¿El Hueco de la Ciudad?

7
884
Foto: Héctor Castillo Toledo

Con el hueco de las fotos me sucede como a Monterroso y su dichoso dinosaurio. Está aledaño a una de mis rutas de ida o venida hacia el Malecón, donde camino a diario la “dosis” de cuadras indicada por el cirujano cardiólogo como parte de mi recuperación postoperatoria.

Pasé y lo vi. Al siguiente pensé no encontrarlo, pero ahí estaba él, desafiante, con sus fauces abiertas. Y así uno y otro día… De eso hará pronto un mes y los vecinos de avenida 32, entre 39 y 41 viven con el continuo sobresalto de que por descuido alguien o algo caiga atrapado en sus honduras. Al parecer, fue el peso de un vehículo el causante de la fractura de una de las tapas de hormigón que cubre la zanja tendida allá por 1984 desde 51A hasta el Malecón, por cuyo cauce discurren a la bahía las aguas pluviales (y también no pocas albañales) del entorno. Los restos de escombros del derrumbe y otros desperdicios se acumulan con rapidez, amenazando convertir la furnia en pequeño microvertedero, justo frente a la entrada del área protocolar de la plataforma de actuaciones de la Plaza de la Ciudad. ¿La demora será acaso porque nuestro fotografiado aspira a ganar igual condición? Esperamos que no.

7 Comentarios

  1. Pero no es el único. la carretera de Caunao parece la superficie lunar. Hace como un mes trajeron unas motoniveladoras, amontonaron tierra a los lados, echaron el chapapote negro ese y ahí se quedó y ya lleva más de un mes. Se menciona por ahí que fue en homenaje a la luna nueva, que le tocaba su ciclo por esos días. Hay que decir en honor a la verdad que remendaron ya algunos huequitos de Caunao. La zona de Los Tanques aún esperando.

  2. Bueno, este abismo no lo he visto aun. Tal parece que arrancaron el trozo de carretera y se lo llevaron para reparar un piso.
    En Cienfuegos campean los abismos, algunos hasta tienen dos “entradas”; todo un espectáculo. Lo más gracioso pero a la vez vergonzoso es que muchas veces “siembran” en dichos abismos unas matas secas para que sirvan de indicadores: “por aquí no pase”.

  3. La crónica del hueco!!!, de tantos huecos por ahí que se hacen grandes por la demora al repararlos. Y me recuerda a Manuel, con su antológica crónica El Bache en los años de oro de JR. Bienvenido de vuelta a Héctor Castillo Toledo, haciendo periodismo ciudadano!!! Enhorabuena, y que ese hueco se tape YA, porque sí que se ve peligroso!!!

    • Magu y demás amigos que se detuvieron par de minutos a leer y comentar. Les cuento que una semana y tres días después de publicado, ÉL sigue allí “fresco como lechuga recién cortada”. ¿Costará tanto trabajo resolver el problema? ¿Habrá que cortar algo más que una lechuga para que desaparezca el peligro?

      • no, creo que es más de lo mismo que afecta a Cienfuegos hoy. Probablemente haya que esperar a una visita, a una genial idea, o en el peor de los casos a un accidente.