En paz, en el presente y en el futuro, Cuba vive y vivirá

Uno observa que hay toda una intención mediática y que trasciende lo mediático, es parte de una estrategia imperial por tratar de destruir a la Revolución. Se han tratado de construir sucesos por fecha: trataron de probar el 11 de julio, ahora proponen hacer provocaciones alrededor del 15 de noviembre; han levantado toda una aureola mediática para que el mundo espere qué va a pasar en Cuba el 15 de noviembre.

Creo que a nosotros ni eso nos quita el sueño, estamos tranquilos, seguros, pero atentos y alertas, y estamos preparados para defender la Revolución, para enfrentar cualquier acción injerencista contra nuestro país, sobre todo contra todo lo que atente contra la paz, la tranquilidad ciudadana y nuestro orden constitucional. Tal fue la afirmación del primer secretario del Comité Central del Partido y presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en la comparencia televisiva que tuvo lugar este viernes, donde habló al pueblo cubano sobre la nueva normalidad y otros temas actuales.

Luego de varias interrogantes donde se profundizó en tópicos cardinales para la nación cubana, y que usted puede leer pinchando el siguiente enlace: Presidente de Cuba comparece en televisión nacional para hablar sobre la nueva normalidad y otros temas actuales, Wilmer Rodríguez, periodista del Sistema Informativo de la Televisión Cubana enfocó su interrogante hacia los desafíos y el futuro de la nación y de la Revolución cubana.

Wilmer RodríguezEstán los que piensan por estos días que el próximo 15 de noviembre se creará una situación difícil en el país. Viendo el país hacia los desafíos futuros, quisiera su opinión desde su posición como primer secretario del Partido y presidente de la República, pero también como cubano, como un hombre que conoce, que ha recorrido, que sabe, que viene desde la base, que conoce el país en el que vivimos.

Presidente Díaz-Canel – “Pero, más que eso, vamos a centrarnos en el futuro. Creo que el futuro lo tenemos que ver desde el presente, desde este propio presente que ahora vamos a vivir con el regreso a la normalidad. Están el hecho de que los resultados que vamos teniendo en el enfrentamiento a la covid –por las vacunas, por todo lo que hemos explicado– nos permitan retomar la vida económica y social de cubanas y cubanos, que se comience a reanimar la economía, que abramos las puertas al turismo, que se inicie el curso escolar con todo su entusiasmo, alegría y colorido (hay que ver cómo los niños en Guantánamo nos decían ayer lo deseosos que estaban por regresar a la escuela); que hoy estemos inaugurando la Bienal de La Habana, un importante evento cultural que también nos lo quisieron masacrar; el hecho de que, en medio de toda esta situación, pudimos poner en marcha una instalación biotecnológica de alta tecnología como es el centro CIGB-Mariel, que inauguramos recientemente, en compañía del General de Ejército y del primer ministro; los esfuerzos que se están haciendo en la preparación de la zafra azucarera, en la implementación de las medidas que hemos aprobado para la autonomía y perfeccionamiento empresarial, en la aplicación de las medidas para mejorar la producción y comercialización de alimentos, la aplicación de un sistema de gestión de gobierno basado en ciencia e innovación que ya con la experiencia del enfrentamiento a la covid-19 se va trasladando como experiencia a otros ámbitos y ya en todos los organismos vamos teniendo expresiones de ese sistema de gestión.

“Hemos llevado ese sistema de gestión a actividades fundamentales como el tema energético en el país, la producción de alimentos, en diferentes temas, lo cual abre potencialidades.

“Hoy juristas, expertos, académicos, científicos están vinculados a todos los programas de desarrollo que está llevando a cabo el país, a la gestión de las leyes y las normas jurídicas en su proceso de creación normativa para que surjan robustas.

“Este Palacio es constantemente un entra y sale de académicos, científicos, expertos, que vienen aquí para hacer su aporte en un grupo de programas y procesos.

“La manera en la que hemos hecho la planeación económica y estratégica del desarrollo económico y social del país, tomando como macroprograma los ejes estratégicos del Plan Nacional de Desarrollo Económico, llevando esos macroprogramas a proyectos, en los cuales están involucradas las instituciones científicas, los expertos y académicos.

“El hecho de que estamos desarrollando un proceso legislativo intensísimo, fiel a lo que aprobó la Asamblea Nacional. En la última legislatura, la asamblea aprobó cuatro leyes que en materia de defensa de los derechos de las personas son muy avanzadas; ahora vamos al debate sobre el Código de las Familias, que puede poner ante nosotros un código muy inclusivo, que respeta los derechos y multiplica la participación.

“Todos estos son un grupo de elementos que desde este presente que estamos generando nos permiten decir que el futuro del país es un futuro de esperanza, un futuro de prosperidad, y es un futuro de Revolución.

Cuba es una nación de paz. Somos rebeldes, somos inconformes, no toleramos lo mal hecho, hacemos la crítica adecuada y habrá que hacer más crítica de todo cuanto hacemos mal donde haya un espacio de mediocridad; pero somos, ante todo, una nación de paz, una nación de solidaridad, de amistad. Y esa nación defiende un proyecto que es una revolución socialista, genuina, que no está clandestina en el poder.

“Al contrario, está constantemente renovándose, constantemente perfeccionándose, constantemente con la voluntad de hacer lo mejor para el pueblo, tomando como base la participación del pueblo. Somos una revolución consciente de que su ejemplo incomoda a quienes la adversan y por lo tanto somos una revolución que no sobreviviría, y eso tenemos que tenerlo claro, al error de descuidar sus defensas.

“Por eso también en este presente de la nueva normalidad vamos al Ejercicio Moncada, vamos al Día de la Defensa, pero como elemento genuino de participación popular, también en la preparación que tenemos que tener y afianzar para mantener nuestra soberanía e independencia.

Somos una sociedad abierta al diálogo, al debate, al perfeccionamiento de nuestra sociedad, tenemos una enorme voluntad por seguir ampliando nuestra democracia, los espacios de debate, la participación de nuestros ciudadanos en función de la Revolución. Pero somos una sociedad cerrada a la presión, cerrada al chantaje, a la injerencia extranjera.

“Desde ese presente que nos avizora el futuro al cual vamos a llegar, Cuba vive y no es un milagro. Cuba está viviendo porque sus hijos quieren y cada uno de nosotros es responsable de construir el futuro de la Cuba a la que aspiramos. Cuba también coopera con los que menos tienen, Cuba salva vidas y no solo siente la responsabilidad y el compromiso de la solidaridad, sino que tenemos un entusiasmo volcado a poder compartir nuestros saberes para también ayudar a quienes más lo necesitan en el mundo.

Nuestra divisa es la paz. Está planteado por el General de Ejército hace dos congresos del Partido, que la paz junto a la batalla ideológica y la batalla económica son nuestras prioridades. La paz y la seguridad ciudadana son baluartes que nos distinguen en medio de un entorno mundial que es cada vez más agresivo e inseguro. Nosotros, como parte de ese futuro, cuidaremos la paz como cuidamos a nuestros hijos.

“En paz hemos logrado las primeras vacunas latinoamericanas, en paz hemos inmunizado casi al ciento por ciento de nuestra población, incluyendo nuestros niños y niñas; en paz las escuelas funcionan, y en paz iniciaremos el día 15 otra etapa del curso escolar; en paz nuestra economía se recuperará; en paz continuaremos avanzando con la estrategia económica y social; tranquilos, atentos y seguros. En paz, en el presente y en el futuro, Cuba vive y vivirá”.

Artículos relacionados

5 de Septiembre

El periódico de Cienfuegos. Fundado en 1980 y en la red desde Junio de 1998.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir