro sitio.

“Quienes hemos transitado, hace ya algunos años, por el Sistema de Salud cubano, le reclamamos al pueblo, algo que incluso nuestros maestros nos refieren, y es que estamos en tiempos en los cualeses preciso resaltar todos los valores humanos de cada una de las personas y de cada uno de los cubanos. Son tiempos de solidaridad, de mostrar generosidad, entrega, apoyo, responsabilidad, y pedir mucha disciplina desde la exigencia. Por ello, considero que estas conferencias de prensa resultan importantes, porque si algo no tolera el ser humano es la incertidumbre, la desinformación; el mayor estresor que puede padecer hoy el ciudadano, es el desconocimiento.

“Sin embargo, es necesario tener cuidado, porque estamos viviendo una neblina informativa; tenemos acceso a una cascada de información continua y esto puede resultar dañino. Hay que buscar la forma de desenredar esa madeja, clasificar la información, contrastarla y no dejarse confundir. Yo creo que el sistema institucional de medios de Cuba lo está haciendo muy bien.

“Nos encontramos en presencia de una enfermedad emergente. Ya la humanidad en su historia ha conocido patologías infecciosas de mucha calamidad, y es muy importante, sin ser reiterativos, mantener la prevención y el control.

“Estamos ante una enfermedad casi inédita por su comportamiento, de una rápida velocidad y facilidad de trasmisión y contagio. Es importante reclamar una actuación como la anteriormente expresada. Las máximas autoridades de Gobierno y de Salud han recabado la manera de aplanar la curva de incidencias, en el día a día y ante los casos. La primera medida es el aislamiento de todo aquel que pueda ser sospechoso de padecerla; resulta la manera más eficaz de lograr el control y parar la trasmisión. Por eso vuelvo al principio cuando expresé que son tiempos en los que la disciplina y la exigencia constituyen las mejores medicinas, al observar lo indicado por las autoridades de Salud.

“Se trata del tercer tipo de coronavirus que amenaza a la humanidad, y este nuevo coronavirus es el que más casos ha presentado, críticamente enfermos y fallecidos por esta causa. No se puede conducir al pánico ni al alarmismo; es preciso encontrar la manera de conducir las acciones. El SARS-CoV-2 ha sufrido mutaciones, y tiene sus principales dianas en las células pulmonares, pero no son las únicas, y podemos mencionar, basados en investigaciones, a las del corazón, los riñones, el intestino, y las paredes de los vasos sanguíneos de todo el organismo; de ahí las manifestaciones con cuadros diarreicos. Todo ello resulta interesante y útil a la hora de los diagnósticos y los tratamientos, tal como lo está haciendo la Medicina cubana”.

Dr. Moisés, ¿la experiencia del Sistema de Salud cubano en el control de epidemias, el actuar del contingente Henry Reeve para grandes epidemias, ayudan a trazar estrategias que podrían detener la trasmisión en espera de una vacuna?

“Por supuesto, somos un ejemplo para el mundo en ese campo. Según los reportes de la Organización Mundial de la Salud, el contagio aparentemente es bajo, pero al analizar en profundidad las estadísticas, un enfermo ha llegado a tener diez y más contagiados, de manera que la posibilidad del contagio resulta impactante, y ahí precisamente es donde radica el peligro y donde debemos actuar: en la vigilancia, control y aislamiento. A la hora de emitir un diagnóstico, sean cuales fueren los síntomas de alguien que llega a la asistencia, es pensar, primero, en la Covid-19, descartar en primera instancia. El personal médico está capacitado en los centros asistenciales y conoce los grupos de riesgo. No podemos cansarnos de insistir en no exponerse; cumplir las medidas, el lavado de manos, no tocarse los ojos, la boca y la nariz, limpiar las superficies y no tocarlas, usar el nasobuco, respetar el distanciamiento social, quedarse en casa todo el que pueda; esa será la manera de que en Cuba se aplane la curva de incidencias, con un control estricto de la epidemia”.

¿En caso de un aumento masivo de pacientes, está preparado el Hospital de Cienfuegos para asumir el reto?

“Nuestro Hospital no solo ha aumentado su capacidad de camas, sino que está listo para todos los retos, capacidad de ventilación, asistencia médica con intensivistas; de hecho el CEA, que es unidad del HGAL, está en la primera línea en la atención a casos sospechosos, adultos, y en edades pediátricas. La capacitación se ha hecho en cascada, permanente, por fases, y día a día, e incluye internos verticales, diplomantes,residentes en Medicina Interna. Contamos con un Cuerpo de Guardia específico para los pacientes que arriban con patologías respiratorias; se han modificado los flujos internos y el aislamiento de quienes padecen IRA. Pero ante una epidemia, todos somos médicos y estamos frente al combate, en primera línea”.

Magalys Chaviano Álvarez

Magalys Chaviano Álvarez

Periodista. Licenciada en Comunicación Social por la Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas de la Universidad de Cienfuegos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir