Para exportar, lo primero es producir con calidad

Resulta difícil encontrar un visitante foráneo en Santa Clara que no acuda a la Casa del maní Bormey. Hasta allí llegaban a diario, antes de la actual pandemia, cientos de personas decididas a comprar los deliciosos turrones, para llevárselos a sus familiares en el exterior.

Sin embargo, pronto los viajeros de naciones como España y Antigua y Barbuda, entre otras, podrán adquirir las famosas barras de maní y los otros productos que allí se elaboran a base de ese grano tan alimenticio y agradable al paladar, sin tener que subirse en un avión.

Orelvis Bormey, trabajador por cuenta propia y creador de la marca que lleva su apellido, que incluye una amplia gama de más de una veintena de productos, proyecta su exportación hacia el exterior para bien de los clientes foráneos, su economía y la de la nación.

«Si conquistamos el mercado nacional, por qué no íbamos a proponernos ganar también el favor de los extranjeros», señala Orelvis Bormey, quien reconoce que lo primero que debe hacer el que quiera exportar, es producir con calidad y aplicar todas las medidas de inocuidad necesarias.

Para lograr tal propósito, en coordinación con las autoridades de la provincia, ya se han dado los primeros pasos a través de Cubaexport, idea que también incluye el desarrollo de un Proyecto de Desarrollo Local capaz de garantizarle a Bormey el suministro estable de materias primas en función de las producciones que vaya a realizar para la exportación.

Además de esta forma de gestión no estatal, otras cuatro en Villa Clara han dado pasos significativos para vincularse a esa práctica con productores de artesanías, cerámicas y calzado, así como el servicio de restauración de mobiliario.

Eliminar la vocación importadora e incrementar las exportaciones por parte de los sectores de la economía villaclareña no puede convertirse en una consigna más, sino en una necesidad, de lo cual dependen los recursos financieros para impulsar el desarrollo del país.

Tal es la convicción de Laritza Torres Niebla, jefa del Departamento de Comercio Exterior en el Gobierno de Villa Clara, quien está consciente del enorme potencial que tiene esta provincia para continuar creciendo en el número de rubros exportables y contribuir así al desarrollo del país y del territorio.

Si bien hoy tenemos registrados un total de 106 productos, que por su calidad pudieran ser exportados, de los cuales 42 ya están consolidados, diez en desarrollo y 54 en fomento, la realidad muestra que aún se está muy lejos del verdadero potencial de esta provincia, caracterizada por tener una agricultura y una industria muy fuertes, refiere la directiva.

«En estos momentos, Villa Clara cuenta con cinco organismos que tributan a la exportación, que son la agricultura, energía y minas, la industria alimenticia, la educación superior y el sector de industrias, los cuales logran situar en el mercado internacional 27 surtidos», afirma Laritza Torres Niebla.

Entre los productos que hoy el territorio ubica en el mercado internacional, menciona la miel de abejas, carbón vegetal, tabaco torcido y beneficiado, café, oro, langosta, chatarra de cobre, y de aluminio y vitrofural, entre otros, los cuales, por su calidad, gozan de prestigio en los países donde son vendidos.

Durante el mes en curso se reiniciaron las exportaciones de carbón en empresas como la agropecuaria Valle del Yabú, que la pasada semana logró vender poco más de 18 toneladas del referido carburante a través de Cítricos Caribe S.A., entidad que promueve productos y servicios dentro del Grupo Agrícola del Ministerio de la Agricultura.

(Granma)

5 de Septiembre

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir