Eucalipto para la Covid-19, última novedad en Managua

MANAGUA.- En el bazar ambulante que son los semáforos de la capital de Nicaragua, jocotes, tajadas de mango verde y bolsas de agua fría parecen cotizar hoy a la baja ante la nueva novedad del mercado: las hojas de eucalipto.

Aliados de la luz roja, cientos de managuas aprovechan la parada obligatoria de los vehículos para mercadear sus ofertas en una feria del comercio informal que abarca toda la geografía capitalina del tráfico.

Tal actividad comercial es viejísima y forma parte del folclor de la cotidianidad en la urbe que crece a las espaldas del lago Xolotlán, pero como cualquier mercado que se respete, sea en Wall Street o en los semáforos de la carretera de Masaya, resulta imperioso adaptarse a las nuevas circunstancias.

Y los más avispados vendedores de las intersecciones viales de Managua vieron desde principios de esta semana un filón de oro verde en las hojas del Eucalyptus, según el bautizo del apasionado botánico francés del siglo XVIII Charles Louis L’Héritier de Brutelle.

Porque se corrió el rumor de que la planta, reconocida por sus innegables bondades medicinales, era algo así como una panacea milagrosa nada menos que para curar la Covid-19.

Y de ahí a la activación de la nueva propuesta comercial de los semáforos no transcurrió mucho.

Mientras los más prestigiosos laboratorios del mundo se afanan en la búsqueda de la vacuna que sentencie la pandemia, los industriosos nicas se pertrecharon de mazos de hojas de la esbelta mirtácea.

Meicel Fernández, trabajador de una gran superficie comercial, contó a Prensa Latina que en la calle principal de El Dorado un moño (mazo) puede obtenerse en 20 córdobas, poco más de medio dólar.

‘Usted lo pone a cocer y el vapor es un buen antiviral y también puede humedecer un paño y colocárselo alrededor de la cabeza. Hay que prevenir’, dijo el jovial vendedor en alusión al peligro del Sars-Cov-2.

El chofer Armando Ulloa refiere que cocida con limón y azúcar la hoja del momento da un sabroso té, ideal para destrancar los pulmones y puede conseguirse hasta por 10 córdobas el manojo.

¿Trending tópic?

Como no podía ser de otra manera, la red social Twitter pronto alcanzó ribetes de mentidero virtual donde la gente expuso pros y contras de la última hoja famosa.

Los defensores de la biodiversidad llaman a que nadie compre la materia vegetal de moda y alegan que los eucaliptos se están quedando pelones.

‘Dejen a los arbolitos en paz! Si el #eucalipto pudiera enfrentar a la #Covid, ya lo hubieran hecho vacuna!, argumenta uno’.

Pero está también quien se pone de parte de los abastecedores del fármaco natural y expone que en tiempos difíciles siempre están los que se juegan la vida con dignidad, y para reafirmarlo muestra una foto de una batería de vendedores de eucalipto en una céntrica intersección de Managua.

Y otro saca a pasear lo mejor del humor nica cuando anuncia que él y sus ‘bróderes’ ya decidieron de qué va el próximo emprendimiento.

Lo cierto es que a los vendedores de adminículos para carros, raquetas espanta insectos, jocotes (especie de ciruelas), semillas de marañón, agua helada, gaseosas, forros de celulares y agua de coco, esta semana les ha salido un competidor en los semáforos de Managua.

Francisco G. Navarro

Francisco G. Navarro

Periodista de Cienfuegos. Corresponsal jefe de la agencia Prensa Latina en Managua, Nicaragua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir