El sueño que les quita el sueño

3
1482
Dotado de un software, este moderno equipo permitiría estudiar los trastornos del sueño Fotos: Ismary Barcia Leiva
Dotado de un software, este moderno equipo permitiría estudiar los trastornos del sueño Fotos: Ismary Barcia Leiva

Se gestó en la mente del actual director provincial de salud, doctor Salvador Tamayo Muñiz, hace unos tres años, cuando todavía dirigía el Hospital Provincial  Gustavo Aldereguía Lima (HGAL): Cienfuegos tendría una consulta de trastornos del sueño, y más aún, podrían investigarse las causas de esa perturbación.

En febrero, el segundo jueves —día fijado para cada mes— se realizaba la primera sesión. De ella, derivaría una atención multidisciplinaria para investigar el sueño,  utilizando un moderno equipo: el Medicic 5, que desde mayo de 2016 brindaba un servicio de encefalografía, al mismo nivel de los realizados en Santa Clara o la capital, socorridos destinos en años anteriores.

Didiesli Herrera Alonso, neurofisióloga, explica que “el equipo es una creación del Centro de Neurociencias de Cuba (CNEURO)/ Neuronic S.A. Incluye una cámara para realizar videos digitales del paciente en tiempo real, y es útil para estudios de siestas, o privación del sueño, además de su uso más conocido para electroencefalogramas”.

La llegada del portento tecnológico propició una mejor habilitación del local, dotado de sendos compartimientos, uno para el paciente; otro destinado al equipo y los expertos. También se capacitó el personal, por lo que infirieron que el seguimiento del sueño en todas sus fases, sería casi un hecho. Pero no era tal.

“No tenemos el software para realizar la polisonografía, consistente en el registro de la actividad cerebral, la respiración, el ritmo cardiaco, la actividad muscular y los niveles de oxígeno en la sangre mientras se duerme. Es una prueba indicada para distintos trastornos de sueño, y abarca toda la noche, pero para eso, se necesita un programa que no tenemos.”

“Neuronic, empresa cubana, los oferta, abunda la doctora Ada Sánchez Lozano, especialista del servicio de neurología. A finales de 2016, cuando se determinó la apertura del nuevo servicio, se nos pidió la proforma: 50 mil CUP es aproximadamente su costo. Pero entonces se nos comunicó que no había recursos para su compra”.

INSOMNIO

En el mundo está reconocido como un mal contemporáneo, que alrededor del 30 o 40 por ciento de la población padece en alguna de sus variantes.

Afirma la experta que “en Cuba, sí existen estudios en centros de atención terciaria, que tienen propósitos investigativos como el CIREN y el Instituto de Neurología, dotados con recursos humanos entrenados: neumólogos, psiquiatras, maxilofaciales, endrocinólogos…Pero en nuestra provincia no existen estadísticas ni precedentes, lo cual es otra motivación para abrir el servicio.

“Cuando las personas padecen insomnio presentan trastornos cognitivos, conductuales, de concentración y atención. Se les asocian la irritabilidad, depresión, ansiedad, apatía, stress.

“El sueño es la oportunidad que tiene el organismo para prepararse para el nuevo día;  necesario por su contribución al desarrollo, al metabolismo, define la experta. Por eso en su primer año de vida, que es cuando más se crece, los bebés pasan más de la mitad del tiempo durmiendo.

“Fisiológicamente, el sueño se afecta mucho en la tercera edad, porque tiene más patologías asociadas; y en una provincia con alto envejecimiento poblacional, la geriatría, como la siquiatría y la clínica, entre las especialidades que más casos nos remiten.

“La consulta no tiene únicamente un fin asistencial, es una oportunidad para tratarlos  de forma integral, porque el que acude con ese trastorno, tiene casi siempre otro padecimiento secundario. Al mismo tiempo, es la posibilidad de obtener datos, porque buscamos en el anuario estadístico del país, y no se encuentran descritas las causas”, sentenció  la neuróloga.

PESADILLAS

“Tenemos tres pacientes que se han visto en consulta de sueño y quedaron pendientes de polisonografías, advierte Sánchez Lozano.

“Cuando se abrió este servicio, la idea fue reclutar en ella a los pacientes candidatos de un estudio de sueño —es cierto que muchos no los necesitan—, pero qué hacer cuando sí los requieren. Es una expectativa creada que no se puede satisfacer, y podría ser brindarse para extranjeros, como una manera de obtener necesarios ingresos para la institución”, considera.

“Tampoco podríamos traer a un paciente a pernoctar, sin un baño. Y necesitamos  también recrear una habitación con ambiente nocturno”, añade la neurofisióloga.

Un local anexo, ahora en función de almacén de trastos y con deficiencias en falso techo, pudiera ser el espacio ideal para la consulta multidisciplinaria, con la privacidad necesaria y una solución constructiva poco onerosa. Ha sido sugerido por las expertas en incontables encuentros con directivos, tanto del hospital como de la dirección provincial de Salud Pública”.

Asimismo han denunciado el pésimo acabado de una reparación que literalmente les quitó el sueño.Insomnio (3)

 

No eliminó el comején en el falso techo, ni dio solución sensata a instalaciones que pudiendo oradar la pared, optaron inverosímilmente por pasar el cableado a través del  cristal, que terminó cediendo, y  burlando la privacidad entre el estudiado y los expertos, mientras exploran su actividad cerebral.

Insomnio (4)

 

Vulnerabilidad en la puerta de acceso,- a punto de desplome-, que pone en riesgo no solo el costoso Medicic 5, también mantiene insomnes a los integrantes del servicio, ante un grito o golpe insistente, que ponga fin abrupto a la prueba cuyo imprescindible sopor muchos ven interrumpido por una acompasada gota, que debió tener silente fin con solo colocar un conducto hacia exterior.

Insomnio (2)

 

DESPABILANDO RESPUESTAS

En procura de razones — un mes en vilo tras directivos de la subdirección clínica—,  las obtuvimos de la doctora Maritza Rodríguez Lavín, directora del HGAL.

“Un baño que no se va a poder tener,  porque está justamente encima del laboratorio de alta tecnología de infertilidad, con riesgo de contaminación, y se filtra por el deterioro estructural. Allí, en neurofisiología y en servicio de diabéticos, tuvimos que dejar de usar las instalaciones hidráulicas por esa causa. Proponemos utilizar el baño de gastroenterología, cercano a unos metros. (Una propuesta que resulta inaceptable para los expertos, por razones médicas).

“Es un poco molesto, pero puede recibirse el servicio, hasta que se pueda intervenir esa torre, la tercera que está prevista en el programa inversionista. Hoy es muy complejo reparar, porque el  estado de deterioro del hospital a sus 38 años, no  permite trasladarlos, momentáneamente mientras se trabaja.

En cuanto a la aletargada adquisición del programa, “cuando se nos pidió a fines de año, el hospital tenía una situación financiera muy complicada, y no se pudo”, asegura la directiva.

“Estamos dando los primeros pasos de un servicio, en el que ese examen es importante, pero puede ir haciéndose mucho más con otras especialidades que le dan su carácter interdisciplinario. Incluso vamos a traer a un profesor español para integrar la especialidad del maxilofacial.

“Hay que acabar de ordenar, hay que comprar el software”, admite, a la altura de mayo.

¿Y sobre la chapucería?

“No tiene justificación”, acepta.

Equipo de trastornos del suenoPero tal situación no deja dormir tranquilas a las especialistas del “nuevo servicio”, que no pueden ser indolentes ante lo mal hecho, ni a la falta de la cultura del detalle que se espera, cuando se invierten los pocos dineros del país, de la institución, sin que se ponga en ello — y en este caso si está justificado— un poco más de desvelo.

 

3 Comentarios

  1. GUALTERIO, la idea del reportaje es denunciar una vez más la mala calidad de las construcciones, no es un concurso fotográfico, no sé la razón por la que usted se fija más en la calidad de las foto y no en la calidad con que dejaron esa sala del hospital, además la sala es para que pacientes duerman y sean analizados, por lo que se debe deducir que las luces sean tenues

    • Si usted pudiera ver con qué toma las fotos esta periodista, un cellular de la época de ñañá seré, como decimos en buen cubano, Hace unos días la vi, yo que pensé tenía todas las herramientas, de eso nada, así que se le podría donar una buena cámara, de seguro la emplearía muy bien

Dejar respuesta