Elecciones de medio término en EE.UU., el momento del desenlace

Si los demócratas obtienen la mayoría en la Cámara de Representantes podrán bloquear o retrasar los planes del mandatario estadounidense

0
139
Los estadounidenses deben decidir hoy si restringen al jefe de Estado y al partido Republicano después de dos años de una presidencia demagógica que amplió las divisiones nacionales y se desarrolló en un torrente de escándalos. /Foto: Reuters

La campaña electoral desarrollada en Estados Unidos desde hace meses tendrá hoy su desenlace con la celebración de unos comicios de medio término considerados decisivos para el futuro de esta nación.

Si bien es cierto que en el país norteamericano, marcado por continuos procesos electorales, cada cita con las urnas llega con hiperbolizados calificativos que la muestran como más importante o singular que las precedentes, este año ese parece ser realmente el caso.

Lo que está en juego hoy, según muchas fuentes, no es solo la correlación de fuerzas que habrá en el Congreso a partir de enero, sino el modo en que los estadounidenses aceptan o rechazan el modelo de gobierno, y de nación, planteado por el presidente Donald Trump.

De ahí que estas elecciones de mitad de mandato son consideradas, en gran medida, como un referendo acerca de la gestión del mandatario republicano, quien al cabo de casi dos años de administración marcada por la controversia y los escándalos, mantiene una base sólida, pero también un alto índice de desaprobación.

Una señal del significado de estos comicios puede verse en las votaciones anticipadas, donde participaron más de 36 millones de votantes, una cifra muy superior a los 27,2 millones que ejercieron el sufragio por adelantado hace cuatro años, según dijo al portal Politico el profesor Michael McDonald, de la Universidad de Florida.

La principal afluencia, sin embargo, se registrará este martes, cuando los centros de votación estarán abiertos la mayor parte del día, con horarios que pueden ir desde las 06:00 y las 08:00 hasta las 18:00 y 21:00, según lo establecido no solo a nivel estatal, sino también en los condados y ciudades.

El nombre de Trump, lógicamente, no aparecerá en ninguna de las boletas que los electores tendrán en sus manos en esta jornada, pero la forma de medir la aceptación o no del mandatario será mediante el terreno que logren conservar los republicanos o las ganancias que alcancen los demócratas.

Tras dos años sin presencia en la Casa Blanca y sin mayoría en ninguna de las dos cámaras del Congreso, estos últimos tratarán de sumar tantos escaños legislativos como les sean posibles para obtener el control, al menos, de una de las dos instancias del Capitolio.

En el caso de la Cámara de Representantes, hoy se elegirá a sus 435 miembros, y es en ese órgano donde la formación azul cuenta con más posibilidades de hacerse con la superioridad, de acuerdo con lo indicado por la mayoría de las encuestas.

Sin embargo, para hablar del término ‘ola azul’ frecuentemente empleado para hablar de un posible avance de esa fuerza política, los demócratas no deberían conformarse solo con alcanzar los 23 asientos necesarios para dominar la Cámara Baja.

Por lo general, el partido del presidente en el cargo suele ser relegado en esa instancia legislativa en las elecciones de medio término, de ahí que un verdadero auge demócrata implicaría conseguir mucho más que el número mínimo de escaños requeridos para imponerse.

La fuerza azul precisa un éxito contundente en la Cámara, además, porque en el Senado sus opciones son mucho más restringidas, con grandes probabilidades de seguir dos asientos por debajo en el órgano de 100 miembros, e incluso, de perder algunas posiciones.

En este día de comicios también se elige a los gobernadores de 36 estados y de tres territorios, y a ese nivel los demócratas tienen muchas posibilidades de ganar el control de cargos actualmente en manos de republicanos, según pronósticos del portal FiveThirtyEight.

Según muchas fuentes, lo que está en juego hoy no es solo la correlación de fuerzas que habrá en el Congreso a partir de enero, sino el modo en que los estadounidenses aceptan o rechazan el modelo de gobierno de Trump. /Foto: Reuters

Del mismo modo que estuvo presente en las carreras por el Congreso, con el apoyo a muchos candidatos en las redes sociales o en decenas de mítines de campaña realizados alrededor del país, Trump dio su respaldo a los aspirantes republicanos al puesto de gobernador en varios lugares.

Los resultados de medio término darán forma a los dos primeros años del mandato de Trump y establecerán el panorama para la campaña de reelección que ya está en marcha, consideró sobre este proceso el diario USA Today.

Para la televisora CNN, en tanto, los votantes deben decidir hoy si restringen al jefe de Estado y a su formación política después de dos años ‘de una presidencia demagógica que amplió las divisiones nacionales y se desarrolló en un torrente de escándalos’.

En los últimos meses las partes se enfrentaron en temas como la atención médica, la inmigración, la educación, los impuestos o la seguridad fronteriza, pero, señaló la cadena, Trump centró la campaña en sí mismo.

Dada su fuerte implicación, un éxito republicano daría aún más fuerza a su agenda y a su discurso; aunque, en esa misma línea, también deberá cargar una gran parte de la responsabilidad si ocurriera un gran avance demócrata.

Tras centenares de encuestas, análisis y proyecciones, Estados Unidos vive el día decisivo; pero en lugar de marcar un cierre, esta jornada seguramente abrirá una nueva puerta, ahora hacia 2020. (Texto: Martha Andrés Román)

Dejar respuesta