Fidel, según Gaby

0
196
...es cambiar todo lo que debe ser cambiado. Fotos: Ismary Barcia
...es cambiar todo lo que debe ser cambiado. Foto: Ismary Barcia

Una oxidada máquina de escribir Underwood, donde solo son legibles los tipos R-E-V-O-L-U-C-I-Ó-N, y una imagen de Fidel nada frecuente, conforman el díptico.

…es cambiar todo lo que debe ser cambiado, pieza instalativa, fue Premio en el reciente Salón Anual de Estudiantes de Artes Plásticas, de la Escuela de Arte Benny Moré.

Su autor: un joven estudiante de tercer año en esa Academia.

A Gabriel Novo Joya, Gaby, le interesa el retrato: “porque es la parte del ser humano más expresiva, e identifica más a una personalidad que cualquier otra parte del cuerpo”. A pesar de ser una expresión muy académica del arte, él logra con esta propuesta que uno reconsidere al retrato, no como canon estático, cuasi renacentista, escolástico, sino como un cofrade en tiempos de experimentación. Y lo aprovecha como tal.

“El díptico nace de un objetivo de clase, pero era en su esencia conceptual; tomar símbolos nacionales que aludan al cambio, a la transformación, una inquietud que me viene rondando.

“Escogí una máquina de escribir importada —por encima de esa visión objetual, pragmática—, que pertenece a la iconografía del pasado, específicamente es la imagen del pensamiento, de la producción intelectual, que puede asociarse a la de los 60 del pasado siglo, y la imagen Fidel guerrillero y joven, un retrato no convencional, una expresión neutra, como indagadora, con un guiño interesante”.

Ambas piezas dialogan constantemente —el dibujo de gran formato y la máquina, obsoleta, deteriorada, donde solo podría mecanografiarse con esas diez letras, no en un orden lógico, establecido. 

Uno mira y compone rápidamente: REVOLUCIÓN.
Uno mira y compone rápidamente: REVOLUCIÓN.         

Uno mira y, con el entrenamiento visual y social de lectura de códigos acostumbrados en el discurso político más contemporáneo, compone rápidamente REVOLUCIÓN.

“En esa correspondencia está mi propuesta, que es revolucionar percepciones que han sido mediatizados de una manera simbólica, patriótica, y verlo desde una dimensión más artística”, más humana, en el sentido de que las personas se condicionan a decir algo que les enseñan, repetido, y con esta mirada pueden ver las cosas de otra manera, en constante revolución…, ese es el concepto de cambio que tomo para mi propuesta”.

¿Intentas resemantizarlas?

“Por eso la obra es muy polisémica. Es un comienzo, estoy apenas en tercer año. Experimento ideas, tratando de transmitir mi enfoque, sensaciones, puntos de vista, y en ese sentido la pieza es un ejercicio, que para mí no deja de ser arte. En esencia inicia lo que pudiera ser una línea de trabajo: tomar iconos de la política y las sociedades contemporáneas e intentar que se vean desde otra óptica. Exacto, resementizarlos”.

FIDEL “Es un dibujo fuerte, con carácter, y al mismo tiempo liberal”.
FIDEL “Es un dibujo fuerte, con carácter, y al mismo tiempo liberal”.

Por qué interesarte en Fidel, que no es una personalidad  histórica coetánea con tu generación.

“Lo escojo por su esencia patriótica, que todos los cubanos identifican más allá de ser un héroe, es un signo”.

¿Y no era muy arriesgado escoger una figura tan recurrida para una muestra que exige más experimentación…?, podía ser visto como tema manido, más del mismo discurso…

“Claro, podría ser mal interpretado. Pero igual, la interpretación es un acto de libertad. También pensé que era el momento justo de hacerlo, de asumir el riego, aun siendo estudiante. Esa fue mi intención, revolucionar esas esencias. La idea inicial vino de esa frase coreada durante el duelo nacional por su muerte, Yo soy Fidel, pero que considero en un sentido crítico que al calor de la conmoción, no todos la dicen interiorizándola, con el conocimiento profundo de su historia, del verdadero valor de su vida.

“Cada obra tiene un sentido de homenaje, toda vez que retratas. Por eso la pieza iba a nacer de esa idea, y evolucionó hacia la instalación actual, que intenta hacer reflexionar sobre todos esos paradigmas mediáticos”.

DESDE LA ACADEMIA

Cada pieza que va al salón anual de estudiantes se gesta en los talleres de las especialidades, bajo la mirada experta de los profesores, antes de someterse a un tribunal de admisión que decanta entre las que merecen estar en la muestra anual de la escuela, un espacio donde los educandos legitiman ante el público cienfueguero su arte.

La de Gaby, …es cambiar todo lo que debe ser cambiado evidenció ese pensamiento re-vo-lu-cio-na-dor, inherente a toda academia.

El Salón de Estudiantes de la Escuela de Arte Benny Moré, un espacio donde los educandos legitiman su arte ante el público cienfueguero.
El Salón de Estudiantes de la Escuela de Arte Benny Moré, un espacio donde los educandos legitiman su arte ante el público cienfueguero.

A juicio de Yeilier Ramos Chávez, profesor de dibujo y pintura, y tribunal, “Es una obra excelente; técnicamente es un estudiante que posee conocimientos para hacer alarde técnico sobre lo que hizo. Es una obra que no se ciñe a un buen dibujo, se va más allá; lo mezcla con la instalación y desde el punto de vista conceptual, es una obra muy contemporánea, muy ajustada al actual contexto”.

El también profesor de dibujo y pintura e integrante del tribunal, José Ernesto Saborido, agregó que “es una pieza que salió de mi clase, a partir del ejercicio del retrato psicológico. Usted puede hacer un retrato ocasional, un momento de risa, de llanto, que no capte la esencia. El sí lo hizo: crear la imagen de Fidel, desde ese pensamiento —no el retrato clásico al óleo, que se tiene como lo máximo, desde visión académica—, hacerlo desde la técnica del dibujo, se logra.

“Limitar la máquina de escribir a las letras que conforman Revolución —un concepto definido por Fidel—, pero además de lo que el pueblo pueda sentir como revolución desde el momento mismo del triunfo de 1959 hasta el presente, aporta una visión personal. Y todo está mirando hacia un mismo ángulo, lo cual es muy importante, que todas las partes de la obra estén bien pensadas: el modelo de la máquina, el sitio donde está empleada no es un pedestal, es una banqueta, que transmite una época. Es como el vestuario y la escenografía que él no traspoló a códigos de su generación, sino que respetó”.

Yeilier: “Hasta la manera de dibujar, no es un retrato clásico, y hasta el gesto, tiene que ver con el concepto. Un dibujo fuerte, con carácter, y al mismo tiempo liberal, donde se recrea la forma. Tampoco la palabra revolución es legible literalmente, sino que debes conformarla desde la lectura individual del espectador hacia el teclado, y eso tributa a un nivel polisémico. Esa es su parte lúdica, muy interesante”.

José Ernesto: “Si un alumno tuviera una idea a partir de su libertad creativa, lo acogemos. No es una camisa de fuerza que impongamos el tratamiento de este o aquel tema. No lo imponemos. Damos libertades creativas, y si el ejercicio permite ese diálogo con la historia, bienvenido. Pero no damos temas, usualmente. En el caso del tercer año, Gaby incorporó el retrato psicológico, y en lo formal, el concepto del díptico —no del más tradicional, que hubieran sido, por ejemplo,  dos retratos—, sino dos piezas que de forma independiente son dos obras, pero que vinculadas como instalación, funcionan, y eso es otra expresión de esa libertad estética”.

EL FIDEL DE GABY

A Gabriel Novo Joya, le interesa el retrato, “porque es la parte del ser humano más expresiva”.
A Gabriel Novo Joya, le interesa el retrato, “porque es la parte del ser humano más expresiva”.

En anteriores exposiciones de la academia, hay atisbos de un retratista. ¿En este caso, fue difícil pintar a Fidel?

“Muy, muy difícil; primero, por los requerimientos del gran formato. Segundo, porque es una figura que todos conocemos y tienes que exigirte mucho de tu nivel académico para que las personas comprendan esa imagen como quieres: no solo es representarlo, sino que lo sientan, que lo interpreten. Fue muy difícil, pero lo disfruté cantidad”.

¿Entonces, cuál es tu Fidel?

“El guerrillero, el revolucionario; es el símbolo”.

Guardar

Dejar respuesta