El místico efluvio del sándalo

0
470

Un viejo pensamiento del escritor hindú Rabrindanath Tagore aconseja procurar ser como el sándalo, que “perfuma el hacha del leñador que lo hiere”.

Esta planta está rodeada una aureola de misticismo, pero también la envuelve una suerte de inefable sensación a lo ignoto por los efectos esotéricos que produce en el ser humano.

Hay quienes citan entre sus beneficios propiedades medicinales como excelente antiséptico y balsámico, participante de las funciones bronquiales, urinarias y digestivas, por eso es tan útil en catarros, laringitis, tos, cistitis, infecciones de los riñones, cólicos, diarreas, náuseas y gastritis.

El sándalo es también un excelente corrector de afecciones cutáneas como inflamación, grietas, irritación, deshidratación, y de ahí su uso en la preparación de tónicos dermatológicos e hidratantes.

Cuentan que en la antigüedad las virtudes afrodisíacas del sándalo se mantenían en secreto. Las mujeres perfumaban su cuerpo con el corazón de las ramas para embriagar a sus amantes con el aroma peculiar que resultaba de la mezcla de sus olores y los de la piel femenina.

Por otro lado, estudios químicos han confirmado que la fragancia de este árbol es similar a una hormona masculina, lo que explica su efecto erótico. Tal fundamento sustenta la tesis de los especialistas al asegurar que el aceite de la planta enriquece la fuerza interior y equilibra las emociones.

Su aceite puede ser, entonces, un excelente ingrediente de su lubricante para masajes y un complemento perfecto para lograr una mayor relajación y dejar la piel en mejores condiciones.

De misterios

El sándalo es una oleorresina extraída del árbol Santalum álbum, árbol parásito, de hojas perennes, que crece en la India e Indonesia, pero es en la región de Mysore donde se produce la calidad mejor y más costosa.

De hecho, la madera y otras partes del Sandalum álbum son de las materias primas más antiguas y más conocidas. Su perfume penetrante era utilizado ya en los antiguos cultos orientales para alcanzar la armonía espiritual y limpiar los pensamientos. Sin embargo, a pesar de sus cuatro milenios de historia, el aceite no apareció en la perfumería moderna hasta el siglo pasado.

El primer escrito de los Vedas Hindúes que se conoce, data del siglo V aC., en él se mencionan los usos de este aceite esencial como base de la medicina ayurvédica, toda vez que, en otras cosas, se sabía que elevaba las vibraciones personales. También se anunciaban sus fines purificadores de los ambientes, en los cuales se realizaban los rituales del culto.

Aceite esencial

Se utiliza como nota base y como fijador de muchos perfumes ayudando a armonizar la fragancia cuando lo mezclan con otros aromas, varios ejemplos de ello son el Calvin Klein, Armany, Chanel y el perfume de Shakira.

Es tal la influencia mágica y divina de las propiedades odoríficas del sándalo que se dice de su aceite que nos puede ayudar a centrarnos y ser capaces de mirar en lo profundo de nuestra propia naturaleza para evaluar nuestras elecciones y obtener mayor discernimiento, ampliar la visión, haciéndola más clara de modo que abarca grandes distancias, como si nos hubiéramos subido a una montaña muy alta.

La aureola de misticismo alrededor de la planta llega al punto de que no faltan los que aseguran la conveniencia para quienes ayudamos a otras personas, que puedan tener una carga negativa por dolor, ira, rencor o cualquier otro sentimiento negativo, en particular cuando la ayuda se brinda a través del contacto físico (masajes, dígitopuntura, reflexología, etc.) o energético (limpieza de centros de energía), o simplemente cuando nos vemos obligados a asistir a reuniones donde existe agresividad, tensión o mucho nerviosismo.

El aceite de sándalo ha sido usado por siglos para desarrollar la intuición e imaginación, para alcanzar una visión y sabiduría interna, poner el intelecto al servicio del espíritu y encontrar una forma equilibrada y holística de gestionar la vida. Según la teoría de la satisfacción de las necesidades de A. Maslow, esa sustancia correlaciona con la complacencia de las necesidades de saber y comprender.

Desde la teoría de los chakras, la fragancia cálida y picante del sándalo armoniza con la energía vibracional del sexto chakra o chakra AJNA, sincronizándose en 852 hercios.

En los vedas se denomina frecuentemente el Ajna como el centro rector, el cual, según la cultura oriental, conduce a grandes cambios psíquicos y a una purificación de la mente. Sostiene, además, que el elemento es la región del fuego, el equilibrio entre la energía solar y lunar.

Existe la creencia, de acuerdo con los practicantes de estos ritos orientales, que en la meditación usando el aceite de sándalo, en el quemador, incienso, o como perfume, entramos en un estado de concentración profunda en el que se diluye de forma temporal la autoconciencia y la conciencia del ego, y pueden oírse voces del gurú interior y el gurú exterior.

Por supuesto, todo lo anterior entra en el campo de la mística creada alrededor de este árbol sagrado para los hindúes, y con propiedades ignotas y misteriosas para el mundo occidental. Lo que si no cabe la menor duda es que la fragancia de su madera arroba y hasta embruja el espíritu de quien la aspira.

De botánica

Entre las peculiaridades del árbol del sándalo, Santalum álbum se encuentra la de ser una planta que parasita las raíces de otras especies del mundo vegetal. Gracias a un haustorio en sus propias raíces, pero sin gran perjuicio para sus anfitriones.

Como árbol sagrado en la India, el gobierno lo ha declarado propiedad nacional para preservarlo de la deforestación a la que se ha visto expuesto. Solo permiten su tala cuando el ejemplar tiene más de 30 años de vida, momento en el cual empieza a decaer anunciando su muerte.

La madera tiene una textura fina y regular, de grano recto. Recién talado es de color pardo amarillento, pero al tiempo toma un color marrón más oscuro. Se seca sin agrietarse y es de fácil tratamiento en carpintería, muy conocida por sus tallas de cajas, marcos, peines, lápices y otros pequeños objetos. En la antigüedad era empleada en la construcción de barcos.

Madera con una fragancia especial

También de la madera, del corazón del árbol y de las raíces, puede obtenerse aceite volátil denso, de color oro, con aromas sutiles al principio, que se intensifica en una fragancia de maderas exóticas según va evaporándose. Ese producto es usado en herbolaria para crear sahumerios. Las virutas de su manipulación son destiladas y de ellas se logra la misma sustancia a utilizar fundamentalmente en perfumería.

Además de los aceites esenciales, del sándalo también aprovechan la madera pulverizada en cosmética y en palos de incienso. A propósito, estos últimos son de los materiales más preciosos y fragantes utilizados con ese fin desde la antigüedad. Según las creencias los inciensos lo emplean para despejar la mente, eliminar pensamientos negativos y depresivos.

De leyenda

Jabón de sándalo

Desde hace más de 4 mil años, el perfume sensual del sándalo ha tejido leyendas mágicas por sus efectos relajantes que nos llevan a la meditación y constituir un potente afrodisíaco, aparte de las propiedades medicinales de su aceite esencial para el tratamiento de la depresión, insomnio y estados nerviosos alterados.

Existen manuscritos en sánscrito y chino que elogian sus virtudes afrodisíacas mientras que en las culturas del Asia y África se le utilizaba como aceite sagrado, para ungir a los primogénitos o embalsamar a sus muertos.

Empero, la madera del sándalo no sólo está rodeada de embrujo por el uso de la fragancia parta alimentar el espíritu. Tal nombre ha servido de inspiración a escritores y poetas para dejar plasmadas en la literatura, de una u otra forma, textos relacionados con el tema.

A continuación les presento a los lectores de esta sección un cuento, cuya lectura nos deja una valiosa enseñanza. Disfrútelo.

“Era un hombre que había oído hablar mucho de la preciosa y aromática madera de sándalo, pero que nunca había tenido ocasión de verla. Había surgido en él un fuerte deseo por conocer la apreciada madera del árbol. Para satisfacer su propósito, decidió escribir a todos sus amigos y solicitarles un trozo de madera de esta clase.

“Pensó que alguno tendría la bondad de enviársela. Así, comenzó a escribir cartas y cartas, durante varios días, siempre con el mismo ruego: “Por favor, enviadme madera de sándalo”. Pero un día, de súbito, mientras estaba ante el papel, pensativo, mordisqueó el lápiz con el que tantas cartas escribiera, y de repente olió la madera del lápiz y descubrió que era de sándalo.

“Si la percepción está embotada, se estrella en las apariencias de las cosas.
Además, según el Maestro: “el ser humano busca la felicidad fuera de él, cuando la verdadera felicidad se halla en su interior”.

Dejar respuesta