Envejecer activamente, trascender enseñando | 5 de Septiembre.
lun. Jun 24th, 2019

Envejecer activamente, trascender enseñando

Más de medio centenar de cienfuegueros (58) participan en el proyecto Multiplicación gestión y socialización del conocimiento”, de la Cátedra Universitaria del Adulto Mayor. /Foto: Ismary

Más de medio centenar de cienfuegueros (58) participan en el proyecto Multiplicación gestión y socialización del conocimiento”, de la Cátedra Universitaria del Adulto Mayor. /Foto: Ismary

Los estereotipos sobre el envejecimiento consideran a ese período de la vida, erróneamente, solo como una etapa de decadencia y deterioro; desdeñando que trae consigo también cambios positivos. La experiencia y la edad contribuyen a mejor la inteligencia decantada durante años.

La Cátedra Universitaria del Adulto Mayor (CUAM), a la que están incorporados más de mil 500 cienfuegueros, aprovecha esas bondades de la edad, a través del proyecto Multiplicación gestión y socialización del conocimiento, que los vincula con la comunidad, especialmente con los niños.

Tejer, bordar, poner botones, hacer pequeñas costuras, manualidades como postales, artesanías con material desechable, o a partir de naturaleza seca, es parte de ese conocimiento práctico cotidiano, que 58 abuelos enseñan por igual a hembras y varones.

Una vez por semana, en las sesión vespertina, concurren a siete escuelas primarias en la Perla del Sur, dos de ellas de la enseñanza especial. Van al encuentro también de 125 niños en el municipio de Rodas.

Psicóloga Teresita Martínez Pérez, Presidenta de la Cátedra Universitaria del Adulto Mayor en Cienfuegos. /Foto: Ismary
Psicóloga Teresita Martínez Pérez, presidenta de la Cátedra Universitaria del Adulto Mayor en Cienfuegos. /Foto: Ismary

La sicóloga Teresita Martínez Pérez, presidenta de la CUAM, ha comprobado durante quince años, entre sus educandos mayores, la posibilidad de envejecer activamente.

Aprovechamos múltiples oportunidades de los adultos mayores, su inteligencia cristalizada, la experiencia que portan sus grandes saberes, y esa necesidad de auto trascender su pensamiento, no solo de dejar un legado material”.

Nuestro proyecto es particularmente congruente ‒afirma‒, satisface tanto a la institución como al contexto social: los adultos mayores se sienten útiles, acompañados, activos, transmitiendo sus saberes, valores humanos y actitudes ante la vida; los niños se apropian de ese conocimiento tradicional”.

En particular, favorece la creatividad y destrezas de las nuevas generaciones, ávidas de habilidades que a desaparecieron con la asignatura de Educación Laboral de los programas de estudios de la enseñanza general en el país.

Y para un segmento poblacional cada más más numeroso en Cuba ‒los que han vivido más de 60 años‒, significa reconocimiento y protagonismo social, una forma de envejecer activamente.

Sobre el tema, la pedagoga anuncia que en la Facultad de Ciencias de la Educación, a la que está adscrita la Cátedra del Adulto Mayor, “se iniciarán investigaciones sobre envejecimiento poblacional y activo, llevadas a cabo por estudiantes universitarios”.

Como suele afirmar Martínez Pérez, las universidades, que tienen como centro el conocimiento y su gestión, estimulan a través de iniciativas al estilo de esta, el desarrollo y la innovación en la sociedad, también una especial relación intergeneracional que emana de esa fuente de saber que lo es, al mismo tiempo, de salud para nuestros mayores.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles