Evacuados de Fukushima regresan a casa diez años después

Tras casi una década evacuados de sus hogares, los habitantes de la aldea japonesa de Katsurao comenzaron los preparativos para regresar a sus casas, luego de que las autoridades reabrieran parcialmente algunas de las zonas del área de exclusión delimitadas tras el accidente nuclear de Fukushima en 2011.

Takuya Ishida, director de Reconstrucción y Promoción de la Oficina de Katsurao, explicó que la aldea, hogar de unas 93 personas, estuvo declarada «zona de difícil retorno» debido a los altos niveles de radiación; no obstante, una titánica labor de remoción de tierras contaminadas y de limpieza de edificios y carreteras de la zona, permitió que la radiación sobre el terreno se estabilizara en niveles seguros.

Ishida señaló que los residentes podrán comenzar a reasentarse de cumplir con ciertas medidas de seguridad. Pero a pesar de las restricciones, los habitantes están entusiasmados con el retorno a sus hogares.

Mitsuko Naito, una de las residentes que vuelve, apunta que ya han pasado diez años y ocho meses desde la tragedia, y en ese tiempo han pasado por muchas cosas, pero razones de mucho peso respaldan el deseo de regresar.

«Una de ellas es que la casa seguía intacta después del terremoto, y la tierra aquí fue cultivada por mis padres, que trabajaron duro para construirla», apunta.

Por el momento, los aldeanos tienen permitido permanecer durante las noches en sus hogares para realizar los preparativos de su regreso definitivo, siempre que llenen una serie de formularios y porten un dosímetro, con el fin de controlar los niveles de exposición a la radiación.

Se espera que el reasentamiento total de la comunidad comience la próxima primavera, una vez que las autoridades levanten por completo la orden de evacuación.

En contexto

El terremoto y tsunami de Japón, medido en una magnitud de 9 grados en la escala Richter, tuvo una duración aproximada de seis minutos y ocurrió a las 2:46:23 p.m. (hora local) del viernes 11 de marzo de 2011.

Su epicentro se ubicó en el mar, frente a la costa de Honshu (130 km al este de Sendai, en la prefectura de Miyagi), a una profundidad de 29.9 kilómetros.

El movimiento sísmico levantó olas de maremoto de hasta 40,5 metros. La combinación de ambos eventos causó la muerte de 15 mil 893 personas, 2 mil 556 desaparecidos y unos 6 mil 152 heridos.

Con ayuda de imágenes satelitales la NASA estableció que el sismo pudo haber desplazado la isla de Honshu aproximadamente 2,4 metros hacia al este, y alteró el eje terrestre en unos diez centímetros.​ La violencia del terremoto acortó la duración de los días en 1,8 milisegundos.

Fue el terremoto más potente sufrido en Japón hasta la fecha,​ así como el cuarto más potente del mundo en los últimos 500 años, medidos o calculados con técnicas modernas.

Artículos relacionados

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir