El kiri podría salvar al planeta

Cuando la deforestación planetaria, a consecuencia de las grandes trasnacionales, inciden de manera directa en el cambio climático y el efecto invernadero; cuando el aire que respiramos se enrarece debido a la contaminación de las industrias, ha despertado interés entre los botánicos y los medioambientalistas un árbol hasta hace poco casi desconocido, el kiri.

Pues como lo lee: el Kiri, conocido como árbol Emperatriz o Paulownia podría ser de gran ayuda contra el calentamiento global, la contaminación y la desertificación del mundo que habitamos. Es una planta que puede purificar suelo infértil y también absorber diez veces más dióxido de carbono (CO2) que cualquier otra especie.

Se trata de una especie originaria de China, en la que a finales de los años 70 se iniciaron trabajos de mejora genética y permitieron diseñar un nuevo híbrido, con el mejoramiento notable en la resistencia a plagas y enfermedades, y una gran capacidad para no modificar su entorno, ni afectar a otras especies con las que convive, debido a que es un clon estéril, sólo reproducido en el laboratorio.

Del mundo que habitamos

Por su importancia económica y medioambiental se fomentan nuevas plantaciones./Foto: Internet.

El kiri puede llegar hasta los 27 m de altura. Tiene unas hojas de 40 cm de ancho. Resiste al fuego al regenerar sus raíces y vasos de crecimiento rápidamente y también tolera la contaminación.

No es necesario replantarla porque rebrota de cepa después del corte. Por otro lado, entre sus características sobresale la contribución a hacer prosperar los suelos y aguas contaminadas y purifica la tierra según crece, a partir de sus hojas, ricas en nitrógeno, las que aportan nutrientes al caer y descomponerse en la tierra, aunque en estas condiciones su crecimiento es muy lento.

Requiere de suelos profundos y bien drenados, preferiblemente franco-arenosos, no soportan los suelos salinos. Tiene la capacidad de desarrollarse en superficies pobres o erosionadas, siempre y cuando lo apoyen con abono orgánico y con un sistema de riego.

Adaptación al cambio climático

Debido a sus características fisiológicas, el kiri puede adaptarse a una gran variedad de climas, con temperaturas extremas de -20 ºC hasta 45 ºC. Su principal propiedad, y esto lo convierte en único, es su eficiencia a la hora de realizar la fotosíntesis.

La planta consume más CO2, principal gas de efecto invernadero, y produce más cantidad de oxigeno que la media de otros árboles. Un árbol adulto del kiri puede llegar a capturar 21,7 kg de dióxido de carbono cada día, lo que convierte en 6 kg de oxígeno.

La Paulownia resulta muy adaptable pero tiene sus limitaciones, el límite está en 2000 m de altitud. La temperatura en la que se siente más cómoda esta especie, y cuando se desarrolla mejor, son los 20º C.

En lo que a su reproducción respecta, es sencilla y puede ser por esquejes o semillas. Su crecimiento le hace aumentar unos 2 cm cada día, por lo que en un plazo de un año suele llegar a los 6 metros.

Pero, hay más

Las hojas del árbol Emperatriz son muy  útiles como forraje: por su valor nutricional, excelente para la alimentación de ganado, tanto vacuno como ovino. Se emplea como uno de los componentes del compost, materia orgánica de inestimable valor para la agroecología mundial.

Puede apreciarse el enrome tamaño de una hoja de la Paulownia./Foto: Tomada de Internet

Debemos apuntar, además, que el rápido crecimiento del tallo, lo hace muy productivo y rentable. Entre otros beneficios, destaca la excelente calidad de su madera, su idoneidad para recuperar, controlar y estabilizar la erosión de los suelos debido a su profundo sistema radicular y capacidad de fijación de CO2.

Otro de los usos de la Paulownia es la generación de biomasa para centrales térmicas o calefacción casera, mediante la transformación de los cultivos en pellets, con forma de pequeñas pastillas cilíndricas que se elaboran mediante la aglomeración y densificación de la madera.

Estos diminutos comprimidos resultan un excelente biocombustible sólido como sustituto o complemento del carbón, coque y fuel-oil y además tiene emisiones neutras de CO2, pues 2 kg de pellets equivalen a 1 litro de gasóleo, por lo que el coste por unidad de energía lo reduce a la mitad.

Las semillas de los frutos de la Paulownia son muy livianas y suaves, y estas cualidades fueron tradicionalmente aprovechadas para ser usadas comúnmente para empacar material de los exportadores chinos de porcelana en el siglo XIX, antes del desarrollo del poliestireno.

Reforestación vs contaminación ambiental

Frutos del árbol del kiri./Foto: Tomada de Internet

Como dato curioso, en el estado de Texas se lleva a cabo un proyecto desde 2008. El mismo consiste en plantar un millón de Kiris para purificar el suelo. Chris Sanders y Brittany Turner son los encargados de llevar a cabo el plan, cuyo principal objetivo es purificar el suelo de una parte de ese territorio estadounidense, además le devolverían sus cualidades originarias.

En algunas ciudades como Tijuana, en México, se reforesta con este árbol para luchar contra la contaminación ambiental.

La especie en cuestión, deliberadamente plantada como ornamental, se ha convertido en una familia invasora en áreas donde el clima es agradable para su crecimiento, notablemente Japón y el oriente de Estados Unidos.

La copa tiene forma de paraguas y flores de color lila muy llamativas; posee parecido con la catalpa (salvo floración y fructificación), y pueden verse alineaciones mezcladas de ambos árboles.

Historia y tradiciones

Como se ha escrito anteriormente, el kiri  es originario de China, aunque, debido al frecuente cultivo, es difícil localizar las poblaciones realmente nativas en Asia. En la actualidad, cultivada o silvestre, crece a altitudes inferiores mil 800 m. Aparte de Asia (Corea y Japón), su fomento se ha extendido hasta Norteamérica y Europa. En este último continente fue introducido en 1834 a través de Francia desde Japón.

En China, una vieja tradición consiste en plantar un «árbol de la Emperatriz» cuando una niña nace. Su velocidad de crecimiento acompañará a la pequeña a lo largo de la adolescencia y juventud. Ya elegida en matrimonio, el árbol se corta y su madera sirve para artículos de carpintería, en función de dote de la pretendiente.

Según la mitología oriental, el ave fénix solo se posará sobre una Paulownia muy fuerte, tal vez en alusión a la prosperidad, desarrollo y fortaleza de la especie, o como un regalo de la naturaleza al hombre para su propio beneficio.

No cabe la menor duda, el kiri es un árbol que merece la pena tener bien cerca. Reforestar cuanto antes, puede resultar un noble empeño en beneficio de la Humanidad. Con esta acción, además de contrarrestar los efectos nocivos del cambio climático, podríamos fortalecer los pulmones naturales del planeta.

Armando Sáez Chávez

Armando Sáez Chávez

Periodista de la Editora 5 de Septiembre, Cienfuegos, Licenciado en Español y Literatura y Máster en Ciencias de la Educación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir