Emergencia del Hospital de Cienfuegos: más allá de los muros

En coautoría con Zulariam Pérez Martí

Las series televisivas han roto el imaginario sobre los centros de emergencia. Una y otra vez surgen nuevos argumentos para volcar el entretenimiento puertas adentro de un hospital, y visualizan algo así como lo que usted no vio mientras estaba desconectado de la realidad.

Una y otra vez cuelan por el iris historias de médicos superhéroes, de enfermeras imprescindibles, de asistentes brillantes, camilleros lectores y auxiliares de limpieza con una agilidad extrema. Tanto se ha visto que cuando la vida te ubica en ese espacio miras a todos lados en busca de similitudes, de imágenes archiconocidas, de cámaras ocultas y piensas que, lejos de todo eso, serás salvado por el protagonista del drama emergente.

A diferencia del resto de las provincias de Cuba, Cienfuegos cuenta con un solo Centro Provincial de Emergencias Médicas (CPEM), activo las 24 horas, y bajo la dirección del Hospital Universitario Dr. Gustavo Aldereguía Lima (HGAL). Allí son atendidos como promedio 340 pacientes diariamente, un espacio físico que jamás duerme. Entrar resulta un compendio de capítulos que aunque se compenetran entre sí ninguno es igual.

Servicios especializados

Puertas adentro una enfermera clasificadora debe recibir a los pacientes y con las especificidades de la dolencia ella misma indica hacia qué consulta dirigir los pasos. Esta “arrancada inicial”, aunque parezca rutinaria y “hasta hablar doble”, como lo califica un cienfueguero, es indispensable dentro de la dinámica que existe en esa área del Hospital Provincial.

Foto: Juan Carlos Dorado

Foto: Juan Carlos Dorado

Desde hace varios años se aplica allí el Código de Colores, un método internacionalmente reconocido para clasificar las urgencias: Código Rojo (resucitación, atención de forma inmediata), Código Amarillo (urgencia médica, puede esperar hasta 60 minutos) y Código Verde (urgencia menor, tiempo de espera hasta 2 horas). Tales precisiones no quedan en un mural colorido, sino que lleva implícito un buen engranaje entre equipo médico y los asistentes de guardia, algo que se ha logrado en el HGAL y ha salvado incontables vidas durante años.

Antes de tocar la puerta de la consulta usualmente hay una cola de espera, algunas casi a punto de colapsar: Medicina Interna, Ortopedia, Cirugía y Ginecobstetricia clasifican entre las más complejas, al ser servicios que generalmente no se encuentran en los demás eslabones del sistema cubano de salud.

Actualmente el 52 por ciento de quienes llegan al CPEM tipifican como código verde, o sea, su patología puede ser tramitada en la atención primaria, y aunque ese indicador ha disminuido en los últimos meses, todavía resulta una carga para la resolutividad del servicio de emergencia en el HGAL.

Al interior de la consulta

Los locales de las consultas son pequeños. A veces, confluyen en estos sitios especialistas, estudiantes, residentes, pacientes y acompañantes, todos al mismo tiempo, una escena que visualmente parece un gran molote de personas; eso va en contra de la privacidad, de la concentración del médico y en algún momento habrá que resolverlo”, comenta el Dr. Jocelín Moreno Torres, jefe del Centro Provincial de Emergencias Médicas.

Sobre este particular la cienfueguera Ángela Gómez Reyes, de 56 años, opina que “las puertas no tienen llavines y la gente interrumpen al médico una y otra vez; yo no pudiera concentrarme con tantas personas hablándome a la vez”, dijo.

De 8:00 a.m. a 4:00 p.m. en Medicina Interna concurren cinco especialistas, “quienes se dedican en exclusivo a los casos de Medicina, que tiene un líder, el Dr. Raúl Nieto Cabrera, por su experiencia y visión de riesgo. También hay otro permanente en la Sala de Observación, quien valora y recurre a las interconsultas de las especialidades”, esclareció Moreno Torres.

Caminar por los pasillos medio oscuros —faltan luminarias y sobran mosquitos en ambas alas—, es como recapitular las escenas de máximo movimiento en las series televisivas, hay batas blancas por doquier. La gente va y viene, con maletines, con ventiladores, con un pomito de agua, con unos refrescos…

Actualmente el 52 por ciento de quienes llegan al CPEM tipifican como código verde, o sea, su patología puede ser tramitada en la atención primaria. /Foto: Juan Carlos Dorado

Actualmente el 52 por ciento de quienes llegan al CPEM tipifican como código verde, o sea, su patología puede ser tramitada en la atención primaria. /Foto: Juan Carlos Dorado

Uno de los lugares más pulcros es la Unidad de Cuidados Intensivos Emergentes o Código Rojo, equipado con una dotación de camillas para hacer más resolutiva la asistencia, tiene viabilidad para trasladar a los pacientes hasta el tomógrafo. Es un servicio evaluado y acreditado.

Lea también: Dr. Raúl Nieto Cabrera, un médico imprescindible de nuestro Hospital 

Como promedio recibimos doce pacientes a diario. Llegan en estado crítico y los enfermeros juegan un papel determinante: deben ser ágiles, porque pueden coincidir varios pacientes con necesidad de ser acoplados (…) Yo vivo orgullosa del personal de esta unidad, somos un equipo”, dijo la MsC Bárbara Yera Ceballo, enfermera con 25 años de experiencia en atención al grave.

Mientras, en la Unidad Quirúrgica de Emergencia, aun sin todos los requerimientos deseados, se salvan muchas vidas, tantas que muchos ni imaginan. Allí la serenidad resulta clave. Está ubicada muy cerca del Código Rojo, y ello implica inmediata la atención en casos de accidentes, o en los que se requiere una rápida actuación quirúrgica.

A la Maternidad, otra de las fortalezas del CPEM, llegan un número importante de mujeres, tanto de la zona urbana como rural, en busca de un tratamiento o seguimiento del embarazo. Los especialistas se mueven entre las salas y las consultas de emergencia, un sistema bien operativo.

Durante la entrega de guardia se le informa al equipo médico la disponibilidad de medicamentos en el territorio y en la institución sanitaria, algo importantísimo por la escasez de un grupo considerable de fármacos y aditamentos médicos en la red cubana y que luego puede repercutir en la satisfacción del enfermo.

Este Cuerpo de Guardia no es el más perfecto en infraestructura, pero está organizado y tiene bien identificado cada lugar de atención en dependencia de la especialidad, de la patología; los médicos que permanecen en Código Rojo son especialistas en Terapia Intensiva, avalados, capacitados y entrenados para brindar atención diferenciada a pacientes críticos, y este team también tiene especialistas en Medicina Interna, servicio acreditado recientemente”, reconoció el Dr. Leonardo Gómez Carcassés, subdirector de Urgencias.

Balance de insumos y medicamentos durante la entrega de guardia. /Foto: Juan Carlos Dorado

Balance de insumos y medicamentos durante la entrega de guardia. /Foto: Juan Carlos Dorado

Retos… ¿grabaste?

En la actualidad uno de los puntos de más insatisfacción en la población anda sobre ruedas: camillas y sillas. Ambas afectadas por la poca disponibilidad (16 de las primeras y siete de las segundas en emergencia) y también por las constantes roturas que padecen. Tampoco se cubre totalmente el personal que las maneja, algunas buenas noticias andan caminando bajo la custodia de la nueva dirección del Hospital, de concretarse todo quedaría resuelto.

El tema de la limpieza y funcionalidad de los baños no deja de preocupar a los cienfuegueros. La tarea parece sencilla, pero en realidad cuando destapas la caja de Pandora muchos de sus males apuntan al ciudadano común y no a la entidad misma.

Relacionado: El Hospital y la vida

En dos meses se han robado más de seis llaves del lavamanos en el área de Ortopedia y de igual modo ocurre con los otros. Rompen los descargues, tupen los inodoros o se llevan el pestillo de la puerta. Resulta muy difícil mantenerlos activos y limpios si la población no cuida ese entorno (…) Hemos pensado en arrendarlos a alguna cooperativa, todavía no la encontramos y aunque haya que pagar un peso será muy diferente este servicio”, apunta la Dra. Yagen Pomares Pérez, recién nombrada directora del HGAL.

Otras de las aristas resolutivas del CPEM descansa en contar con su propio laboratorio, el cual trabaja 24 horas y está diseñado además para que las técnicas se muevan por toda el área y así facilitar los trámites. Ahora un tanto limitado por las roturas de dos equipos especializados, lo cual enlentece el servicio.

Estamos en un momento oportuno para traspasar los muros del Hospital, y me refiero a afianzar la interrelación con la Atención Primaria, si hoy hemos logrado reducir el número de pacientes que llegan con patologías sin riesgo para la vida, se debe a esos médicos jóvenes que son respaldo nuestro. Logramos bajar de un 70 a un 52 por ciento, y creo que se debe, en buena medida al trabajo desarrollado de conjunto”.

A estas alturas es preciso recordar el comportamiento que debe mantener todo aquel que concurre al centro y el respeto que merece el personal de Salud, sin usar improperios o esgrimir amenazas, actitudes denigrantes; y en la misma medida, el derecho del paciente a ser atendido con ética y profesionalidad, dentro de esos muros que son un reino a la vida. Bien pudieran ellos ser protagonistas de una serie… 

Magalys Chaviano Álvarez

Magalys Chaviano Álvarez

Periodista. Licenciada en Comunicación Social por la Facultad de Ciencias Sociales y Humanísticas de la Universidad de Cienfuegos.

4 Comentarios en “Emergencia del Hospital de Cienfuegos: más allá de los muros

  • Avatar
    el 28 noviembre, 2019 a las 4:26 pm
    Permalink

    En eso hay toda la razón, la atención primaria es pésima y nunca resuelves el problema a ese nivel y no queda de otra: irse para el Hospital Provincial, que tampoco es tan buena pero al menos te ven doctores con experiencias, que trabajan en pésimas condiciones también y con un nivel de hacinamiento y falta de privacidad que a los pacientes nos hace sentir tan mal como nos sentimos con la dolencia que llevamos.

    Respuesta
    • Avatar
      el 29 noviembre, 2019 a las 2:18 pm
      Permalink

      Estimada Taty, gracias por leernos y comentar, ustedes, los lectores, son nuestra razón de ser. Ayer pasé por el Hospital y ya está casi terminada la reparación en la Sala de Observaciones, información que podrá leer más adelante en este sitio, camas nuevas, otras arregladas, pintura, cambio de carpintería, más confort y calidad en la estancia de médicos y pacientes, los trabajos están a cargo de la gente de la Termoeléctrica, empresa líder en eficiencia y calidad, excelete trabajo. (I)

      Respuesta
      • Avatar
        el 29 noviembre, 2019 a las 2:21 pm
        Permalink

        Sigo con Taty… de ahí van para las consultas y locales de Cuerpo de Guardia para dejar los locales con las condiciones de prestar asistencia con privacidad y tranquilidad, tanto para pacientes como para el personal de Salud, que pasa ahí 24 horas cada semana. Esperemos se cuide y se mantenga, gracias por leernos y comentar

        Respuesta
  • Avatar
    el 25 noviembre, 2019 a las 3:23 pm
    Permalink

    Si la atencion primaria no fuera ,de forma general,tan pesima ,no sucederia eso.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir