El movimiento curvilíneo del uniforme escolar
mar. Nov 19th, 2019

El movimiento curvilíneo del uniforme escolar

La aglomeración de personas en las filas de las tiendas habilitadas para la venta del uniforme escolar en la ciudad capital se hicieron notar de inmediato, pero ninguna como la del establecimiento El Lince, que el propio lunes de arrancada acaparó la atención de no pocos. /Foto: Imilsys

La aglomeración de personas en las filas de las tiendas habilitadas para la venta del uniforme escolar en la ciudad capital se hicieron notar de inmediato, pero ninguna como la del establecimiento El Lince, que el propio lunes de arrancada acaparó la atención de no pocos. /Foto: Imilsys

Lo que debió ser un inicio muy feliz, tuvo algunos ribetes de desorden. Estamos en las primeras jornadas de venta del uniforme escolar en Cienfuegos, y como era de esperar las filas en las tiendas habilitadas en la ciudad capital se hicieron notar de inmediato, pero ninguna como la del establecimiento El Lince, que el propio lunes de arrancada acaparó la atención de no pocos.

Desde la aglomeración de personas en plena calle —claro no hay mucho más espacio para esperar—, hasta la venta de los turnos a 5.00 CUC, según referencias de algunos clientes. Y vale la pregunta, ¿por qué nos suceden estas cosas?, ¿por qué le seguimos el juego a quienes deciden especular con un servicio que es para todos los que lo necesitan?

No le veo la punta a esa madeja por ningún lado, en especial cuando desde lo organizativo se adoptaron las medidas correspondientes. Así lo pude constatar en una visita a la tienda de referencia, en la que se dispusieron varios mostradores para lograr la venta de manera fluida. Lógicamente, la búsqueda del nombre del estudiante demora un poco, pero cada grado, separado incluso por sexos, tenía dispuesto a una dependienta para expender las prendas escolares.

Lea también: A la vista el uniforme escolar en Cienfuegos

Otras elementales cuestiones de ordenación también se tuvieron en cuenta, porque “sabíamos que iba a haber gran afluencia de pueblo en el primer día”, comentó a 5 de Septiembre José Luis Bilbao Ramos, especialista principal del Grupo Empresarial de Comercio. “Lo habíamos previsto, pues en esta unidad (El Lince) se está vendiendo el uniforme escolar de los grados que empiezan, es decir, preescolar, quinto, séptimo y décimos grados”.

Al filo de las 2:00 p.m. del propio lunes, ya la cola para comprar el atuendo del preuniversitario había aminorado y la de los otros grados manifestaba igual tendencia; para el caso de los varones la espera era mayor, por estar en correspondencia con el número de uniformes a vender para ese sexo, sobre todo el de quinto grado. Pero la tienda permanecerá abierta a este servicio hasta las 11:00 p.m., con la cuota de entrega y sacrificio que ello implica por parte de los empleados, en especial de las mujeres.

Respecto a la cola —que dicho sea no tan de paso estaba “organizada” desde la noche anterior con listados y todo, elaborados por el propio pueblo—, Bilbao Ramos señala: “no podemos irrespetar lo que ellos hicieron, porque se crea un conflicto a la hora de entrar a la tienda. Pero se diseñó un sistema para la organización rápida y con calidad del servicio y que en mi consideración se ha dado con calidad por parte del colectivo del establecimiento”.

Uniformes para todos

Cierto es que, a diferencia de años anteriores, en esta oportunidad el atuendo escolar llegó recientemente a la provincia, e incluso aún faltan algunas piezas. Pero aun así, se procedió a la venta con el propósito de que haya tiempo para hacer los arreglos pertinentes. También es verdad que las tallas siguen siendo una problemática y cada quien procura asegurar la que requiere; no obstante, es preciso reiterar que la venta del uniforme está vigente hasta finales del año y que cada estudiante tiene garantizado el suyo.

Entonces, ¿por qué denotar lo que no somos?, ¿por qué la indisciplina y falta de orden?, ¿por qué el juego a quienes especulan con un beneficio colectivo?

Ojalá lo que está diseñado para proporcionar alegría y tranquilidad en los hogares no siga siendo lo que fue en su primer día: el movimiento curvilíneo del uniforme escolar.

Noticias relacionadas
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share