Fernando Dayán Jorge Enríquez: “… a mi barrio de O’Bourke”

0
1035
Chiquitos, pero con un gran corazon. Serguey Torres Madrigal y Fernando Dayan Jorge Enriquez. Orgullo cubano. (Se lee en la página de Fernando Dayán en Facebook)

Durante el fin de semana último volvió a los titulares deportivos el muchacho de los cuatro nombres, el cienfueguero Fernando Dayán Jorge Enríquez. Junto a su compañero de dupla, Serguey Torres Madrigal, el jovencito sureño conquistó la medalla de plata en el C-2 a mil metros del Campeonato Mundial de Canotaje, con sede en la República Checa.

El domingo tuvo lugar la final en el Canal de Piragüismo de Racice, donde los cubanos protagonizaron una increíble remontada al avanzar desde el sexto escaño de salida hasta cruzar segundos la línea de sentencia (3:27.958). Solo fueron aventajados por el bote alemán de Yul Oeltze y Peter Kretschmer, mientras para el tercer puesto dejaron a la embarcación rusa de Viktor Melantev y Vladislav Chebotar.

Según declaraba a la prensa el experimentado Serguey, “se nos escapó el oro por no ver a los alemanes por la orilla del canal. Nos sorprendieron porque les habíamos ganado fácilmente en la semifinal. Ellos no son los campeones olímpicos, pero tienen mucha calidad. Fue una regata muy emocionante y en la que salimos muy contentos Fernando y yo porque cumplimos nuestro objetivo de ser medallistas”.

No fue un trayecto fácil hasta la presea, pues los criollos no alcanzaron el boleto directo en el heat clasificatorio del viernes y remaron el sábado en busca del pase. Entonces lo consiguieron entrando como primeros de la segunda semifinal.

Luego de la actuación en el C-2 a mil metros, el canoísta espirituano Serguey Torres volvió a las aguas de Racice y ganó otra presea de igual color en el C-1 a 5 000 metros. Con estos dos segundos lugares, Cuba se ubicó en el escaño 16 de dicho campeonato y llegó a 15 podios en la historia de estas lides, en las cuales siguen siendo insignias los botes del C-2.

Como dupla, Serguey y Fernando ya suman tres metales a su haber: uno dorado y dos plateados. El primero llegó en la Copa del Mundo de Montemor-o-Velho, en Portugal, donde participaron cerca de 300 atletas de más de 35 países. En la segunda fase, escenificada en Szeged, Hungría, ganaron el subtítulo en el C-2 a mil metros, marcando récord personal y nacional.

Para el cienfueguero, este de la República Checa fue un resultado de regocijo. Según declaró en su cuenta personal de Facebook, “esta medalla ha sido para mí un gran salto en mi carrera; estoy seguro que será el inicio de una exitosa carrera deportiva. Debo agradecer a todas las personas que me han apoyado y puesto su granito de arena, en primer lugar a mi familia, y resaltar a mis entrenadores Yosniel Dominguez Sanchez y Eduany Rodríguez Mendoza, así  como a mi compañero Serguey Torres Madrigal. También a los técnicos Dashiel Rodríguez Verde y Lázaro Pérez, quienes estuvieron muy cerca, y al resto de los muchachos del equipo de canoa”.

Tras enumerar amigos y otros allegados, Fernando Dayán dio cierre a sus palabras con una mención especial a otro de los puntos de partida en su historia, por supuesto: “a mi barrio de O’Bourke”.

Dejar respuesta