Frutihorquita cierra eslabones en el encadenamiento productivo

Según el diccionario de la Real Academia Española, el término encadenamiento significa encadenar, que a su vez, tiene entre sus acepciones la de trabar, enlazar, relacionar, concatenar… en fin, resulta la palabra adecuada para referirse a un proceso de eslabonamiento y engarce de acciones con un fin determinado.

En Cuba se ha puesto en boga la expresión “encadenamientos productivos”, los cuales “incluyen, de acuerdo con criterios especializados, un conjunto de actores económicos asociados en la cadena de valor de un producto, que interactúan entre sí para obtener beneficios en conjunto y aumentar sus niveles de competitividad”.

La marca Frutihorquita va ganando clientes por la calidad de los surtidos; así lo corrobora su sello comercial. /Foto: Armando Sáez
La marca Frutihorquita va ganando clientes por la calidad de los surtidos; así lo corrobora su sello comercial. /Foto: Armando Sáez

Justo, por ese camino transita el coletivo de la minindustria Frutihorquita perteneciente a la Empresa Agropecuaria Horquita, del municipio cienfueguero de Abreus. Aquí, un colectivo de 24 trabajadores de la localidad laboran con denuedo para satisfacer cada día más la preferencia por sus productos alimenticios, cuyas materias primas salen de la tierra, en primer lugar de la Cooperativa de Producción Agropecuaria (CPA) 28 de Enero, que los representa, y de otras formas productivas del polo agrícola más importante de Cienfuegos.

Cuando a Geidy Fonseca Bueno le tocaron a la puerta para proponerle trabajo en la pequeña fábrica, no solo fue de las ocho mujeres con nuevo empleo de la comunidad horquiteña, sino que aquella opción le abría el camino para su realización profesional.

Desde entonces, la joven fue pertrechándose de los conocimientos para el desempeño de tecnólóga en alimentos. Cursos de capacitación por un lado, horas dedicadas a estudiar la bibliogrfía especializada por el otro, pero sobretodo lidiar con la experiencia del día a día, fueron perfilando las habilidades y detrezas, tanto para dirigir el proceso, como para asumir ella misma la operación de cualquiera de los equipos.

Relacionado || Este fin de año, Horquita estará presente en la mesa del cienfueguero

La tecnología, fundamentalmente proviene de países europeos; la adquirimos en dos etapas, cuenta, a partir de los beneficios de un proyecto de desarrollo local gestionado por la Asociación de Técnicos Cubanos Agrícolas y Forestales (ACTAF) y del financiamiento de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (Cosude), a través del proyecto Paz, que apoya la agricultura sostenible en Cuba”.

En plena faena de preparación de la materia prima para el procesamiento industrial. /Foto: Armando Sáez
En plena faena de preparación de la materia prima para el procesamiento industrial. /Foto: Armando Sáez

En definitiva, hoy la minindustria dispone de un moderno equipamiento para procesar frutas, vegetales y viandas. “Estas últimas las beneficiamos y las envasamos listas para congelar en sobres de nylon, ya sean en trozos o chicharritas de plátano crudas y boniato”, explica Deniel Suárez Núñez, administrador del centro.

Agrega el directivo que Frutihorquita, desde la arrancada misma, es rentable, y aclara que antes, algunas de las producciones agrícolas sin la calidad para el consumo natural se perdían o en ocasiones debían trasladarse para su proceso industrial a Jaguey Grande, a 60 kilómetros del lugar.

Relacionado || Frutihorquita consolida su presencia en mercado alimentario de Cienfuegos

A propósito —interviene la económica Odalys Varela Costa—, la inversión asciende a más de medio millón de pesos, a amortizar en 10 años. Por lo pronto, anualmente cerramos con utilidades, y el salario medio de los trabajadores está cerca de los 900 pesos”.

La tecnóloga Geidy Fonseca Bueno se encarga del proceso de fabricación, aunque también se le puede ver operando cualquier equipo la fábrica. Aquí detalla el principio de funcionamiento de la deshuesadora de frutas. /Foto: Armando Sáez
La tecnóloga Geidy Fonseca Bueno se encarga del proceso de fabricación, aunque también se le puede ver operando cualquier equipo la fábrica. Aquí detalla el principio de funcionamiento de la deshuesadora de frutas. /Foto: Armando Sáez

Frutihorquirta ha ido ganando prestigio por una gama variada de ofertas que se comercializan en ferias agropecuarias del municipio de Abreus y la ciudad de Cienfuegos, aunque también su marca la conocen en la red de Comercio y Gastronomía y en centros laborales de la provincia. La demanda de sus encurtidos, pastas, jugos, frutas en almíbar, mermeladas, compotas, vinagre, vino seco y los nuevos renglones de viandas congeladas, incluyendo el llamado caldosín, dicen mucho de la calidad de su sello.

Al influjo de los proyectos de desarrollo local

Sin embargo, al decir de Jesús Negrín Capote, subdelegado de la Agricultura en Cienfuegos, este no es un caso aislado de la diversificación y el encadenamiento productivo en el sector. Ya se encuentran también en explotación, gracias a los proyectos de desarrollo local, otras minindustrias como La Constancia y La Guajira, en el propio municipio de Abreus.

En ejecución está una de tostones de plátano, en áreas de las Unidad Empresarial de Base Juraguá. En diferentes etapas de desarrollo o aprobadas se encuentran, entre otras, una de leche de cabra en La Sierrita, frijoles enlatados, en Potrerillo; Galeón, en Aguada de Pasajeros y en ese mismo municipio otra en la Cooperativa de Créditos y Servicios Sergio González. Mientras, en territorio palmireño, se proyectan una de semillas, en Arriete, y otra de yuca, en la cabecera municipal”, detalla Negrín Capote.

Inaugurada en 2015, la minindustria surte de sus productos a ferias agropecuarias, centros laborales y la red de la Empresa de Comercio y Gastronomía. /Foto: Armando Sáez
Inaugurada en 2015, la minindustria surte de sus productos a ferias agropecuarias, centros laborales y la red de la Empresa de Comercio y Gastronomía. /Foto: Armando Sáez

Los proyectos de desarrollo local, en sentido general, y de la agricultura en particular, no solo tienen un impacto económico— toda vez que aprovechan mejor las produccione agropecuarias e ingresan importantes sumas al presupuesto del Estado y a la contribución territorial—, sino que genera una fuente de empleo en zonas rurales de la provincia.

Share
Armando Sáez Chávez

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Un Comentario en “Frutihorquita cierra eslabones en el encadenamiento productivo

  • Avatar
    25 enero, 2020 en 5:40 pm
    Permalink

    Muy bueno el artículo. Estoy interesado en una MI en la UBPC Sandino del municipio Sandino en Pinar del Río. Cómo puedo contactar para elaborar un proyecto parecido a estos?
    Saludos, Yosvani

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share