Lo esperado llegó: escuelas abren en Cienfuegos (+Galería)

Este 8 de noviembre tiene una carga emotiva grandísima. El regreso de los niños y jóvenes al sistema educacional de Cuba significa de muchas formas el inicio de una curación, es untar todas las buenas cremas sobre la epidermis social y esperar a que cicatricen las tantas heridas que nos dejó la Covid-19.

El cuerpo respira, respira y las sonrisas vuelven como águilas al mar.

Todo se ve tan lindo cuando ellos llevan uniformes. Todo se ve tan bien cuando las madres andan con pasos apurados para dejarle la bolsa de merienda. Todo se ve tan hermoso cuando los libros se abren y el conocimiento vuela, de poesía en poesía, de cálculos en cálculos, de mapas en mapas, de dibujos en dibujos, de letras en letras. Todo se ve y los escolares uniformados te hacen verlo.

Este 8 de noviembre deja en pausa los tablets, celulares y computadoras, acompañantes fieles del periodo de confinamiento para los educandos. Significa que los esquemas de vacunación cerraron filas y los convalecientes pasaron la peor parte. Significa que el regreso viene de todas todas, aunque quede el nasobuco obligatorio, el desinfectante en el pomo, las conversaciones a distancia…, aunque la Covid-19 siga mutando en continentes de frío intenso.

Más de 600 mil niños, adolescentes y jóvenes cubanos reinician el curso escolar 2020-2021, concebido como un proceso escalonado, gradual y seguro. De lunes a viernes serán las clases, enfocadas en la sistematización de contenidos en todas las asignaturas del plan de estudios, y también habrá repasos en horario contrario y no pocas actividades complementarias: deportivas, recreativas, de formación vocacional y orientación profesional y de impacto social.

En Cienfuegos, el acto provincial del regreso a las actividades presenciales se hizo en el municipio de Rodas, en una escuela que huele a pintura fresca, a limpieza y organización. Allí las razones para volver se multiplicaron, un nuevo escenario se concretó para el disfrute de los escolares y docentes.

Todo regresa como las águilas al mar… y uno siente que la curación se inicia en la epidermis social.

 

Artículos relacionados

Zulariam Pérez Martí

Periodista graduada en la Universidad Marta Abreu de Las Villas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir