Flor de majagua, remedio para afecciones respiratorias

Investigaciones científicas dan cuenta de que los extractos etanólicos de las flores de la majagua —preferiblemente de los pétalos y columna estaminal— pueden ser utilizados con un amplio margen de seguridad y efectividad, con fines clínicos y comerciales para combatir enfermedades alérgicas e infecciosas como anticatarral, expectorante y antiasmático.

En la planta de productos varios Cumanayagua, perteneciente a la Empresa Labiofam Cienfuegos, por ejemplo, se fabrica el Asmasán, jarabe elaborado a partir de flor de majagua, miel de abeja, extracto de yagruma y una base de alcohol. De un tiempo acá el medicamento ha ido incrementando su demanda entre la población gracias a las propiedades en el tratamiento de trastorno del sistema respiratorios, fundamentalmente resfriados y estados gripales.

Vista hace fe

Existen numerosos estudios en Cuba acerca de esta parte del árbol de la majagua, endémico de la mayor de las Antillas y Jamaica, y cuyo nombre científico es Hibiscus elatus. La planta le ha reportado enormes beneficios al hombre, tanto desde el punto de vista utilitario por su madera para la confección de muebles, objetos artesanales y bates de béisbol, como por las cualidades medicinales de varias de sus partes.

Reportes periodísticos consultados, uno de ellos de la agencia de noticias ISP, refiere que “científicos cubanos suponen que la flor de majagua puede ser un buen remedio alternativo para el asma, una enfermedad crónica que en el mundo afecta a más de 150 millones de personas y es una de las 10 primeras causas de muerte”.

Según las investigaciones, sostienen, las sustancias antioxidantes presentes en ellas tienen una incidencia de casi 50 por ciento en los procesos clínicos que causan la enfermedad, al decir de Armando Cuellar, jefe de un grupo químico-farmacéutico de la Universidad de La Habana.

Las investigaciones cubanas confirman la existencia de una célula denominada eoxinofilo, que libera sustancias dañinas para el organismo, sobre todo especies reactivas de oxigeno que afectan la función bronquial.

Cuellar indicó que el asma incrementa la cantidad de ácido nítrico en el organismo, que, a su vez, reacciona con las especies reactivas de oxígeno, provocando la inyección de una mayor cantidad de eoxinofilo hacia las vías aéreas.

En la planta de Cumanayagua se elabora un jarabe anticatarral a partir de la flor de la majagua./ Foto: Centro de Documentación.

Precisamente, la composición química de algunas sustancias que se encuentran en la flor de majagua interfiere en la formación de las especies reactivas al oxígeno y, por ende, pueden contribuir al tratamiento del padecimiento, aseguró el especialista.

En esa propia cuerda, estudiosos del Club de Vinicultores de la provincia cubana de Holguín crearon un vino con flores de majagua para el tratamiento de personas asmáticas, la primera experiencia de este tipo en el territorio.

Entre los principales efectos, según la experiencia, encontraron la reducción de la falta de aire, sus aplicaciones como expectorante y la eliminación de los ruidos al respirar, testimoniaron a la Agencia Cubana de Noticias los expertos a cargo del estudio, quienes aclararon que la dosis consistía en 100 mililitros de la bebida, que se produce en las modalidades de seco y semidulce, una o dos veces por día durante las comidas.

El vino en cuestión se obtiene de forma tradicional, mezclando las flores de majagua con azúcar y luego de la fermentación se añade miel de abejas, para reforzar las propiedades medicinales.

De la mística y la realidad

En Cuba, el sincretismo religioso le ha atribuido al árbol de la majagua poderes mágicos. Según estas creencias, el uso de partes del vegetal hace llamar la atención al ser amado, pero también actúa para castigar al amigo desleal. En la religión de los Orishas, por su lado, sus dueños son Oggún y Yemayá, por eso afirman que no existe amarre más sólido y duradero que el de las tiras de su tronco.

Misticismo aparte, el uso más popular en la Isla resultan precisamente las cualidades terapéuticas, pues además de las mencionadas, se le atribuyen propiedades para aliviar dolencias gastro-intestinales, aplacar los dolores reumáticos y musculares cuando la utilizamos en forma de loción a base de alcohol.

Del árbol de la majagua, además de su madera, se aprovchan otras partes con fines medicinales/ Foto: Tomada de Internet

Entre las mujeres es común su uso para evitar la caída del cabello y mejorar su brillo y color. Las flores rojas poseen un néctar negro que emplean para pelo oscuro. Por su parte, las que poseen cabellera de tonos más claros prefieren las amarillas; ambas presentes en la misma planta, vea que curiosidad.

Por lo general la forma de usarse más extendida es en cocimiento y jarabes, de acuerdo al remedio. Simplemente, en un litro de agua se pone a hervir dos o tres flores de las rojas. Si es para ingerir puede endulzarse al gusto con algunas cucharaditas de azúcar. La dosis debe planearse para tres veces al día.

Otra de las aplicaciones menos conocidas es que el ácido de la flor elimina las células muertas que obstruyen el canal sebáceo. Luego, la combinación de esa sustancia con aminoácidos favorece la renovación celular y la producción de fibras de colágeno, esenciales para el mantenimiento y la firmeza cutánea. Y por supuesto, influye en la elasticidad de la piel.

Armando Sáez Chávez

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir