Elefantes de Cienfuegos: plantar bandera

Con una atípica dosis de novedades tuvo lugar este jueves el abanderamiento de los Elefantes de Cienfuegos para la ya cercana 56 Serie Nacional: aconteció junto al mar, en el ranchón del Centro recreativo Villena –por ende, a la sombra, agradecido milagro-; justo el día en que el COI confirmó el regreso del béisbol a los Juegos Olímpicos de Tokío 2020 y con una bandera nueva, ¡al fin! pues la anterior ya daba vergüenza y no precisamente deportiva…

Cuando pocas cosas parecen resucitar el entusiasmo pelotero en la provincia –y entiéndase país por extensión- los verdinegros muestran una cara bastante optimista. La estabilidad del equipo en las últimas temporadas, la maduración de algunas de sus figuras noveles, la asumida responsabilidad de los más experimentados y el regreso del receptor Osvaldo Arias y el jardinero Lázaro Rodríguez parecen ponerle un extra a la temporada, amén de la nueva estructura y lo complejo de una eventual clasificación.

En nómina, el team no luce muy inferior al resto de los rivales de campaña: “contamos con 14 lanzadores, seis zurdos y ocho derechos; de hecho, tres de los cinco abridores serán zurdos, informa Dessy Lomba, uno de los entrenadores del área. Tenemos tres relevos largos, tres acomodadores y dos cerradores: así se va a comportar nuestro staff, con figuras jóvenes y otras experimentadas y yo lo veo bastante bien para enfrentar la competencia”.

Sobre la grama, en cuestiones de defensa, destaca “la versatilidad de los jugadores, capaces de rendir en las diferentes posiciones, tanto del infield como en los jardines, añade Jorge Rodríguez, integrante del cuerpo de dirección. En la ofensiva nuestra herramienta principal será la velocidad, la rapidez en bases, y debemos sacarle provecho tratando de acumular hombres para que los encargados de empujar, dígase Soriano, Adil, Osvaldo, Ibáñez… puedan hacerlo con éxito”.

Previo a la fecha, y más visible durante el torneo del Sub 23, crecían las interrogantes en torno al estado del diamante de casa, fundamentalmente por el estado de sus colchones. Aunque haya cambiado funciones de administrador de la instalación a comisionado de la disciplina, Liván Angarica siempre tiene respuestas sobre el cuartel general de los paquidermos:

“Sucede que no está toda la lona necesaria para repararlos, aclara. Por eso se arreglarán los de peor estado y se montarán hasta que llegue la materia prima: entonces se concluirá el acolchonamiento total del “5 de Septiembre”. Poco a poco; pero tranquilos, el próximo domingo el estadio va a tener todos sus colchones puestos”.

Con la calurosa bendición del sol de agosto y las intensas lluvias vespertinas, dará inicio este domingo la 56 edición del clásico criollo. Sumando al tema de las novedades, durante el primer desafío de cada subserie serán presentados todos los integrantes de ambos equipos, ante el reconocido desconocimiento de muchos atletas por parte de sus propias aficiones… por causas archiconocidas, aunque suene a trabalenguas.

Así, a las dos de la tarde subirá “Paporo” Sánchez al montículo en el duelo inaugural frente a Villa Clara en lo que pinta a buen espectáculo para el estreno. Las coordenadas no cambian, solo falta quienes aún deseen plantar bandera por su equipo.

 

Darilys Reyes Sánchez

Darilys Reyes Sánchez

Licenciada en Periodismo. Graduada en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas en 2009

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir