El litoral que nos desmiente

8
1327
El litoral que nos desmiente
Comunales asume la responsabilidad de recoger los desechos sólidos; sin embargo, las personas los tiran al mar. / Foto: Juan Carlos Dorado.

El mar no se puede tragar todo cuanto le echamos a su boca, y lo deja en el litoral como si fuera la más exacta muestra de no poder masticarlo. El mar, en algunas zonas de Cienfuegos, ha dejado de ser mar y sus aguas solo se mueven porque el viento insiste en mecerlas a deshora.

Una alfombra de animales en descomposición, pomos, latas, palos, escombros, excremento animal, botellas y multitudes de objetos personales, se expande por las costas de esta ciudad marinera, en disonancia con lo establecido por la Ley No. 81 del Medio Ambiente.

“Es deber del Estado, los ciudadanos y la sociedad en general proteger el medio ambiente a través de su conservación y uso racional,  la lucha sistemática contra las causas que originan su deterioro y la reducción y eliminación de las modalidades de producción y consumo ambientalmente insostenibles”, según el Artículo 3 de tal legislación.

El litoral que nos desmiente
Tuberías como estas vierten aguas negras a la bahía sin que se adopten las medidas pertinentes./Foto: Juan Carlos Dorado

Sin embargo, la realidad muestra un litoral que por años ha sido basurero de las comunidades y empresas que convergen en sus alrededores, un auténtico terreno de nadie, un punto oscuro en la urbe, un telón cerrado… Quizás existan una y mil estrategias para eliminar ese ambiente de putrefacción, que daña la higiene de los pobladores, mas su gestación permanece adormecida y ello es casi como no tenerlas.

“Solo lo resolveremos cuando el barrio funcione, con la participación de Comunales por supuesto. Las normas cubanas dicen que las personas para verter desechos sólidos fuera de sus casas deben tener autorización del Gobierno local y, sin embargo, eso no funciona prácticamente (…)”, agrega José Quintero Mora, director provincial de esa entidad.

La Ley 91 de los Consejos Populares es clara en cuanto al papel de los representantes de Gobierno en las comunidades: “(…) exigir el cumplimiento de la Constitución y demás leyes del país”. ¿Por qué se permite a los ciudadanos convertir espacios públicos en basureros? ¿Y los inspectores estatales, los del Citma?

De acuerdo con la propia Ley 81 (Artículo 12), “corresponde al Citma, en coordinación con otros órganos y organismos competentes, aprobar o proponer, según sea el caso, y evaluar y exigir el cumplimiento de las regulaciones establecidas para la protección del medio ambiente, demandando la realización de las acciones que a esos fines se correspondan”.

El litoral puede lucir un auténtico terreno de nadie, un punto oscuro en la urbe, un telón cerrado, pero existen leyes que lo deberían proteger, así como administrativos y entidades nombrados que exijan su cuidado, científicos que propongan un cambio, educadores en aulas que hablen del medio ambiente, organizaciones de masas en las comunidades, líderes en los barrios…; el litoral hoy nos desmiente.

NOTA DE LA DIRECCIÓN DEL PERIÓDICO

Lamentamos mucho que los compañeros de la Delegación del Citma en Cienfuegos no hayan accedido a atender nuestra petición de entrevista. Por más que lo intentamos, unas ocho veces en la semana, no fue posible. Esto hubiera redundado en un trabajo periodístico más abarcador e integral.

El litoral que nos desmiente
Punta Cotica, Reina y la calle de La Mar son las zonas más afectadas./Foto: Juan Carlos Dorado
Las auras comen de los desperdicios y animales muertos en la orilla./Foto: Juan Carlos Dorado
Ni el cartel (con falta de ortografía incluida), ni el lente periodístico, frenaron a este ciudadano… ¿Hasta dónde va a llegar la indisciplina social?/Foto: Juan Carlos Dorado.

8 Comentarios

  1. Gracias a todos por sus comentarios, Cienfuegos es una ciudad bella y es una pena que estas realidades tengan vida. Todos somos responsables, pero hay entidades que deben darle un giro a esa situación y no lo hace. No podemos dejar que la selva nos inunde.

  2. La Biblioteca Provincial “Roberto García Valdés” también ha solicitado una entrevista con los directivos del Citma en Cienfuegos, entre otras cosas para analizar el problema de las golondrinas dentro de la instalación. Siempre hay excusas de por medio; un sin fin de trabas que rozan con lo absurdo.
    Lo que se puede interpretar de todo este asunto es que los trabajadores de esa entidad y su dirección están (a las claras) evitando emitir cualquier respuesta al público. Están evadiendo, en sentido general, su responsabilidad y compromiso social con la provincia.
    Por último, felicito a la autora de este trabajo. Los temas ecológicos son los que más captan mi atención y por tanto, los defiendo a capa y espada. Le prometo a su autora que para la próxima publicacion de mi sección “Cienfuegos detrás de su fachada” en FB, revelaré también fotografías tan terribles como las que ha tomado su lente.

  3. A la contaminación acuática súmenle la terrestre. Un pequeño ejemplo, en mi cuadra al paso que vamos (crecimiento exponencial) pronto llegará el día en que habiten más perros que homo sapiens. Y cada quien se cree con el santo derecho de sacar su can a que haga sus necesidades fisiológicas en la puerta y la ventana del vecino. Y NO PASA NADA. ¡Será que ya dimos esta batallita por perdida y tendremos que adaptarnos al imperio de la ley de la selva?

  4. Pero quien tiene que velar por eso, que esta haciendo y nadie los controla a ellos para que los hagan cumplir con su deber… Saludos

  5. Disculpa Zulariam se me quedó otro COMENTARIO: Cienfuegos ha sido la LINDA Ciudad del Mar por más de 100 años, parece que estamos olvidando ese orgullo Cienfueguero, lo más importante si las autoridades y este pueblo no defiende su ZONA costera, la perdemos.
    Quizás una buena idea sería en esas áreas diseñar ó proyectar, recuperar el litoral, ubicar allí pequeñas áreas de paseo, mini parques para que las personas se sienten a tomar aire y ver el mar. SOÑEMOS en grande para alcanzar al menos una dimensión mediana.
    Sugerencia: VISITA Pasacaballo y veras el poder del aroma en el lugar donde las personas toman el barquito. LUGAR donde podemos diseñar modestamente. Belleza, recreación y cuidado del medio. Vean las maravillas que hace HOLGUIN, Camagüey, Santiago de Cuba

  6. Zulariam, felicidades por su articulo, constituye una denuncia donde nadie se escapa de RESPONSABILIDADES, es cierto que el CITMA, posee una alta responsabilidad es estos puntos del LITORAL, pero eso se OBSERVA en muchos puntos y barriadas de la CIUDAD, opino que tenemos que ir por muchas vías a la EDUCACION CIUDADANA y al uso del inspector del GOBIERNO ó de Comunales ó del CITMA, quién ??, eso lo define el CONSEJO DE LA ADMINISTRACION DE LA PROVINCIA con sus entidades, Pero a los CIUDADANOS nos queda claro que no se puede seguir permitiendo tanta indisciplina social, nada Justifica tanta falta de EDUCACION SOCIAL, muchas organismos tienen que trabajar UNIDOS y muy apretados para lograr un mismo fina, ley e inspectores deben andar junto. Las personas que viajan al extranjero dicen que no un perro suelto puedes tener en las bellas ciudades porque te sale un inspector de debajo de una piedra, por qué nosotros TODO LO PERMITIMO?? . esa es nuestra pregunta.

  7. Es que se ha incrementado tanto las indisciplinas sociales que el trabajo va ha ser muy duro casi imposible el cienfueguero que ame su ciudad sufre del deterioro de su ciudad ,es icrehible la suciedad el deterioro de la ciudad vemos reparados lugares aislados pero la ciudad perdio su limpieza sus cines sino nos ponemos para las cosas hasta nuestro teatro edificaciones como el salon de dos plantas del antiguo circulo juvenil mas antiguo el club deportivo, la chavacaneria ls malas costumbres se han apoderado de cienfuegos las indisciplinas sociales se han apoderado de la ciudad SOS CIENFUEGOS

  8. Lamentablemente, esto no ocurre solo en el litoral cienfueguero, hay muchos otros puntos a lo largo del archipiélago que padecen igual contaminación debido a la irresponsabilidad ciudadana y la permisividad de los organismos y entidades que deben velar porque ello no suceda.

Dejar respuesta