Fondo Cubano de Bienes Culturales en Cienfuegos: otros caminos de exportación e importación

La filial del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) en Cienfuegos, ya inició la primera ruta ante la nueva política de exportación e importación en Cuba: intercambiar con los artistas y artesanos que conforman su staff élite, lo cual garantizará mejores entendimientos en la gestión comercial que ahora se abre a todas las figuras reconocidas como forma no estatal.

«Este nuevo proceso es más atractivo porque el creador no tiene que viajar, muchos no tenían la visa para ir al país donde estaba su proveedor y era muy engorroso. Además, corta de raíz aquella limitante de importar hasta 5 mil CUC, sin obviar que minimiza las trabas que el anterior proceso imponía sobre la mesa del creador», dijo a 5 de Septiembre Ericel Álvarez Estopiñales, especialista principal del grupo de nuevos negocios de la filial cienfueguera.

Hasta hace muy poco tiempo cuando el artesano enviaba una nueva solicitud de importación, el FCBC verificaba que la materia prima registrada en su última compra foránea ya había sido utilizada y había vendido más de un 40 por ciento de esas producciones, algo que queda roto con la actual política y responde a insatisfacciones en ese sentido desde hace años.

«Es muy favorable para el crecimiento de nuestro negocio que ya no existan límites en las cantidades a importar y exportar (…) También tenemos garantías en los envíos, nos evitamos viajar con el dinero en efectivo y realizar toda la documentación en esos países proveedores, además de los gastos por pasajes de avión, alojamiento y alimentos. Sin contar que antes debíamos ir a La Habana a recoger la carga y eso era dinero también (…) Estamos en un proceso de familiarización con las normativas», reconoció un productor de calzado de Cienfuegos en intercambio con representantes del FCBC.

La filial del FCBC gestiona habitualmente en un año solicitudes de más de 70 creadores, son las pieles, el textil y la madera las de mayor demanda.

Desde 2009 la filial cienfueguera realiza importaciones para los artistas artesanos asociados a su staff, siendo volúmenes representativos la piel, el textil y la madera. Hasta la fecha miles de productos están anclados al nomenclador que el FCBC tiene conciliado con potenciales proveedores fuera de la Isla, lo cual genera mayor satisfacciones a las necesidades de sus clientes.

Durante los intercambios con representantes de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (Uneac) y de la  ACCA desarrollada esta semana, los artistas reflexionaron sobre la imposibilidad extraer efectivo de las tarjetas en moneda libremente convertible (MLC), ante una exportación de sus obras.

Sobre ello, el grupo de nuevos negocios de la filial cienfueguera aprobó tramitar la duda en la casa matriz de la empresa, y no solo esa, sino todas las que se han registrado con el objetivo de viabilizar aún más el proceso y dar garantías a sus habituales clientes.

Por otra parte transcendió en los encuentros, que la actual política incluye en su gestión la tramitación de demandas importadoras de cualquiera de las figuras reconocidas como no estatal en el país. De igual modo, los creadores podrán nombrar otra entidad que les procure su carga en el exterior.

Entre los requerimientos para poner en práctica los servicios, las formas de gestión no estatal, tendrán que disponer de cuentas corrientes en MLC, así como de cuentas en CUC. Los pagos y cobros de los ingresos se realizarán mediante tarjetas magnéticas.

Del ingreso que se reciba por la exportación, solamente se descontará un pequeño margen comercial por la empresa estatal que brinda la posibilidad de exportar, y también se descontará el resto de los gastos que estén asociados a la operación. La forma no estatal podrá retener las divisas necesarias para su reaprovisionamiento, a fin de seguir produciendo y exportando.

De las 37 empresas nacionales aprobadas para la importación y exportación en Cuba, solo 16 en Cienfuegos tienen oficinas con potestad para realizar tales trámites.

La filial del FCBC gestiona habitualmente en un año solicitudes de más de 70 creadores, cifra que esperan multiplicar ante una política más flexible y un departamento que en exclusivo tratará la temática.

Ya se inició el camino, que no debe ser tan largo como el anterior, y muchos menos, cargado de piedras y obstáculos.

Zulariam Pérez Martí

Zulariam Pérez Martí

Periodista graduada en la Universidad Marta Abreu de Las Villas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir