Enseñanza especial: la inclusión social como asidero

0
851
Enseñanza especial: la inclusión social como asidero. / Foto: Dorado
Foto: Dorado

La diferencia no vulnera el sentido humano de la existencia, pues igualdad, justicia y compromiso social son las bases de atenciones educativas especiales. Por eso el inicio de este curso 2016-2017 fue ceremonioso en la escuela José Luis Chaviano, de Cienfuegos, recién remodelada para acoger a sus 126 alumnos.

Enclavado a un costado de la carretera de Caunao, este centro luce ahora sus mejores galas, gracias a la labor de la brigada de cuentapropistas de Jesús Ortega, dedicada a intervenir en centros educacionales. El remozamiento comenzó en febrero pasado y una gran inversión abarcó todas las áreas y el mobiliario escolar.

La reapertura del plantel demuestra que la Educación Especial cubana es una vía para la esperanza, y bien lo sabe el invitado a la presidencia en este acto inaugural, José Curbelo Hernández, quien recién graduado en 1979, debutó como primer director. Aquí transcurrió su vida laboral y hoy, con 60 años y ya jubilado, puede testimoniar los logros de la combinación de la preparación académica y laboral de tales educandos.

Así lo conocieron Lidia Esther Brunet Nodarse y Mairelys Pernía Cordero, máximas dirigentes del Partido y el Gobierno en la provincia, respectivamente, durante la presentación cultural inaugural, donde algunos niños cantaron, adiestrados por instructores de arte.

Luego, todos pasaron a las aulas, donde el olor a pintura, mezclado con el de lápices, libretas nuevas y lustrosos útiles, dotaron al ambiente de frescura. Algunos locales serán sede de los tres talleres de artesanía y costura, al decir de Reina Ramírez Cardoso, directora de la escuela, quien atestigua éxitos de tales afanes en concursos artísticos Amigos de las FAR, así como en certámenes de artes manuales.

A esta enseñanza se incorporan, a partir de los tres años de edad, los pequeños con retardo severo, moderado o complejo, enviados por especialistas del Centro de Diagnóstico y Orientación (CDO).

Hay tres ciclos: de primero a cuarto grado, luego quinto y sexto, y después, en el nivel secundario, ya trabajan. Vale destacar que existe un cuarto ciclo, pues por convenio con el Ministerio del Trabajo, a los 18 años pueden optar por plazas fijas y les dan seguimiento durante dos cursos a los ubicados.

Yadira Riesco Tabío, jefa de la rama en la provincia de Cienfuegos, explicó que contamos con una red de escuelas especiales, que incluye cuatro de educación única: Autismo; Ciegos, débiles visuales, sordos e hipoacúsicos; Comunicación; y la Escuela de Formación Integral (EFI).

Además, hay siete centros en municipios del interior para atender Discapacidad intelectual y retardo en el desarrollo psíquico y dos de ese tipo en la cabecera: José Rafael Silverio y José Luis Chaviano.

La mañana transcurrió feliz en este martes 6 de septiembre, al palpar avances en una de las facetas más humanas de la educación cubana.

Dejar respuesta