Embotelladora Ciego Montero: donde brota agua con eficiencia y calidad

Embotelladora Ciego Montero: donde brota agua con eficiencia y calidad

Embotelladora Ciego Montero: donde brota agua con eficiencia y calidad

El misterio de las aguas de Ciego Montero, además de dar lugar a una hermosa leyenda, radica en que es rica por su composición química, minero-medicinal. /Foto: Modesto Gutiérrez Cabo

En los llanos de Ciego Montero, la naturaleza hizo milagros al dotar a esa zona geográfica de una de las mejores aguas termales y minerales de Cuba. A punto de arribar a sus 45 años la Embotelladora, perteneciente a la Empresa Mixta Los Portales S.A., también hace prodigios en la producción. 

Los niveles de eficiencia alcanzados en 2018, develan a una fábrica en ascenso paulatino en su economía y la calidad del producto destinado al mercado en divisa, tanto de la red hotelera y extrahotelera, como en el giro del comercio, en específico las unidades y tiendas pertenecientes a las corporaciones cubanas y de capital mixto. Tan es así que esa entidad, ubicada en el municipio de Palmira, perteneciente al territorio de Cienfuegos, obtuvo el pasado mes de octubre el Premio Provincial de la Calidad.

Revolución tecnológica

Embotelladora Ciego Montero: donde brota agua con eficiencia y calidad
Eduardo Álvarez Puigbert, director general de la Embotelladora de agua mineral Ciego Montero, perteneciente a la Empresa Mixta Los Portales S.A, en el municipio de Palmira. /Foto: Modesto Gutiérrez Cabo

Eduardo Álvarez Puigbert, director general, refiere que desde 1994 comenzó una revolución tecnológica en la industria al funcionar como empresa mixta y luego asociada a la compañía Nestlé, en un proceso que buscó alcanzar grandes ahorros energéticos, sustitución de importaciones y elevar los niveles productivos.

El impulso mayor llegó en los últimos cuatro años cuando instalaron compresores nuevos autorregulables, una sopladora considerada de las más modernas de América Latina y redujeron con ello el 50 por ciento del consumo de energía.

Con la instalación de la sopladora disminuyó el peso de la preforma, por ello entre 2015 y 2016 tuvimos un ahorro por disminución de peso de 168 mil toneladas, acotó el director. En la embotelladora hay resultados palpables en la sustitución de importaciones, porque ya el ciento por ciento de las proformas de los envases y las etiquetas de las botellas son producidas en Cuba, y únicamente continúan la importación de las tapas.

Álvarez Puigbert aseguró que de igual forma incrementó en un 2,6 por ciento la producción, en los formatos de 500 y mil 500 de la línea uno y cinco mil mililitros de agua en la línea dos. Este desarrollo va de forma ascendente y en espiral –indicó el directivo- con hitos importantes como lo logrado tras seis meses de haber instalado el Sistema de control a distancia de los pozos, el cual permitió un ahorro del líquido vital sin precedentes.

Ahorro y eficiencia

Ángel Friero Guzmán, jefe de producción de la planta añadió que ahora para embotellar un litro de agua extraen del pozo 1,25 litros, de los 2,75 que consumían años atrás, porque “este mecanismo permite conocer la información precisa y en tiempo real de los parámetros de funcionamiento de cada pozo, la temperatura del agua, la conductibilidad del líquido termal, y la profundidad a la cual extraemos el producto”.

Ese sistema analiza la cantidad de agua que precisa la línea y ajusta los volúmenes de extracción de los pozos, mediante radio frecuencia. También se instaló un tanque de “pulmón” de 40 mil litros, allí logramos el primer ahorro al crear esa reserva de dos horas que da cobertura al proceso de la planta, y permitió ajustar los caudales de extracción.

Para este año el plan del colectivo de 74 trabajadores asciende a 724 mil 690 hectolitros en los diferentes formatos.

El Premio Provincial de la Calidad, otorgado a esta empresa en octubre último, viene a reconocer todos los esfuerzos por la eficiencia, donde resaltan el uso de las normas internacionales en la inocuidad del producto final.

La planta se inauguró en el año 1974 y en 1994 fue la primera fábrica en Cuba en introducir la tecnología PET*. Según los estudios de especialistas cubanos, las reservas de agua están calculadas para unos 25 años, con una precipitación estable.

 

 

Noticias relacionadas
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share