Fábrica de Fertilizantes Mezclados de Cienfuegos lista para aportar al país

La Fábrica de Fertilizantes Mezclados NPK, de Cienfuegos, acumula al cierre de la última semana, alrededor de mil toneladas de producto terminado. La planta restablece operaciones luego de un letargo productivo que se extendió por más de un año.

En 2019, y en plena actividad fabril, especialistas detectaron que el motor del mezclador, considerado el corazón de la fábrica, no lograba alcanzar su capacidad de diseño. A la paralización de la industria, continuaron negociaciones para obtener uno nuevo. El proceso finalizó exitosamente en 2020.

Sin embargo, la escasez de financiamiento que enfrenta la economía cubana debido al recrudecimiento del bloqueo estadounidense contra la Isla y a las restricciones que impone la Covid-19 al comercio mundial, impidió la importación de materia prima… hasta el primer trimestre de 2021.

“Se hizo una compra especial en Moneda Libremente Convertible (MLC), a través una empresa consignataria internacional, para efectuar la prueba de garantía”, explica el director de la Empresa Química (Equifa), ingeniero Mario Valmaseda Valle, “y el 15 de marzo pasado inició la arrancada para probar el nuevo motor y proceder a la prueba de máximo rendimiento”.

Fábrica de Fertilizantes Mezclados de Cienfuegos

Durante los días que siguieron a la arrancada, se desencadenó un trabajo intenso dirigido a la corrección de fallos y desajustes a causa del prolongado inmovilismo tecnológico.

“El lunes 22 de marzo llevamos a cabo el primer intento”, precisa el directivo. Valmaseda Valle y su equipo recuerdan con satisfacción los 42 minutos en que se puso a prueba el rendimiento de la industria.

“Se alcanzó el 100 por ciento de la capacidad; obtuvimos una tonelada por minuto, hasta llegar a 42 toneladas de fertilizantes. La logística no permitió alcanzar la hora de operación porque se llenaron las tolvas y cuando esto ocurre, la planta se detiene automáticamente para que la producción no se derrame”.

Algo que no debía ocurrir de acuerdo con el flujo productivo, diseñado a partir de dos líneas de entrega directa del producto terminado para su transportación, por carretera o ferrocarril.

Pero, en este caso, no se trata de una operación regular. “Tenemos 5 mil toneladas de materia prima que nos deben alcanzar para unas seis mil 200 toneladas de fertilizantes. Se ha decidido como estrategia por parte de la Empresa Importadora-Exportadora del Ministerio de Comercio Exterior encargada de la comercialización del rubro, que hasta que no se termine toda la producción no comenzará la venta”.

Fábrica de Fertilizantes Mezclados de Cienfuegos

Hasta entonces, todo permanecerá en almacén, porque todavía no se define el precio de venta del producto terminado. Solo cuando el último saco sea almacenado podrá calcularse el costo total de la ejecución.

Expertos de este proceso tecnológico aseguran que la producción actual tendrá un costo superior al de años anteriores, debido a gastos adicionales de la operación que encarecen el resultado final.

La manipulación en el puerto y para su traslado a la planta de una materia prima empacada en grandes bultos y el almacenamiento del producto terminado, centran buena parte de estos gastos adicionales.

Sin embargo, el director del enclave afirma que una vez terminada la fase actual, el empleo de materia prima a granel, unido a la capacidad productiva de la planta traerá como resultado un fertilizante disponible en el mercado nacional a un precio muy económico.

De momento, importantes polos del sistema de la Agricultura han manifestado interés. Se conoce que Cítricos Jagüey ha demandado unas mil toneladas. La Cuba y Ceballos, en Ciego de Ávila, así como la Empresa Porcina PorCien, en Cienfuegos, engrosan la lista de futuros clientes. 

Según datos del Ministerio de Agricultura, la demanda anual de este tipo de fertilizantes en Cuba oscila entre las 400 mil y las 500 mil toneladas.

Se prevé que la Fábrica de Fertilizantes Mezclados NPK de Cienfuegos, la mayor de su tipo en el país, cierre 2021 con una producción cercana a las 44 mil toneladas. Aunque la capacidad instalada le permitiría alcanzar las 300 mil toneladas de un producto vital para el despegue de los rendimientos agrícolas en la Isla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir