En Cienfuegos: enfermera guardiana de todas las horas | 5 de Septiembre.
jue. Dic 12th, 2019

En Cienfuegos: enfermera guardiana de todas las horas

Parte del colectivo de Enfermería del Hospital Dr. Gustavo Aldereguía Lima./ Foto: Efraín Cedeño

Yulié Mora Pérez es una joven de estos tiempos, a no dudar. Cuando se graduó de enfermera, lo hizo pensando en convertirse en una de las buenas y no ha cejado en sus propósitos: licenciada en Enfermería, especialista de 1er. grado en Urgencias y Emergencias, máster en Urgencias Médicas, y en estos momentos cursa el Doctorado en Ciencias de la Enfermería. Tiene una hija quinceañera y es madre soltera, de modo que sus tareas cotidianas se duplican.

“Comencé el doctorado hace tres años, cuando por vez primera la convocatoria llegó a Cienfuegos, en su cuarta edición. Presentamos la documentación, y tuve la suerte de ser seleccionada. Somos tres enfermeras de la provincia, como parte de un grupo creado en Villa Clara, e integrado por representantes de los tres territorios centrales. Sentí que era una enorme responsabilidad y cuánto se recargaría mi tiempo, ya de por sí escaso, pero era parte de mi meta, y el momento preciso, de modo que lo asumí”.

A mi pregunta de que si no se ensancharía su horizonte al concluir, y entonces Cienfuegos ya no resultara escenario laboral para una enfermera doctorada, dijo:

“El tema de mi tesis se ajusta perfectamente al trabajo que desempeño en el Hospital; lo hemos ‘tallereado’ y sobre el mismo he publicado artículos en revistas médicas. Se nombra Seguridad del paciente, eventos adversos. Y el tema en sí de la tesis, es un sistema de notificación de eventos adversos en la Unidad de Cuidados Intensivos Polivalente del Hospital Gustavo Aldereguía Lima, donde he desempeñado mi trabajo como enfermera. Como puedes apreciar, y respondiendo la pregunta, se trata de un tema muy afín con el Hospital, de mucha utilidad y poco tratado.

“Diseñar un registro de notificaciones sobre eventos adversos, a partir de un sistema de vigilancia en la Unidad de Cuidados Intensivos. Allí la mayoría de los pacientes permenecen en estado crítico, y entonces estaría relacionado con el cuidado, la ventilación mecánica como soporte vital; tiene que ver, además, con transfusiones de hemocomponentes y hemoderivados, así como con el funcionamiento de toda la tecnología empleada en mantener con vida a los pacientes.

“Cuando ocurre un evento adverso relacionado con todos estos procederes, el registro diseñado nos permitirá, primero, identificar las causas y los factores predisponentes para que ocurriera el posible fallo, y así determinar si hay segundas y terceras víctimas en la institución asistencial. Pero la principal utilidad que tendría este registro sería preservar la vida y la integridad del paciente, y aprender de los errores, más que buscar un culpable”.

Te refieres a segundas y terceras víctimas, ¿podrías abundar sobre el tema para ilustrar a los lectores del “5”?

“Las segundas víctimas son pacientes que acuden a una institución médica y por un error, ya sea humano o en la tecnología, agudizan los síntomas y empeora su estado de salud; y las terceras, pues constituyen el personal de la unidad asistencial vinculado con este evento adverso. De ahí la importancia de mi trabajo de tesis, que busca no victimizar y sí sacar experiencia de estos fallos para reducirlos al mínimo.

“Se trata de crear una cultura entre pacientes, familiares y profesionales, un programa que comenzó a tomar fuerza allá por 2008, y entonces yo era la coordinadora del mismo. Es un tema que incluso se trataba en los papiros antiguos, y sobre el que he aprendido mucho en las revisiones bibliográficas. Me he visto obligada a aprender hasta de Historia, y todo ello será para bien de este Hospital, desde mi ‘pedacito’, que es la Unidad de Cuidados Intensivos donde soy la jefa de Enfermería. Allí los pacientes disponen de acompañamiento de los familiares a partir de las 12 del día. Sin embargo, se ejecutan, por la gravedad de los casos, procesos complejos que deben ser monitorizados. Tengo muchas expectativas para el trabajo futuro, porque estoy segura de que mi tesis elevará la calidad de los servicios que ya presta este, mi hospital”, concluye.

Yulié Mora Pérez, enfermera del Hospital Gustavo Aldereguía Lima, de Cienfuegos. / Foto: Cedeño
Yulié Mora Pérez, enfermera del Hospital Gustavo Aldereguía Lima, de Cienfuegos. / Foto: Cedeño
Noticias relacionadas
Share

5 comentarios en “En Cienfuegos: enfermera guardiana de todas las horas

  1. Saludos desde la DPS , con mucho respeto y admiración a todas las enfermeras que desveladas cuidan de sus pacientes, son digno ejemplo de sacrificio, humanismo y entrega.

  2. de parte de la familia de zenia tu compañera, felicidades yuliet, se merece todo eso, muy buena profesional el sacrificio siempre vale la pena sigue asi.

  3. Buenas Tardes, interesante artículo Magalys…..sobre todo porque habla del sacrificio que hace esta profesional de la Salud, por elevar la calidad de los servicios del Hospital, que lo siente como suyo, “mi hospital”. Que lastima que exista personal que labora en la Salud que evidentemente no siente como suyo “el hospital”. Es reconfortante para los pacientes que ante el tratamiento a que estamos sometidos, seamos recompensados, no con lástima ni grandes expectativas, pero sí mediante la comprensión y confianza a la psiquis del enfermo; esta es la medicina que no ingerimos y sin embargo ayuda a sanar. Felicidades a esta Enfermera por su abnegación, dedicación y profesionalidad. Saludos.

    1. Usted lleva mucha razón en lo que dice, en ese Hospital de Cienfuegos hay un colectivo muy profesional y humano, que se entrega, aun cuando el salario debiera compensarlos, en las guardias, los cirujanos, las salas, las consultas externas, laboratorio… es verdad que no todos los trabajadores de la Salud son desprendidos y solidarios, como debiera ser, son sencillamente el resultado de ser profesionales sin vocación, pero no es la mayoría. Es un Hospital con muy altos estándares de calidad y cuando así no funcione, existen los mecanismos para quejarse, que nadie salga de allí sin que una inquietud no sea resuelta, y deben exigir por ello, porque hablar luego en la calle, los coches o el barrio, no tendrá efecto, gracias por comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share