“Fidel no es solo de Cuba”

1
1064
Tomasa Prieto tiene mil anécdotas para contar, y todas referidas a cómo su vida fue otra desde aquel mismo primero de enero de 1959. /Foto: Cortesía de Magalys Chaviano
Tomasa Prieto tiene mil anécdotas para contar, y todas referidas a cómo su vida fue otra desde aquel mismo primero de enero de 1959. /Foto: Cortesía de Magalys Chaviano

“Quiero que escribas lo que te voy a decir, ¬°esto no se me puede quedar dentro!”, son√≥ al tel√©fono do√Īa Tomasa Prieto, mi abuela paterna, que en unos d√≠as cumplir√° 93 a√Īos. “Yo me acostaba todos los d√≠as pensando en c√≥mo darle educaci√≥n a mis hijos, si aquella finca no era nuestra y por buena que fuera la cosecha de tabaco, apenas alcanzaba para pagar las deudas, y eran siete vejigos”. Pero lleg√≥ Fidel Castro con su Revoluci√≥n nueva y las cosas cambiaron para su prole numerosa.

Ilustraci√≥n: Villafa√Īa
Ilustraci√≥n: Villafa√Īa

“Cuando lleg√≥ Mongo Treto buscando una tierrita para plantar la escuela, le dije al viejo: all√≠ en el baj√≠o, cruzando el r√≠o, al lado de la ceiba, all√≠ le daremos el lugar para la escuela. Pero antes vinieron buscando donde albergar a los alfabetizadores y tambi√©n les ofrec√≠ mi casa, la mejor cama y les acompa√Īaba en las noches, a la luz del farol.

“No sent√≠ ni miedo aquella vez, cuando en plena comida, llegaron por todos las puertas del comedor, unos bandidos y su jefe, ven√≠an, expresamente, a llevarse al maestro. Pero Alfaro, as√≠ se llamaba, era de Camag√ľey, estaba para el pueblo y no regresaba hasta el d√≠a siguiente, por suerte. Metieron las manos en la comida. Entonces se llevaron al viejo. Yo estaba al parir a Felipe, el m√°s peque√Īo de los varones, sal√≠ para el camino, detr√°s de ellos, con una l√°mpara de aceite de carb√≥n y comenc√© a gritar, me dec√≠an ‚Äė¬°se√Īora, c√°llese!‚Äô, y cuando estaban frente a la casa de tabaco lo soltaron, ¬°no digo yo!”.

Tiene mil an√©cdotas para contar, y todas referidas a c√≥mo su vida fue otra desde aquel mismo primero de enero de 1959. “No te voy a decir que Fidel es mi padre, pero s√≠ mi hermano. Todos mis hijos estudiaron, casi todos universitarios, mis nietos, mis bisnietos, de d√≥nde sacar√≠amos dinero el viejo y yo para lograr eso si no fuera por √©l. Firm√© el libro, me lo trajeron a la casa, porque amenac√© con ir caminando con mi bast√≥n.

“Hay velas por √©l en mi altar, no tiene √°ngel de la guarda, ¬°qu√© va!, √©l es uno mismo; desde que supe la noticia le encend√≠ una, a ese santo que hizo posible todo cuanto hab√≠a so√Īado, y no es cuento, que nadie lo dude. Somos todo porque se propuso hacer una Cuba nueva y lo logr√≥. Y no es solo de nosotros, Fidel es un continente, all√° por Venezuela anda mi nieta Yaimadelis, que es m√©dico”.

1 Comentario

  1. Do√Īa Tomasa, vea cuan lindo es podernos acostar ahora sin esta preocupaci√≥n diran algunos tenemos otras , pero nuestros hijos tienen la oportunidad de ir a las mejores escuelas sin ser hijos de mam√° y pap√° como refieren algunos descabezados,con toda la tranquilidad del mundo estudian y se hacen profesionales , coincido con usted tenemos mucho dentro, que nos hace ser de los agradecidos que le acompa√Īamos eternamente.

Dejar respuesta