Este viernes despertará el gigante

La reactivación de la Refinería de Petróleo Camilo Cienfuegos, iniciada a comienzos de 2007, tuvo en los dos últimos meses su período de mayor intensidad -a partir del arribo fundamental de suministros-; y en estos momentos se ultiman los lógicos detalles de último minuto para la inauguración de su primera etapa mañana.

 

PRUEBAS DE PREARRANQUE

Refinería de Petróleo Camilo Cienfuegos, de la Perla del SurEn la Empresa Mixta CUPET-PDVSA laboran a régimen de 24 horas los 715 trabajadores de este Proyecto ALBA cubano-venezolano, pero, además, cerca de 1 200 colaboradores de diversos organismos, expresa Julio Sánchez Gil, director general de Expansión.

Juan Luis Artílez, jefe de sector de la planta combinada que se ocupa de las unidades de destilación atmosférica y fraccionamiento de gases, lleva un cuarto de siglo en la refinería.

Ha conocido todos sus períodos y considera que “echarla a andar de nuevo es una alegría extraordinaria para todos los que hicimos nuestra vida aquí, y por lo que significará para el futuro del país. Por eso trabajamos sin descanso”.

Raúl Pérez de Prado, vicegerente general de la planta, habla de lo hecho durante esta última semana: “Se acometió una prueba de prearranque profunda en busca de seguridad y confiabilidad, antes de comenzar la primera etapa de actividad de un enclave donde se procesarán 65 000 barriles de petróleo diarios de manera inicial”.

“Las pruebas de prearranque comenzaron después de la entrada del primer embarque de crudo el pasado 2 de diciembre, cuando se descargaron 38 700 toneladas del tanquero Andros”, agrega.

Pérez de Prado añade que la primera labor emprendida a partir de ese momento consistió en el bombeo con agua desde los tanques de crudo distantes cerca de un kilómetro de la planta principal, para comprobar el sistema de hermeticidad de las tuberías y el estado técnico de las unidades que operan en la estación de bombeo de crudo para la planta combinada.

Posteriormente la efectuaron con petróleo crudo; fue bombeado durante horas en el sistema, para dejarlo listo, precisa.

“Esta semana -subraya- acometimos los exámenes externos de las plantas de proceso, arrancamos las bombas para comprobar su estado técnico y nivel de vibración, reparamos algún salidero y se analizó la reacción de los sistemas de tubería”.

A fin de alistar definitivamente los sistemas que componen la planta de proceso, se comprobaron las garantías técnicas relacionadas con aire y electricidad, observa.

La refinería es alimentada por dos líneas de 110 kilovoltios -una que procede de la termoeléctrica Carlos Manuel de Céspedes y otra de la subestación de Cantarrana-, las cuales fueron revisadas y reparados sus aisladores y los antipararrayos.

Juan Luis Artílez, jefe de sector de la planta combinadaUno de los dos alimentadores de la subestación resultó sustituido, por tanto, la confiabilidad en esta área es total, asegura el vicegerente general.

Complementa el directivo que “también se realizaron esfuerzos en el montaje del horno de carga en la planta de destilación atmosférica, pues el proyecto de reactivación concibe el cambio de la tecnología soviética antes existente en la refinería y la instalación de una automática de tecnología japonesa: un sistema de control distribuido que gobierna todo el proceso tecnológico”.

De igual modo -abunda- resultaron supervisados los mecanismos de paro por emergencia, de gobernación de los quemadores y los hornos; así como los compresores, que interactúan todos y conforman lo que se denomina el sistema automático de la planta.

“El montaje mecánico del sistema y la prueba general de hermeticidad se concluyó este martes 18; a partir de ahí comenzamos las últimas verificaciones de la estabilidad automática, y una vez finalizado ello ya estamos en condiciones de iniciar la arrancada”, remarca.

 

UNA REFINERÍA MUY COMPETITIVA

Raúl Pérez de Prado, vicegerente general de la plantaRaúl no solo pondera el moderno sistema de control distribuido japonés, sino el de igual procedencia del equipamiento de la instrumentación de campo, dotados de alta confiabilidad. Eso permite operar la planta con mucha más seguridad, luego del paso verificado de la instrumentación neumática a la electrónica, dice.

Juan Ramón Espinosa, fundador que estudiara de 1973 a 1979 Ingeniería Petroquímica en la Unión Soviética para prepararse para trabajar en el lugar desde su inauguración, sostiene que el cambio en el sistema automatizado de control facilita un chequeo más fidedigno del proceso de producción.

Con la Refinería de Cienfuegos se introduce un elemento novedoso en la perspectiva cubana, como lo es la tecnología aplicada en la ubicación de los tanques de crudo de domo geodésico de aluminio, apunta Raúl.

Explica el vicegerente que estos disminuyen las pérdidas del producto almacenado y el nivel de riesgo de posibles incendios; al tiempo que aumenta la capacidad de almacenamiento del tanque, alarga los ciclos de mantenimiento, y confiere una durabilidad mayor que los antiguos.

Julio Sánchez Gil significa que la segunda etapa de la refinería contemplará un nivel de procesamiento de alrededor de los 109 000 barriles diarios, a través de una tecnología que la equiparará a las principales refinerías del mundo.

Coincide consigo en que será una plaza muy competitiva, Pérez de Prado, el hombre al frente de la parte cubana.

Sánchez Gil afirma que la inversión total asciende a 136 millones de dólares la primera etapa; y 1 300 millones la segunda, denominada de expansión.

 

ARDUO TRABAJO FÍSICO Y DE CALIFICACIÓN DEL PERSONAL

Recuerda el vicegerente general que esta planta, con un volumen de capacidad de 4,2 millones de barriles, estuvo durante muchos años en estado de conservación, y fue sometida a un intenso proceso de reparación capital que incluyó torres, intercambiadores de calor, sustitución de los equipos dinámicos rotatorios y el dragado de 130 000 metros cúbicos de sedimentos en el muelle, entre otros frentes.

La mencionada acción en el muelle permite la entrada de barcos de hasta 70 000 toneladas de peso muerto, algo de suma importancia si se tiene en cuenta que la salida mayoritaria del producto será por vía marítima, dice Sánchez Gil.

El ingeniero enfatiza en la preparación del personal: “El hecho de introducir nuevas tecnologías obliga a la calificación de los hombres para asimilarla.

“Para estar en sintonía con el sistema inteligente, montamos un simulador de procesos -que es una refinería virtual- en computadoras, y todos los operadores de la planta fueron adiestrados”.

Otros adquirieron experiencia en la refinería venezolana de Puerto La Cruz, precisa.

 

AVANCE VERTIGINOSO

En los últimos meses fue concluida la reparación de los bloques de torres y está en fase de terminación el trabajo de montaje mecánico de líneas de vapor, fuel-oil, la automática del horno y los refractarios. Se acometió el mantenimiento a los intercambiadores de calor de la planta de proceso.

Se concluyeron las labores de aislamiento térmico en las plantas y finalizaron los trabajos en los enfriadores por aire. Fue reparada la chimenea y se emprendió la pintura de la instalación.

Culminó el montaje del sistema de control distribuido y la instrumentación de campo, al tiempo que terminó la edificación de la sala de control principal de la planta de proceso. Resultó sustituido el sistema de alumbrado general por lámparas eficientes, se repararon los cables soterrados y fueron montados los nuevos transfers.

Están instalados y en proceso de puesta en marcha los tres compresores para aire de instrumentos. Se procedió a la instalación del tercer domo geodésico a los tanques de crudo de 50 000 metros cúbicos de capacidad.

Fueron levantadas 16 defensas de muelle y cuatro stender en la rada: solo resta uno. Ya se encuentra lista desde noviembre la nueva conductora de agua Damují-Refinería.

Se montaron 25 kilómetros de cable de fibra óptica para la red administrativa y 14 km. para las cámaras de seguridad. La puesta a punto de una moderna estación telefónica se unió a la implementación del sistema inteligente de control de acceso y vigilancia de la refinería.

Julio Martínez Molina

Julio Martínez Molina

Licenciado en Periodismo por la Universidad de La Habana. Periodista del diario 5 de Septiembre y crítico audiovisual. Miembro de la UPEC, la UNEAC, la FIPRESCI y la Asociación Cubana de la Crítica Cinematográfica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir