En el CEA laboran seres ¿de otra galaxia? | 5 de Septiembre.
mié. Nov 13th, 2019

En el CEA laboran seres ¿de otra galaxia?

Foto: Juan Carlos Dorado

Foto: Juan Carlos Dorado

Todo cuanto tiene relación con la Oncología muestra un toque distintivo en el Centro Especializado Ambulatorio Héroes de Playa Girón (CEA), en Cienfuegos.

Desempeño meritorio el de esos seres que escogieron una profesión dignificada solo por los grandes y valientes, aquellos que entregan y se entregan para aliviar el dolor, tanto corporal como mental, a los aquejados de cáncer.

Me refiero también a los que hoy no están por diversas causas (enfermedad u otras), quienes con su quehacer dejaron positivas huellas y la esperanza de verlos de nuevo ocupar su lugar; un ejemplo: el doctor Arnold.

Anécdotas sobre experiencias vividas en los ya cuatro años de obligadas visitas al CEA, constituyen avales confirmantes de la eficiencia en los servicios prestados, así como la seguridad profesional que posee el centro. En una ocasión, al llegar a la consulta, encontré a una muy joven doctora egresada de Villa Clara; no voy a negar que, interiormente, de momento hice resistencia al cambio, ¡qué equivocada estaba!, desde el comienzo, con sus preguntas y razonamientos, Historia Clínica en mano, nos percatamos de su preparación, no era una “improvisada”. Ahora me atiende otra “nueva”, la doctora Maylín, alguien que, por su actuar, todo indica bebió con abundancia en la fuente de los conocimientos y formación integral en la hermana provincia de la región central. Hablo de personas admirables, comprometidas con la labor que eligieron, quienes no miran el reloj con impaciencia ante una duda que deban aclarar y con frecuencia dejan pasar el horario de almuerzo y continúan indicando los “citostáticos” o las vacunas.

Importante resulta para los pacientes de la mencionada enfermedad, que ante el tratamiento a que estamos sometidos, seamos recompensados, no con lástima ni grandes expectativas, pero sí mediante la comprensión y confianza que deben llevar tanto el galeno como el resto del personal a la psiquis del enfermo; esta es la medicina que no ingerimos y sin embargo ayuda a sanar.

Esas cuestiones que debieran constituir lo cotidiano, lo que encontremos en cualquier centro asistencial, nos asombran, pero en el CEA, les aseguro, existen y no solo en los médicos de la especialidad mencionada, están en las enfermeras que laboran allí, quienes se asemejan a hadas diseñadas para aliviar el dolor, prestas a resolver las dificultades presentadas; en las secretarias de la Sala; en la visible educación de las compañeras de la farmacia, recepcionista, custodios, pantrista. Además, mensualmente debemos pasar por el Laboratorio donde Fe y el resto del equipo se arman de paciencia para lograr extraerle a nuestras arterias deterioradas el líquido necesario para el examen; la sonrisa no desaparece de sus labios, no falta la palabra oportuna para calmar tensiones, esas son muestras de humanismo, de solidaridad.

En esta “carrera contra el tiempo” otros intervienen para un diagnóstico preciso y lo hacen con mucha dedicación, como la doctora Hilda, con sus acertados ultrasonidos; Marivel y su enfermera Lourdes; Adrián, en Rayos X (recién se estrena en su segunda misión en la República Bolivariana de Venezuela); Odalys, con su apoyo incondicional ante cualquier necesidad de última hora. ¡Qué satisfacción poder contar con ellos!

Materializar un deseo cobra fuerzas: que mi hija Yudelkis, trabajadora del sector (Área V) se contamine con esa buena vibra, para que junto a sus conocimientos, entregue cada día a las personas el elixir maravilloso: amor y respeto al prójimo.

Por todo lo expuesto, es imprescindible hacerles llegar a esos trabajadores de la Salud el merecido reconocimiento y puedan apreciar lo importante que resultan para quienes, agradecidos por el exquisito trato y abnegación en su trabajo, al traspasar el umbral del CEA nos parezca estar en otra galaxia, esa que todos añoramos cuando de recibir servicios de Salud se trata.

Foto: Juan Carlos Dorado
Foto: Juan Carlos Dorado

Por Guillermina Asia Jiménez, correctora de 5 de Septiembre

Noticias relacionadas
Share

2 comentarios en “En el CEA laboran seres ¿de otra galaxia?

  1. Recién leo este artículo y me alegra saber que existen seres de otra galaxia en el CEA; nunca me he tenido que atender en ese centro asistencial, pero sí tengo que asistir asiduamente al Hospital Provincial a recibir asistencia médica y allí el trato para con los pacientes, de algunos galenos (por supuesto no son todos), deja mucho que desear, ojalá y estos a los que me refiero tomaran ejemplo y conciencia de sus homólogos del CEA, pues todas las personas que acuden a recibir asistencia médica, ya sea por un simple dolor de cabeza hasta por algo tan horrible como lo es el cáncer, es porque realmente necesitan ser atendidos, nadie va a ver un médico por gusto; entonces, yo me pregunto, ¿dónde están los principios éticos de estos galenos que a veces tal vez hasta sin quererlo nos maltratan y no nos brindan la confianza y la información que necesitamos?, ¿es tan difícil tratar con un poco de humanismo a las personas cuando acuden a un centro de salud?. Pienso que debería hacerse algo al respecto.

  2. Hola, acabo de leer este excelente artículo y con lágrimas en los ojos me digo que tengo que dar mi opinión al respecto; gracias a Dios mi diagnóstico no es el de la “LUCHA CONTRA EL TIEMPO”, pero sí un padecimiento muy díficil… Seré breve, pero igual les contaré que hace un año y medio vine a vivir para acá, para Cienfuegos, pues mi esposo es de aquí y por problemas de salud de su papá, tuvimos que tomar esta decisión. Llevaba atendiéndome en el Instituto de Ginecobstetricia e Infertilidad Ramón González Coro, de La Habana, mi médico me hizo el resumen de historia clínica para continuar el seguimiento por aquí; pues Cienfuegos es una de las provincias, después de La Habana, muy reconocida en esta esfera. Comencé las consultas… un día sentí molestias nuevas en el interior y me dijeron que había que operarme (histerectomía), pues tengo un fibroma..; como la historia en bien larga, la acorto: me mandaron con un médico, después con otro y otro y otro…, al final me dijeron que tenía que ser por mi área de salud…; fueron tantos los PELOTEOS que me dieron, que mi esposo pensó hasta comenzar los trámites para ir a Venezuela a operarme, porque de seguro allí sería más rápido. Usted se preguntará, Guillermina Asia Jímenez, ¿qué tiene que ver mi comentario con el CEA?, pues mucho, porque allí labora la doctora (Magdemi) que me está atendiendo ahora… y que no me bateó ni en la 1era. consulta que esperé por ella casí tres horas, porque estaba con las embarazadas. Esa Doctora que forma parte de la “OTRA GALAXIA”, que sin dudas es el CEA, me ha brindado lo que otros profesionales de la Salud me negaron en tan poco tiempo. Ha sido muy acertada en las consultas y en solo en un mes me ha mandado a hacer pruebas y análisis que le darán a ella en concreto lo que tiene que hacer con mi caso, además de la tranquilidad que le ha proporcionado a mi familia y a mí particularmente; con su dedicación me ayuda a superar lo que viene (operación), y creánme sin nada a cambio, porque no ha querido aceptar nada. Guillermina, aprovecho para unirme al saludo y reconocimiento a todos los que allí laboran, porque son dignos de los profesionales de la Salud que los pacientes y el país necesitan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share