Fringe | 5 de Septiembre.
mar. Jul 16th, 2019
Fringe creció de teleserie procedimental de ciencia-ficción a drama filial de hondas connotaciones.

Fringe creció de teleserie procedimental de ciencia-ficción a drama filial de hondas connotaciones.

J.J. Abrams, creador de tendencias en el planeta audiovisual, uno de los artífices centrales de ese parteaguas narrativo llamado Perdidos e integrador del grupo de productores que revolucionó el relato televisivo estadounidense durante los tres lustros más recientes, es el padre intelectual de Fringe (FOX, 2008-2013), entre las criaturas catódicas más cautivantes del siglo en curso.

El Midas de la pequeña pantalla, pese a la irregularidad de Alcatraz y Person of interest o tambalear del todo en la ultrareciclada Revolution (en las cuales, además de ser productor ejecutivo, resultara figura clave en la toma de decisiones del giro propinado a los conflictos narrativos), continúa siendo uno de los nombres a seguir dentro del medio allí, hecho confirmado en el título que nos ocupa hoy. Solo un creador como Abrams puede permitirse gestionar proyecto tan ambicioso, marcado por la calidad a través de segmento esencial de sus cien episodios. Resultan pocos los altibajos en material cuya coherencia y respeto a sí mismo lo harán perdurar dentro de lo más sobresaliente que, en el terreno fantástico, se realizara en la televisión anglosajona contemporánea.

Hábil estratega, J.J. se apoyó en notables escritores de ciencia-ficción para elaborar buena parte de los capítulos. Ello se advierte no más pisar el umbral de territorio Fringe: en las matrices argumentales, el aura de misterio circundante a personajes de impresionante magnetismo, las atmósferas generadas y la solución de las ecuaciones del relato. Uno está “leyendo” aquí “fantaciencia” clásica impregnada de un toque visual y conceptual renovador.

Resulta notable el grado de influencia de la obra no solo para su campo genérico fantastique, sci-fi; sino además para otros, a la manera de la acción. Si el firmante intentara consignar los planteos de discurso o argucias visuales copiadas a Fringe por el audiovisual posterior, no le cabrían cartillas para la tarea. Tan solo un ejemplo: el piloto de The Strain (FX, Guillermo del Toro) resulta un calco abierto del premier de Fringe. Pero la serie del director de Super 8 es única por su grado de riesgo, merced a la vocación abramsiana de equilibrista contumaz, en posición de no arredrarse ante el peligro. En ocasiones, casi en caída libre, pues ahora a diferencia de su serie sobre la isla cambiante, cada uno de los personajes centrales tiene un doble en un universo paralelo y, por consiguiente, precisan operarse los motores dramáticos constituidos acorde con cada escenario e identidad.

Vistas sobre el papel, determinadas secuencias o trechos de guion parecían imposibles en Fringe. Sin embargo, fueron concretadas, con pulso, sin miedo, para alcanzar el éxito redondeado a partir de la osadía. Ni los constantes saltos en el tiempo, ni la alternancia de mundos, la disolución de las lógicas espacio-temporales, el solipsismo narrativo o la ruptura permanente de las propias reglas generadas por la serie operaron en contra del trabajo. Antes bien, contribuyeron a imantar al espectador hacia las fronteras de un producto icónico de las nuevas señas identitarias audiovisuales abocadas a la metabolización/descarte/superación de las convenciones genéricas e imbricación con nuevos postulados de concepción. En su caso, el entramado cuasi lúdico (en el sentido de distendido retozo con el canon) del sentido metafísico inyectado al mismo genoma de la trama.

La agente del FBI Olivia Dunhan (Anna Torv) y el científico Walter Bishop (John Noble), dos de los tres personajes centrales de Fringe, hacen parte sobre todo el segundo: delicioso, con entidad dramática, riquísimo en su delineado de figura sometida a diversos conflictos internos de la lista de rostros imperdibles sembrados en el imaginario universal por la teleficción norteamericana a partir del Tony Soprano de Los Soprano hasta el Walter White de Breaking Bad. La pieza no sería igual sin el “loco” Doctor Bishop y la mirada de ángel descarriado del australiano Noble, el actor que lo incorpora.

A diferencia de la mayoría de las series, Fringe no perdió en calidad a medida que avanzaban las temporadas. Por el contrario, alcreadores sinonimos principio tenía menos peso específico, pues daba cabida a algunos capítulos de escasa trascendencia o hasta a “raptus” abramsianos que más que genio delataban poco tiempo en la mesa de guionistas para urdir los 50 minutos en pantalla. La tendencia ciclotímica del producto propiciaba entonces la alternancia de episodios de alto voltaje con otros irrelevantes. Sin embargo, fue ganando de forma ostensible en densidad, complejidad, configuración caracterológica de los personajes, sentido del espectáculo al servicio de la idea desarrollada en cada episodio, articulación de un universo muy personal, creación de su propia mitología.

Creció de teleserie procedimental o sea, las que en cada capítulo se resuelve un casode ciencia-ficción a drama filial de hondas connotaciones. A tal punto se nos hizo entrañable, que aquel viernes 18 de enero de 2013 del capítulo 100 (bueno, en realidad lo vi tres días más tarde), quise quedarme allí, en el laboratorio del profesor Bishop, donde con lealtad y placer planté guarida cada semana, por cinco años, constatando la probabilidad de lo inaudito.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles