Frutas, sinónimo de salud

1
5717

Allá por la segunda mitad del siglo XX se hizo muy popular en Cuba un pregón extraído de la letra de Frutas del Caney, canción del propio género de la autoría del reconocido compositor y precursor de la radionovela, Félix Benjamín Caignet popularizado por el trío Matamoros. Uno de los estribillos más populares de la obra musical dice: ¡Frutas!, quién quiere comprarme frutas / Mangos de mamey y biscochuelo / Piña, piña dulce como azúcar / Cosechadas en las lomas del Caney / Vendo rico mango del mamey y piñas / Qué deliciosas son como labios de mujer

Desde el propio concepto etimológico, las frutas significan vitalidad según su derivación del latín frutus. Resultan incontables los beneficios que le han proporcionado al hombre a lo largo de la vida en el planeta Tierra, tanto desde el punto de vista nutricional, como curativo, e incluso para prevenir determinadas enfermedades.

Tal es así que, amén de los nutrientes que aporta al organismo, el estudio e importancia de las frutas ha derivado en la Frutoterapia, una rama de la llamada Medicina Alternativa, que se basa en las sustancias medicinales, proteínas, sales minerales y oligoelementos, todos presentes en ese alimento y que ayudan a metabolizar los azúcares y los lípidos, además del poder de actuar sobre órganos afectados por determinadas patologías.

Frutas del Caney

En otro orden, el alto contenido de agua presente en ellas facilita la eliminación de toxinas de nuestro organismo y nos ayudan a mantenernos bien hidratados. Su aporte de fibra, ayuda a regular la función de nuestro intestino y a evitar el estreñimiento.

 

La fibra, además, tiene un gran interés dietético ya que, además, posee efectos beneficiosos tanto en la prevención como en el tratamiento de ciertas enfermedades tales como el exceso de colesterol, diabetes, obesidad, cálculos en la vesícula biliar, hemorroides y venas varicosas, divertículos, cáncer de colon y úlcera.

No podemos soslayar que tales alimentos constituyen fuente casi exclusiva de vitamina C. Los expertos en nutrición recomiendan tomar como mínimo tres piezas de fruta al día, procurando que una de ellas sea rica en vitamina C (cítricos, kiwi, melón, guayaba).

Los cítricos y algunas frutas tropicales ricas en vitamina C, beta caroteno, vitamina E y otras sustancias con propiedades antioxidantes, pueden consumirse para contrarrestar enfermedades cardiovasculares, cataratas, cáncer de mama, ovarios o vejiga.

Ciencia y nutrición

Las investigaciones han demostrado también que los antioxidantes portan una condición determinante a la hora de evaluar su función en la protección del organismo humano frente a enfermedades relacionadas con la degeneración del sistema nervioso, accidentes cardiovasculares e incluso el cáncer en otras partes del cuerpo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha confirmado en los últimos años los resultados de diversos estudios que ponen de manifiesto los efectos anticancerígenos de frutas y verduras, particularmente contra tumores malignos en el tracto gastrointestinal y en el pulmón.

A tenor de lo anterior, de acuerdo con las pesquisas en este campo, uno de cada diez pacientes afectados por algún tipo de carcinoma ha mantenido una insuficiente alimentación a base de estos alimentos naturales.

Ciencia para la nutrición

La Frutoterapia es una técnica terapéutica, relativamente nueva. El objetivo primordial de esta novedosa terapia consiste en contribuir al cambio de malos hábitos, como consumir bebidas artificiales y alimentos envasados, embutidos o enlatados por el de las bebidas naturales y los alimentos frescos, aprovechando los beneficios que nos ofrecen las frutas. Y no es que se sustituyan los tratamientos médicos, si no favorecer al mejoramiento de la salud y calidad de vida de las personas mediante la alimentación sana.

Hipócrates decía: “Que tu alimento sea tu único medicamento”. Las frutas son ricas en prótidos (edificadores), lípidos (combustibles) y glúcidos (alimentos de fuerza); abundan en ellas sales minerales y vitaminas, ácidos, oligoelementos y otras sustancias vitales en diferentes cantidades.

Las investigaciones realizadas hasta el momento han llevado a precisar el beneficio de las frutas en el tratamiento y la prevención de diversas enfermedades; fortalecen nuestras defensas, desintoxican el organismo, mejoran las funciones del hígado y los riñones, favorecen la eliminación de ácido úrico, y su riqueza en fibra mejora el tránsito intestinal.

Un grupo de estos alimentos naturales nos ayudará a solucionar problemas de acidez, otros tienen una acción bactericida o contribuyen a quemar grasa y hasta recuperar sangre; en general todas son excelentes nutrientes. Pero tengamos siempre presente que la fruta que es buena para una persona, puede no serlo para otra; todo depende de las diferentes sensibilidades.

Además de constituir una importante fuente nutricional y curativa, con la reforestación productiva de frutales se atenúan los problemas erosivos de los suelos, en tanto ayudan a retener el agua, abonan y construyen la capa vegetal, amén de en lo económico constituir una fuente de ingresos para los productores.

Apuntes curiosos afirman que comer al menos dos bocados de frutas diarias puede prevenir la depresión. Como lo lee. A esta certeza se llegó luego de un estudio divulgado, tras las pruebas realizadas por científicos australianos en una 6 mil personas.

Según la investigación, estos vegetales tienen propiedades antinflamatorias que ayudan a potenciar los químicos vinculados a la producción de sensaciones de bienestar en el cuerpo y la mente.

En declaraciones a una cadena de TV citadas por la agencia de noticias española EFE, Gita Mishra, de la Universidad de Queensland, aseguró que las mujeres cuya dieta incluye dos o más raciones de frutas en 24 horas son menos propensas a presentar síntomas de depresión.

No obstante, la propia fuente agrega que el estudio no pudo determinar el vínculo exacto entre la ingesta de estos alimentos y ese favorable estado mental. Por lo pronto, es buena propuesta para continuar con la investigación, pues los resultados son alentadores para una época en que el estrés forma parte de la cotidianidad de los habitantes del planeta Tierra.

De padecimientos y recetas

Para la artritis: extraer el jugo de un limón y cortar una rebanada de papaya en pedacitos. Luego, colocar los ingredientes en una batidora por unos minutos. Beber enseguida con un pitillo o absorbente. Tomar 2 veces al día.

Este líquido curativo elimina las impurezas de la sangre, aumenta las defensas y es antiinflamatorio, con lo cual ayuda a calmar el dolor de articulaciones producidas por artritis o reumatismo.

Para el cansancio: elaborar un jugo con dos rebanadas de piña y una manzana verde, todo picado en trocitos. Colocar los ingredientes en la licuadora y batir por unos segundos. Tomar, recién preparado, a razón de cuatro vasos por semana. Constituye una buena fuente de energía para iniciar el día, ya que es rico en fibra, refuerza las defensas y ayuda a mantener estable el nivel de azúcar en la sangre.

Para la hipertensión: preparar una mezcla líquida para combatir la hipertensión con dos rebanadas de piña y dos rebanadas de papaya en media taza de agua. Licuar todos los ingredientes por algunos minutos en una batidora. Tomar, preferiblemente en las mañanas, cuatro veces por semana. Mejora la circulación y, por lo tanto, disminuye la presión alta. Resulta depurativo y limpiador.

Para aumentar defensas: extraer el zumo de un limón y luego licuar tres cuartas partes de taza de frambuesas y mezclarlo con el limón hasta obtener la consistencia de malteada. Beber un vaso, en tiempo de calor. Resulta una bebida muy refrescante, que puede usarse ante problemas de estreñimiento. La frambuesa mantiene nervios en buen estado, es desinfectante, aumenta las defensas, es antiinflamatoria y aumenta la resistencia a las infecciones.

Para combatir el alcoholismo: pelar cuatro manzanas rojas y una remolacha. Luego, lavar dos troncos de apio y un manojo de berros. Preparar el jugo de cada uno de los ingredientes por separado y luego mezclarlo todo añadiendo media cucharadita de limón. Beber una vez por semana. Este concentrado está pleno de minerales y azúcares naturales, lo que permite limpiar la sangre y tonificarla. Permite el recobro del organismo cuando se trata de dejar el alcoholismo.

Para la sinusitis: tomar un jugo descongestionante que contenga una toronja, un mango y diez guayabas medianas. Lavar muy bien las frutas. Luego, pelar y deshuesar el mango y exprimir la toronja. Con la ayuda de una licuadora procesar el mango y las guayabas. Mezclar el jugo obtenido con el de toronja y servir de inmediato. Tomar un vaso preferiblemente en las mañanas. Tiene propiedades descongestionantes y estimula al organismo a combatir la infección.

Para las nauseas: tomar un extracto que contenga un centímetro de raíz de gengibre, la mitad de una manzana y un tercio de una piña grande. Para ello se debe pelar el gengibre y la piña. Lavar la manzana, cortar y retirarle el corazón y las semillas. Luego, rebanar la piña en rodajas de un tamaño adecuado para la licuadora. Obtener el jugo primero del gengibre y luego de la fruta. Mezclar y tomar de inmediato para el logro de una mejoría lo más pronto posible. Resulta un gran estimulante para la circulación. Además de ser depurativo y tonificante. Es, por tanto, una mezcla que reanimará y calmará la indisposición de las personas.

Para la indigestión: elaborar un jugo de piña y kiwi. Se requieren tres rebanadas de piña, tres kiwis y dos naranjas. Lavar y pelar las naranjas, la piña y los kiwis. Procese todos los ingredientes con la licuadora comenzando con los kiwis y luego se incorpora el resto de los ingredientes.

Para la retención de líquidos: tomar un jugo de piña y apio. Para ello, se debe licuar un vaso de jugo natural de piña y dos tallos de apio por unos segundos. Tomar un vaso preferiblemente por las mañanas durante 15 días. Resulta un excelente diurético, ya que contiene potasio que neutraliza el sodio y ayuda a eliminar el agua retenida del cuerpo, lo que evita la formación de edemas.

Para a gota: elaborar una mezcla de pepino y pera. Para ello, pasar un pepino sin cáscara por la batidora y luego se debe picar dos peras y añadirlas en el propio utensilio. Agregar el agua que sea necesaria. Tomar al momento. Tiene una función desintoxicante en el organismo, ya que depura la sangre, elimina exceso de líquidos y ácido úrico. Por esa razón, se hace muy adecuado para las personas que sufren de gota. Se recomienda beber un vaso diariamente por 15 días.

Para el reumatismo: licuar dos rebanadas de piña y media taza de fresas hasta obtener una mezcla homogénea. Luego añadir una cucharadita de miel de abeja. Servir con hielo. Tiene propiedades desinfectantes y antiinflamatorias. Disminuye las concentraciones de toxinas y ácido úrico en la sangre, causantes de procesos reumáticos. Alivia el dolor de espalda y de articulaciones en general. Tomar un vaso, dos o tres veces por semana.

Para el resfriado:  mezclar dos puñados de fresas y dos naranjas. Extraer el jugo del cítrico y luego licuarlo con las fresas. Ingerir un vaso por la mañana, dos o tres veces por semana enseguida. Tiene propiedades depurativas, ya que purifica el organismo y debido a los altos contenidos de vitamina C, favorece la recuperación de los resfriados y las gripes.

Para la gastritis: lavar dos zanahorias de tamaño regular y picar en pedazos. Luego, lavar un manojo chico de espinacas. Colocar los ingredientes en la licuadora y batir por unos segundos. Beber un vaso en ayunas diariamente durante una semana y después, como medida de mantenimiento, tomar un vaso dos veces por semana. Este jugo protege el estómago, evita la formación de úlceras y fortalece la mucosa estomacal. Además, de desintoxicar el organismo, mejorar la digestión y combatir los gases.

Y como un invitación final al consumo de este prodigio de la tierra que son las frutas, la contagiosa armonía y letra que Frutas del Caney repite, por demás interpretada por cantautores y agrupaciones de la talla de Compay Segundo, Pablo Milanés y los tríos Matamoros y Los Panchos:

Caney de Oriente, tierra de amores
cuna florida donde vivió el Siboney,
donde las frutas son como flores,
llenas de aroma y saturadas de miel.

Caney de Oriente, tierra divina
donde la mano de Dios echó su bendición.
Quién quiere comprarme frutas sabrosas
marañones y mamoncillos del Caney.

1 Comentario

  1. Moyapilongo:
    Mis saludos y respetos para el periodista Armando Sáez Sánchez, por abordar en el diario un periodismo que catalogo como cientifico-naturista, desmarcándose de otros profesionales que al no ejercer la investigación en su desempeño, no trascienden ni logran captar el interés de los lectores, con temas insulsos y facilistas. A propósito, asi como Hipócrates ( 460 a.c-370a.c) afirmaba que “tu alimento sea tu medicina y que tu medicina, sea tu alimento”, con toda seguridad, conoce los tres NO del médico Galeno ( 130 d.c-200 d.c), ambos de la antigua Grecia: en soliloquio, reflexionaba: como NO sé medicina y NO tengo medicamentos ,No puedo curar y asumiendo las experiencias de campesinos de Escocia, que observaban cómo sus vacas enfermas, con tumoraciones en sus ubres, despreciaban la comida que les aseguraba su dueño y comian Vinca, de la familia de las Apocynaceae, para curarse de sus males, ideó la elaboracion de medicamentos, todos de base naturista, a partir de vegetales y frutas, en comprimidos, muy rudimentarios, para desempeñar la profesión de médico, considerando tales experiencias, bucólicas e instintivas, como método válido de curacion endógena de los animales y hoy dia, la Vincristina forma parte de los tratamientos quimioterapeuticos del cáncer. De manera que sirvan las experiencias de Hipócrates y de Galeno para aquellos incrédulos, aun existentes en nuestra sociedad, que desconocen y en su ignorancia, refutan certezas científicas por Ud. publicadas, como las cualidades anticancerigenas de la Guanábana, que con mucho placer contribuimos a esclarecer entre los lectores. Felicidades y muchos éxitos en su sabio ejercicio del periodismo.

Dejar respuesta