Elefantes: Viento en popa

Antes del inicio de la 60 Serie Nacional de Béisbol, varios especialistas no incluyeron a Cienfuegos entre los favoritos para clasificar hacia la postemporada. Pero tras el primer tercio del certamen, los Elefantes han demostrado que el excelente desempeño de la campaña anterior no fue casual, y se encuentran al acecho de la mismísima cima de la tabla de posiciones.

El tremendo paso ofensivo del conjunto sigue llamando la atención de todos. Ya los dirigidos por Alaín Álvarez eran los que más bateaban en el torneo luego de los primeros 25 juegos, con un astronómico promedio colectivo de 351. También lideraban los triples (17), el OBP (439) y el Slugging (512). Además, marchaban segundos en carreras anotadas (191), hits (304) e impulsadas (176), mientras eran terceros en boletos recibidos (123) y los sextos que menos ponches se tomaban (110). Quizás la producción de largometraje ha sido escasa (19), solo superior a la Isla (17), Sancti Spíritus (12) y Villa Clara (10), así como las bases robadas (siete en 14 intentos), aunque este último apartado se explica al paso arrollador de la manada, casi siempre con diferencia ganadora en el marcador.

En el orden individual se hace difícil destacar nombres, pues prácticamente todos se encuentran encendidos madero en ristre. Los veteranos Soriano e Ibáñez ya se acercan a sus números habituales y conforman junto a Pavel Quesada el trío de máximos remolcadores del plantel. El máscara Richel López ya andaba por 357 y 17 empujadas, mientras César, Luis Enrique y Daniel Pérez Pérez continuaban su extraordinario desempeño desde el cajón de bateo. Uno que ha cedido algo en los últimos choques es Vicente Mateo, aunque material tiene para reencontrar su forma.

El pitcheo sin dudas se ha recuperado, y aunque marchaba en el puesto 13 con 6, 22 limpias permitidas por choque, hoy muestra una cara bien diferente a la del inicio. Mucho han influido las últimas actuaciones de Adrián Bueno, ya con dos éxitos a su cuenta, y de Carlos Damián Ramírez, con dos ganados y seis salvamentos. No obstante, el gigante Yasmany Ínsua es el máximo triunfador, con cuatro sonrisas. Colectivamente, los lanzadores de Cienfuegos eran los terceros que menos ponchaban (96) y los cuartos que más transferencias otorgaban (121), aspectos donde sin dudas deberán mejorar.

En cuanto al fildeo, los Elefantes se ubicaban en la séptima plaza de la lid, con un aceptable 977 de promedio, producto de 22 errores en 966 lances. Aquí las palmas para el inicialista Pérez Pérez, sin pifias en un total de 26 compromisos jugados.

Algo que ha aprovechado muy bien Cienfuegos ha sido la condición de local. En su cuartel general del estadio 5 de Septiembre han efectuado 18 desafíos, de los que han salido airosos en 13 ocasiones.

Carlos E. Chaviano Hernández

Carlos E. Chaviano Hernández

Periodista y Director de programas de televisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir