Felicidad responsable

No hay dudas. El actual proceso de vacunación masiva que vive, ahora mismo, Cienfuegos significa un momento de muchísima felicidad para todos.

De una parte, somos pioneros, a nivel mundial, en la inmunización de la población pediátrica y cientos de niños y adolescentes llevan en sus cuerpos la primera dosis de Soberana 02, la cual será acompañada de otra del mismo inmunógeno y una de refuerzo con Soberana Plus.

Qué la población adulta de los municipios cienfuegueros esté igualmente protegida es el propósito de la inoculación con la vacuna china Sinopharm (dos dosis) y una tercera también con Soberana Plus, proceso que avanza sin dificultades y según lo previsto.

En el caso de la capital provincial la vacunación con Abdala ha fluido sin contratiempos.

Una felicidad merecidísima porque estamos requeridos de protección para cerrar el paso al SARS-Cov-2 para, como dijera la primera secretaria del partido Comunista de Cuba en la provincia- en la conmemoración del aniversario 64 del 5 de Septiembre- poder impulsar la economía en pos de un desarrollo integral que asegure prosperidad y bienestar para el pueblo.

“El camino ha sido corto e intenso”, ha asegurado la Dra. Ileana Morales Suárez, directora de ciencia e innovación del Ministerio de Salud Pública en la Mesa Redonda del lunes 6 de septiembre. Un camino allanado por el quehacer, sin horas ni días de nuestros científicos- verdaderos héroes en esta historia.

Lo reitero con insistencia: la felicidad nos embarga a la inmensa mayoría; y lo digo así porque hay quien no se alegra de nuestros avances y de que como nos canta Buena Fe estemos más protegidos e inmunes; pero para ser consecuentes con todo lo hecho nos toca “poner nuestra parte”.

Y “poner lo nuestro” tiene traducción. Significa, primero que todo, observar y cumplir los protocolos sanitarios; las medidas de oro de la protección como gusta escribir mi colega Magalys Chaviano Álvarez, avezada en estos tópicos.

Por tanto, el uso de la mascarilla, en los lugares públicos, como en casa; en este caso si es preciso, por aislamiento, donde hay bebés, ancianos, y otros vulnerables, el distanciamiento sanitario y el lavado de manos a libre demanda no es opcional.

Tampoco lleva muchas disquisiciones la desinfección de superficies y objetos personales, permanecer en locales cerrados o poco aireados y quedarse en casa. A ello agrego el respeto consciente a las acciones que se determinan por el Grupo temporal de Trabajo para el enfrentamiento a la Covid-19 a los diferentes niveles de dirección, lo cual no siempre se materializa.

Felicidad responsable es, entonces, no dejar de regocijarnos por el avance del proceso de vacunación; pero si poner disciplina y conciencia para que no ruede por tierra tantos resultados concretos.

Disciplina y conciencia individual, de la familia, de la comunidad y la sociedad en su conjunto.

Si queremos que la Covid-19 sea, en corto tiempo, una historia pasada; definitiva y decididamente la felicidad tiene que ir acompañada de responsabilidad.

Los científicos nos han regalado vacunas, sinónimos de soberanía y vida; en reciprocidad entreguémosles un comportamiento responsable. La felicidad, a no dudarlo, será mayor y se multiplicará.

Artículos relacionados

Tay Beatriz Toscano Jerez

Periodista.

Un Comentario en “Felicidad responsable

  • el 11 septiembre, 2021 a las 11:16 am
    Permalink

    Saludos muchos. Todo ese esfuerzo es un único logro de un estado a nivel mundial, paseándose entre los más desarrollados y de mayor nivel. Muchas felicidades
    Solo que o estoy desinformado o la información aún no se ha generado con respecto a la vacunación de los que padecimos, pasamos y estamos apto de la enfermedad. Sabe Ud algo al respecto
    Gracias

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir