El médico va a la montaña

Lo comprobaron in situ, en los más recónditos sitios de la serranía de Cienfuegos, los asistentes al Taller Nacional sobre Medicina Rural desarrollado aquí durante dos días

1
796
Los asistentes realizaron un recorrido por el macizo de Guamuhaya, iniciado en el asentamiento poblacional de Arimao, en la premontaña, y abarcó San Blas —donde radica desde 1961 uno de los hospitales fundadores del Servicio Médico Rural en Cuba—, El Sopapo, Cuatro Vientos, El Nicho y Crucecitas./Foto: Yuliet Sáez

Durante dos días sesionó en el montañoso municipio de Cumanayagua, en Cienfuegos, el Primer Taller Nacional de Medicina Rural y Zonas de Difícil Acceso: Organización de Redes Integradas de Servicios de Salud, en el que participan representantes de los territorios montañosos de Guantánamo, Santiago de Cuba, Villa Clara y Sancti Spíritus.

Organizada por la Dirección Provincial del sector, y bajo el auspicio de la Organización Panamericana de la de la Salud (OPS), el evento “subió la loma”, porque resultaron visitados, casi en su totalidad, los consultorios serranos, momento convertido en oportunidad para el diálogo franco y el intercambio de experiencias y pareceres entre directivos, visitantes, médicos, enfermeras, farmacistas de la comunidad y hasta pacientes, para observar la organización de los servicios.

La víspera, durante la primera jornada, los asistentes realizaron un recorrido por el macizo de Guamuhaya, iniciado en el asentamiento poblacional de Arimao, en la premontaña, y abarcó San Blas —donde radica desde 1961 uno de los hospitales fundadores del Servicio Médico Rural en Cuba—, El Sopapo, Cuatro Vientos, El Nicho y Crucecitas, con una imprescindible parada en la sede del grupo Teatro de los Elementos, en El Jobero, colectivo que desde esa vertiente de la cultura promociona salud allí, en su entorno natural.

Para hoy, fecha de cierre, los organizadores reservaron el programa científico de la cita, en la que promovieron el debate de una veintena de trabajos de investigación relacionados con temas de salud en la montaña y la ruralidad en general. Los autores, en su mayoría residentes de la especialidad de Medicina General Integral (MGI), muestran un profundo conocimiento de sus comunidades, y tienen un levantamiento de las problemáticas —incluso sociales— en cada una de ellas. Alcoholismo, factores de riesgo en mayores de 16 años, de la Dra. Marlén Kindeland McDonald, médico residente en MGI del consultorio No. 5 de El Sopapo, resultó una de las ponencias más debatidas durante la jornada.

En diálogo con la Dra. Lissete Pérez Perea, consultora de Sistemas y Servicios de Salud de la OPS, comentó sobre el evento: “Estamos actualizando en todo el país, acciones encaminadas a fortalecer el primer nivel de atención. Se trata de un proyecto sobre Redes Integradas de Salud, con énfasis en la medicina rural como una particularidad dentro de la familiar, porque existen zonas de muy difícil acceso. Ya existe la cobertura, pero es preciso lograr el acceso. El objetivo del taller consiste en intercambiar experiencias, y por ello comenzamos con un recorrido para ver cómo están organizados los servicios.

“El proyecto se gestó durante un encuentro en Bolivia el pasado año, donde se reunieron países que han implementado diferentes estructuras de la medicina familiar, y a la que han aportado médicos cubanos; dígase Venezuela, Nicaragua, Honduras, El Salvador, entre otros. Así, para el mes de noviembre, estaremos desarrollando un evento internacional acá en Cienfuegos, que tiene esta misma finalidad: fortalecer el primer nivel de atención y las redes coordinadas de Salud”.

Entre los auspiciadores del referido taller cuenta el Hospital General de Cienfuegos, en tanto Centro Colaborador de la OMS, única institución de su tipo que ostenta esta condición fuera de la capital. El Dr. Moisés Santos Peña, subdirector de Calidad de la institución, refiere al respecto: “Brindamos cooperación técnica en diferentes áreas del país, la región y el mundo, a través de talleres, seminarios, conferencias; publicamos y documentamos todo lo que se hace. Ya este año hemos desarrollado más de diez eventos, todos de carácter científico”. De esta manera, asesorados y con un zurrón que contiene humanidad, esfuerzo y conocimientos que van más allá del clásico ABC de la academia, suben nuestros médicos a la montaña.

1 Comentario

Dejar respuesta