Elefantes de Cienfuegos: El espectáculo en casa

Aunque la paridad del campeonato —no medida necesariamente en sus parámetros más elevados— impide una exacta calificación entre rivales “fuertes” y “débiles”, también es cierto que unos equipos inspiran más “respeto” que otros. Y si bajo esos argumentos, Artemisa y Mayabeque no fueron los más “serios” oponentes en el inicio, tocó a Industriales y a Matanzas subirles la parada a los Elefantes de Cienfuegos, y a estos, responder a la altura de las circunstancias.

Muy joven es todavía la Serie para respaldar estadísticas y posicionamientos en la tabla general. El equipo va bien —lo cual no es sinónimo de imbatible—, y con fortalezas y debilidades, planta cara sobre el terreno: según los mida el adversario, según las afronten desde lo interno. Algunos movimientos desde la reserva confirman las necesidades: “del listado divulgado inicialmente con 32 atletas, bajamos a Jorge Zúñiga (jardinero) y José Manuel Gutiérrez (lanzador), y subimos a los pitchers Alex Pérez y Camilo Ballester. Teníamos en principio doce lanzadores, ahora hay uno más, por tratarse de nuestro conocido Talón de Aquiles. Además, Abel Campos se encuentra bajo tratamiento médico por una lesión a nivel de la columna; va mejorando, aunque todavía demora un poco su reincorporación”. Y así, equilibrando roles, van manejándose con las expectativas.

Como otro complemento del espectáculo, casi igual de importante, está el público. Notable fue la concurrencia a las gradas del “5 de Septiembre” durante la subserie de los Elefantes de Cienfuegos contra los Azules, de domingo a martes. Según la estadística oficial —siempre por debajo del número real, por varios factores—, el comportamiento de asistencia estuvo sobre las 3 mil personas cada día. Tiempo ha desde que no presenciábamos algo así. El buen paso de la manada, la entrada de César Prieto y la presencia de Industriales triangularon tamaño éxito; sin embargo, las buenas se tornaron contradictorias al no existir en la instalación las condiciones en el plano gastronómico para satisfacer a los allí reunidos.

Era imposible prever este comportamiento de la audiencia, cierto; pero ahora es preciso responder a ello, porque lo que sí resulta preciso es mantenerlo. Solo unos pocos vendedores por cuenta propia no alcanzaron para responder  a las exigencias de los concurrentes, muy a pesar de la lluvia. Con el Sub 23 la estrategia fue más abarcadora, al involucrar a diferentes empresas y organismos, aunque solo en la fase final del certamen. Ahora, en cambio, se requiere una proyección a más largo plazo, contando, por supuesto, con el mejor de los escenarios.

Nos propusimos ir por más: entonces toca, en todos los sentidos.

Según la estadística oficial -siempre por debajo del número real, por varios factores- el comportamiento de asistencia estuvo sobre las 3 mil personas cada día./Foto. Darilys Reyes
Según la estadística oficial -siempre por debajo del número real, por varios factores- el comportamiento de asistencia estuvo sobre las 3 mil personas cada día./Foto. Darilys Reyes
Darilys Reyes Sánchez

Darilys Reyes Sánchez

Licenciada en Periodismo. Graduada en la Universidad Central Marta Abreu de Las Villas en 2009

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir