En desventaja el “14 de Julio” en final azucarera

0
318
Fotos: Tomadas del archivo del 5 de Septiembre
Fotos: Nelson Alejandro Rodríguez Roque

Jugar en desventaja ha sido la letra del año para la novena del “14 de Julio” en la XXXVI Liga Azucarera de Béisbol. No podía ser de otra manera en la final, y por ende cayeron en dos de los tres choques celebrados en Cacocum, predios de su rival por el título, el “Cristino Naranjo”, de Holguín.

Tras ceder con pizarra de 18-11 previo a la suspensión del torneo, los sureños igualaron en el retorno, una jornada de desquite para Samuel “el Gato” Ruiz, perdedor otrora y ganador esta vez. Según informaciones del colega Nelson Alejandro Rodríguez Roque, el marcador les favoreció 10 anotaciones contra 6, con destaque ofensivo para Pedro Luis Cosme (dos jonrones-cuatro impulsadas) y Yosvani Lazo (cuadrangular con bases llenas), quienes sumaron ocho de las diez rayas de los rodenses.

El domingo, los campeones defensores enmendaron el daño anterior y redondearon un cómodo marcador de 13-6. De acuerdo con la reseña de Rodríguez Roque, Juan Alberto Cruz transitó toda la ruta, con siete ponches a su haber. Los muchachos del “Cristino Naranjo” despacharon siete pelotas más allá de los límites, con par de bambinazos respectivos de Rubén Prieto, Yunior Aguilera y Olexis Infante y uno de Rainel Rodríguez. Ángel Luis Manduley (5-3) y Alaín García (5-4) también se ensañaron con el pitcheo sureño.

Por los visitadores Pedro González disparó un jonrón y Pedro Luis Cosme (5-3) volvió a sobresalir aluminio en ristre. En cambio, fue una mañana aciaga para el peligroso toletero Yosvani Lazo (5-0; dos ponches), neutralizado por los envíos del derecho calixteño Cruz. A Noelvis Hernández, refuerzo espirituano encargado de la apertura, se le registró el descalabro.

En tales términos regresa a su batey la novena del “14 de Julio” para el cierre final. Pactados están cuatro choques, si bien los holguineros solo precisan dos victorias para mantener su corona. Los locales, por su parte, tienen la obligación de imponerse en tres de ellos y así reeditar el dulce triunfo de las temporadas 2010 y 2011. Contra la pared están los de casa, sí; pero hasta ahora eso no ha sido sinónimo de derrotismo, necesariamente.

Dejar respuesta