En lluvias, junio, no fue tan certero

Cienfuegos figura entre las provincias más afectadas por la sequía al concluir el primer semestre de 2017. Se prevé comportamiento normal de las precipitaciones en julio

0
568
Aunque es sabido que: Agua del cielo, el mejor riego...la escasez obliga a alternativas./Foto: Ismary

Junio, históricamente el mes más lluvioso del año en la provincia, concluyó con acumulados por debajo de la norma.

Los datos, publicados en el boletín climático que cada mes emite el grupo científico del Centro Meteorológico Provincial de Cienfuegos, subrayan lo que se va convirtiendo en peligrosa tendencia durante la última década: “el predominio de acumulados por debajo de los promedios para este periodo”, y contradicen nuestro refranero con aquello de “en lluvias, junio, certero”…, ya no tan acertado.

El sexto mes de este 2017, terminó “con un acumulado de 162.4 mm, lo que representó un 66 % con respecto a la norma. (Según datos preliminares de Recursos Hidráulicos)

Y aunque el estudio de la investigadora, MSc. Sinaí Barcia Sardiñas, jefa del mencionado grupo, asegura que las precipitaciones fueron aumentando notablemente con el transcurso de cada decena del mes, -e inclusive hubo precipitaciones superiores a los 100 mm en menos de 24 horas, en localidades como Palmira y Cuatro Vientos en el macizo Guamuhaya-, los registros quedaron por debajo de la media para esta época del año.

Ni la permanencia de una hondonada casi estacionaria en el golfo de México, ni el fuerte calentamiento diurno, lograron acrecentar esos valores.

Palmira, fue el municipio más beneficiado, con acumulados por encima de los 400 mm, pero, como asegura también nuestro saber popular: …una golondrina no hace estación…

Tan es así, que “a pesar del aumento de la actividad de lluvias en la provincia, al analizar el Índice Estandarizado de Precipitación (SPI),- cálculo probabilístico, basado en largos períodos-,  se observa que un 44 % del territorio presentó déficits”.

El norte de Lajas, Rodas, Cruces y Aguada de Pasajeros así como la zona sur de Cienfuegos y zona montañosa de Cumanayagua, son las zonas más afectadas.

Cortesía del Centro Meteorológico Provincial

Y si bien de junio se esperaba más agua, es apenas el mes que culmina un segundo trimestre de 2017, igualmente escaso de lluvias que el primero. (95 por ciento del territorio presentó déficits), concentrados principalmente en los municipios de Cruces, Lajas, Rodas y Aguada de Pasajerosy el montañoso.

Pero, la alarma no es exclusiva para Cienfuegos. Basta con echar una ojeada al más reciente boletín de vigilancia del Centro del Clima, adscrito al Instituto de Metrología, para agrandar nuestra preocupación.

“Al cierre del trimestre abril – junio del 2017, un 28 % de todo el territorio nacional, estuvo afectado con sequias de corto periodo, catalogadas un 2 % como de severas a extremas, un 8 % moderadas y un 18 % débiles”, certifica la publicación.

En ese mismo lapso, alerta, “las precipitaciones se comportaron por encima de la norma en la región occidental; y por debajo en el resto del país, con énfasis negativo en la región central, cuyo acumulado de 136 mm, ubica a junio ¡entre los siete valores más bajos desde 1961!

El segundo mes del periodo estacional lluvioso (comprendido entre los meses de mayo y noviembre), finalizó con déficits en los acumulados del 39 por ciento del territorio nacional.

Y durante el semestre que concluyó, Cienfuegos está entre las provincias más afectadas, junto a Villa Clara, Santi Spíritus, y Ciego de Ávila, que repiten entre las dañadas por la sequía en el último año.

A lo que aportó negativamente el comportamiento de junio, que aportó otra cifra negativa a favor de la tendencia que marca la ulterior década, poniendo en duda el viejo proverbio, porque con tales estadísticas… tal vez en lluvias junio, deje de ser tan certero.

… Julio normal, seca el manantial …

 En el  mes de Julio, el más cálido del año en la provincia Cienfuegos, se registra un ligero aumento de la temperatura media con respecto al que le precede entre 0.3 ºC a 0.4 ºC por encima. Por eso es notable el séptimo mes del calendario, pero no por sus lluvias.

Las estadísticas, desde que se tengan noticias en la isla, coinciden en que julio es uno de los meses que menos precipitaciones aporta al período lluvioso en Cuba, debido al incremento de la intensidad del anticiclón del Atlántico y de su influencia sobre el país, lo cual produce una notable disminución de las lluvias.

Aunque sí ocurren chubascos y tormentas eléctricas, principalmente durante la tarde y primeras horas de la noche, asociadas al paso de ondas y bajas tropicales, y al calentamiento diurno.

Y a menos que un organismo tropical descargue sobre el alargado archipiélago su torrente nuboso, como ocurrió con el huracán Dennis, en  2005, el mes más seco del  período pluvioso, no debe aportar mejorías significativas en los embalses, cuyos niveles han ido disminuyendo en los dos últimos años.

El Centro Nacional del Clima lo vaticina, atendiendo a los modelos de predicción climática consultados: “se prevé un en julio ocurran totales de precipitación cercanos a lo normal en el occidente y centro del país, así como precipitaciones por encima de la norma en la región oriental”; lo que confirma el refranero: Julio normal, seca el manantial.

Foto: Ismary

Dejar respuesta