Estudian presencia de microplásticos en la bahía de Cienfuegos

1
568
Plásticos al acecho. En punto tan céntrico como Gacel y La Mar la evidencia es abundante, a la vista de todos. /Foto: de la autora

Una nueva línea de investigación del Centro de Estudios Ambientales, CEAC, El estudio de contaminantes emergentes, constató la presencia de microplásticos en los sedimentos, el agua y organismos marinos en la bahía de Cienfuegos.

Iniciados en marzo y sin precedentes en el país, estos análisis permitirán determinar durante un año la presencia o ausencia de estos elementos mediante microscopía óptica y cuantificar su densidad. Los datos aportarán a la tesis de Maestría de la licenciada Arianna García Chamero Chaviano, aspirante a investigadora de la institución científica.

Los microplásticos provienen de dos fuentes fundamentales: la primaria son partículas, definidas por la US National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA), como diminutas, menores a 5 milímetros (mm), que entran de forma directa al ambiente al ser utilizadas como aditivos en cosméticos, cremas dentales y textiles, también del agua proveniente del lavado de la ropa sintética, residuales que las plantas de tratamiento no están equipadas para filtrar.

La fuente secundaria es la fragmentación de macroplásticos (botellas de agua, nylon, envases) en pequeñas partículas, luego de su prolongada descomposición a consecuencia de la acción mecánica del mar y la degradación fotoquímica mediante la acción de los rayos ultravioleta.

“Colectamos dos veces por mes, durante los períodos seco y húmedo, en los que varía el aporte de agua a la bahía, la salinidad y otros factores”, explicó la licenciada Arianna García Chaviano, joven investigadora del CEAC. Las muestras pertenecen a tres matrices: sedimentos, agua y un organismo, el Perna viridis”.

“Al ser un organismo filtrador, el molusco nos permite comprobar la distribución de esos contaminante en la cadena trófica, y las huellas que pueden dejar en sus tejidos, como he verificado durante el examen de varios individuos, donde hallé partículas menores a un milímetro”, aseguró la joven.

Conocida como mejillón verde, esta especie exótica oriunda del sudeste asiático y Australia, fue reportada por vez primera en Cienfuegos en 2005 en la Termoeléctrica Carlos Manuel de Céspedes, donde su vertiginoso crecimiento llegó a obstruir el sistema de intercambio de agua.

Para seleccionarlo como objeto del estudio, se tuvo en cuenta su distribución y densidad en la bahía de Jagua, —fundamentalmente en el lóbulo norte—, y la talla óptima alcanzada, información que proporcionara el recién finalizado Proyecto Nacional de Especies Exóticas Invasoras.

“Las indagaciones más avanzadas advierten que los microplásticos pueden ser ingeridos por estos organismos filtradores, ocasionando el cierre de las paredes intestinales. Son resultados relativamente recientes en el mundo, y aún no existe una metodología muy sistematizada. Expertos de Hong Kong y Estados Unidos son los que más han avanzado en el análisis de la composición química de estos desechos, lo cual los acerca a determinar su fuente contaminante”, agregó.

La Asamblea de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente en su segundo período de sesiones, efectuado en mayo de este año en Nairobi, reconoció “que la presencia de basura plástica y microplásticos en el medio marino es una cuestión de interés mundial cuya gravedad va en aumento, y que requiere una respuesta urgente con un enfoque del ciclo de vida de los productos”.

Según datos recientes, su presencia ha aumentado significativamente en las últimas cuatro décadas, y aunque pueden hallarse en mayor abundancia cerca de sus fuentes de emisión, también en regiones tan remotas como el Ártico y la Antártida se han cuantificado.

Con la apertura de esta línea de investigación, el Centro de Estudios Ambientales fortalece sus capacidades analíticas y el conocimiento aportado durante más de dos décadas de monitoreo de la bahía cienfueguera, ahora desde una arista más contemporánea de la contaminación, la de los microplásticos.

1 Comentario

  1. El reciclaje de materiales y compuestos de plásticos es tarea urgente de la que depende la supervivencia de las especies marinas y la salud humana. Habrá que investigar también el manejo de los desperdicios y la basura que generan los buques tipo crucero que fondean en nuestra bahía, y velar por evitar que estos contaminen sus aguas.

Dejar respuesta