Escasas posibilidades de Trump en revertir los resultados electorales

Medios de prensa estadounidenses estiman hoy que son escasas las posibilidades del presidente Donald Trump de revertir los resultados de las elecciones del 3 de noviembre.

Publicaciones como The Hill, Politico y The New York Times, entre otras, coinciden en sus análisis de que los esfuerzos del equipo legal de Trump para anular los resultados caen en picada.

Según informes citados, la estrategia del exalcalde de Nueva York Rudolph Giuliani supone un intento prolongado de presionar a los legisladores republicanos de los principales estados en disputa para que aprueben a los electores favorables a Trump en lugar de certificar el voto popular de su estado.

La avalancha de litigios postelectorales probablemente contribuya en gran medida a la percepción entre los partidarios de Trump de que el voto estaba contaminado por un fraude generalizado.

Cerca de la mitad de los republicanos creen que Trump ganó las elecciones por derecho, pero que le fue robada por un fraude generalizado, y casi siete de cada 10 dijeron que las elecciones fueron amañadas, según una encuesta de Reuters.

Al respecto de esa estrategia de la Casa Blanca, Bill McCoshen, un político republicano de Madison, Wisconsin, afirmó que ‘otros tipos ya habrían cedido y agitado la bandera blanca y se habrían ido a casa’.

Sin embargo, apuntó, ‘Trump no es así, y por eso ganó la primera vez… Tiene una base ahí fuera que espera que luche y quiere que luche. Por lo tanto, él va a bajar balanceándose.’ Mientras persisten las alegaciones de presunto fraude en su contra, el presidente podría seguir protestando al menos hasta el 14 de diciembre, cuando los electores se reúnan en sus estados para emitir sus votos al Colegio Electoral.

Según Matt Moore, ex presidente del Partido Republicano de Carolina del Sur, ‘es difícil ver que el resultado cambie… aunque no hay mucho incentivo político para ceder’.

Hasta ahora, las acusaciones infundadas de fraude electoral del mandatario y numerosas demandas legales fracasaron a gran escala, y sus otras opciones para manipular el Colegio Electoral son extremadamente limitadas, estiman expertos y análisis de medios.

Sin embrago, hay alarma sobre la posibilidad de que los legisladores republicanos anulen el voto popular en sus estados y nombren electores favorables a Trump en caso de estancamiento en la certificación de los resultados electorales.

Casa Blanca evita decir cuándo concederá Trump

Entretanto, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, evitó hoy pronunciarse sobre cuándo reconocerá el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, su derrota en las elecciones y reiteró que en ese sentido hay ‘un litigio en curso’.

McEnany, que no comparecía ante los medios desde el 1 de octubre pasado, se refirió así a la certificación de los resultados electorales en el estado de Míchigan.

‘Hay afirmaciones muy reales que la campaña persigue: 234 páginas de declaraciones juradas disponibles públicamente en un solo condado, el de Wayne –en Míchigan– y dos personas en la Junta Electoral que negaron la certificación’, puntualizó McEnany.

No obstante, los dos miembros republicanos de la Junta Electoral de Wayne a los que alude la secretaria de prensa de la Casa Blanca sí han certificado los resultados electorales, después de negarse a hacerlo inicialmente, según recordó la cadena de televisión CNN.

De forma paralela, McEnany repitió la vinculación entre el voto por correo y el fraude en los comicios, el mismo argumento utilizado por el presidente Donald Trump repetidamente.

A su juicio, la ‘votación masiva por correo’ es un sistema ‘particularmente propenso a irregularidades’, algo que afirmó sin presentar ninguna prueba. (Resumen de Prensa Latina)

5 de Septiembre

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir