Envejecimiento demográfico, la prueba de fuego

0
311
Foto: Tomada de Internet

Si de ajustarse a dinámicas demográficas se trata, para la economía y sociedad cienfuegueras constituye un desafío la cifra del 20 por ciento de población envejecida.*

Desafío, no problema, pues el asunto debe visualizarse como lo que es: el éxito de políticas públicas orientadas a la prolongarla esperanza de vida al nacer.

Sin embargo, el fenómeno convida a situar el punto de mira no solo en la salud pública, la asistencia social, lo familiar, sino también en el impacto económico del envejecimiento poblacional, traducido, por ejemplo, en la disminución de la fuerza laboral activa.

Investigaciones realizadas por el Departamento de Estudios Económicos de la Universidad de Cienfuegos (UCF), junto a organismos como la Oficina de Estadísticas e Información en la provincia, la Dirección de Economía y Planificación y la de Planificación Física, ofrecen datos reveladores sobre la mengua personal en varios sectores.

Olga Lourdes Vila Pérez, Doctora en Ciencias y coautora de los referidos estudios, así como miembro de un proyecto de desarrollo local de la UCF, define a la población económicamente activa como la encargada de incrementar bienes y servicios, “y las investigaciones realizadas arrojan déficit en Cienfuegos en la construcción, la agricultura, la pesca y la industria azucarera”.

Sobre esta última esfera —vital para el desarrollo de la economía cubana—, la académica refiere que “los resultados acopiados apuntan a la demanda de ingenieros químicos, agrónomos y puntistas, plazas donde el graduado debe permanecer al menos cinco años para completar su formación profesional”.

A propósito, Néstor Hernández Martínez, director de operaciones de zafra de la Empresa Azucarera Provincial, señala que la garantía del relevo preocupa más en los centrales azucareros Elpidio Gómez y 5 de Septiembre.

“Trabajamos para buscar el completamiento y capacitación de la fuerza laboral allí, pero el panorama resulta complejo, particularmente en ‘5 de Septiembre’, donde se han jubilado fundadores del ingenio u obreros con muchos años de experiencia, y no existe el relevo suficiente para cubrir todas esas plantillas”, apunta.

La construcción aparece como otro sector resentido en materia de personal, según reflejan las indagaciones de la Casa de Altos estudios sureña.

“Insistimos desde la academia en el trabajo con los politécnicos y la formación de obreros calificados, pues la provincia acude a fuerza de trabajo foránea, y ello conlleva gastos asumidos por el territorio con su presupuesto”, relata Vila Pérez.

Pensar el envejecimiento demográfico hoy en Cuba, debe ir desde infraestructura para la atención de ancianos, protección mediante la asistencia social, eliminación de barreras arquitectónicas y opciones culturales acordes al grupo etario en cuestión; hasta la garantía del relevo (donde también incide la baja fecundidad), requisito indispensable para desarrollar el país.

*Datos obtenidos de la Oficina de Estadísticas e Información en el territorio.

Dejar respuesta