Eugenio, el padre de las Morenas del Caribe | 5 de Septiembre.

Eugenio, el padre de las Morenas del Caribe

Héroe del Deporte, Eugenio George Laffita fue durante cuatro décadas laureado director técnico del equipo cubano femenino de voleibol.

Héroe del Deporte, Eugenio George Laffita fue durante cuatro décadas laureado director técnico del equipo cubano femenino de voleibol.

Esta es una efeméride más allá de Cienfuegos, de Cuba; más allá del ámbito deportivo, es efeméride humana. La tarde del primero de junio de 2014 fue sepultado Eugenio George Laffita, Héroe del Deporte, laureado director técnico del equipo cubano femenino de voleibol, que lo fue durante cuatro décadas.

Lo despidieron ex-jugadoras de distintas generaciones que integraron la escuadra nacional tan admirada por nacionales y extranjeros, jóvenes deportistas de la actual selección, entrenadores de distintas disciplinas, dirigentes del INDER, amigos y amigas, ¡tantos! del destacado mentor.

Mireya Luis, otra gloria cubana, capitana de las “morenas del Caribe“, ganadoras de tres medallas de oro en Juegos Olímpicos y otras tantas en campeonatos mundiales, pronunció el adiós a Eugenio George.

Héroe del Deporte, Eugenio George Laffita fue durante cuatro décadas laureado director técnico del equipo cubano femenino de voleibol.
Héroe del Deporte, Eugenio George Laffita fue durante cuatro décadas laureado director técnico del equipo cubano femenino de voleibol.

“No despedimos a alguien que ha tenido una historia común -dijo- despedimos a un Héroe del Deporte quien casi hasta el último día de su vida fecunda estuvo en el terreno entregando sapiencia, experiencia, calma, porque no siempre en el voleibol todo fue color de rosa. Él tuvo la inteligencia para levantarse muchas veces después de un revés. ¡Gracias por ser tan humano, por dejar tanto amor impregnado en los que hoy te acompañamos! Hay personas a las que la vida les negó la posibilidad de tener hijos. Sin embargo el ‘profe’ hizo de sus voleibolistas sus familiares en una gigantesca e indestructible fragua de amor. Más de una vez las cobijó cuando alguna decepción amenazaba con arruinar sus carreras. Su lealtad a la Patria y su humildad lo colocaron en el más alto sitial del deporte cuando fue reconocido el Mejor Entrenador de Equipos Femeninos del Siglo Veinte, así como Héroe Nacional del Trabajo de la República de Cuba…”.

Y aquella oradora, Mireya Luis, ahogada por el llanto, ahogada por él que nunca las hizo siquiera sollozar, logró articular su oración final: “Eugenio George sabía como Pitágoras… economizar las lágrimas de los hijos, para que puedan regar con ellas la tumba paterna”.

Noticias relacionadas
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share