El Hospital tiene quien le escriba
mié. Dic 11th, 2019

El Hospital tiene quien le escriba (I)

Un Hospital no es un sitio donde vale el libre albedrío./Foto: Centro de Documentación

Un Hospital no es un sitio donde vale el libre albedrío./Foto: Centro de Documentación

Una institución médica que es la casa de la familia cienfueguera traigo a colación a este espacio, para reflexionar sobre su funcionamiento y el cuidado que le prodigamos quienes de ella nos servimos y donde nos amparamos, cada vez que nos resentimos con un  problema de salud.

Resulta difícil que un centro al que acuden diariamente más de 8 mil personas, entre trabajadores, estudiantes, pacientes, familiares, acompañantes y una fauna depredadora —esta última buscando clientes para ventas ilícitas de todo tipo de mercancía—, no reciba percances estructurales, que dañen la infraestructura hospitalaria.

Y es que tras el paso de un maremágnum de personas, quienes muchas veces no son cuidadosas con el uso de sus instalaciones, es imposible que la institución resista. Por eso son necesarias medidas especiales para restringir la entrada al centro asistencial, esas que no son aplaudidas, porque el cubano, por idiosincrasia, prefiere que nadie lo PARE a la entrada del Hospital.

Es cierto que la mayoría de quienes allí acuden van a resolver un problema, llevar un caldo, ropa limpia, logística para los acompañantes y enfermos; asistir a consulta, acceder al Laboratorio Clínico, entre otras diligencias; pero también es una verdad enorme que algunos van a vender sus mercancías, comestibles, café, caramelos, canastilla…, actividades que a la postre interrumpen la dinámica del centro.

El problema parte de la organización y administración de los mil y un procesos que se desarrollan en el GAL, y que tienen que ver en lo fundamental con la labor asistencial; porque resulta incómodo observar cómo el personal de turno tiene que vérselas con pacientes y acompañantes incómodos y hasta belicosos, organizar la entrada a las consultas del Cuerpo de Guardia y hasta establecer prioridades por códigos de colores, cuando se supone exista un personal especializado para estos menesteres.

Una de las series más populares que hemos visto en la TV cubana, Chicago Med, nos muestra el personaje de la enfermera Maggie, una todoterreno que tiene amplio dominio de la operatividad en la institución, quien porta un teléfono casi mágico para controlar hasta las más estresantes de las situaciones que allí se generan, hasta localizar a los especialistas. Y lo menciono con total responsabilidad, porque atender el tema desde el oficio del Periodismo me ha permitido conocer a Enfermeros como Maggie en nuestro Hospital, y podría afirmar incluso mejores, quienes podrían desempeñar este rol.

Para ilustrar con un ejemplo, basta mencionar a Cocó, la Reina del salón de Operaciones, con un dominio nivel supremo de esa área, y ni falta hace que mencione nombre y apellidos por los cuales casi nadie la reconoce. Un Hospital no es un sitio donde vale el libre albedrío, ni al que debe acudirse en la noche a una consulta de Ortopedia porque “hace un mes me duele el codo y quiero que me hagan una ‘placa’”.

Y aunque existe un Puesto de Información en el Cuerpo de Guardia del GAL, este resulta insuficiente, en tanto debería estar integrado por especialistas, quienes verdaderamente diriman ante una situación de emergencia, como se supone sea la causa por la que acudan y sean remitidos, desde las instalaciones de la Atención Primaria en el territorio los pacientes.

Un dolor con data de un mes, no constituye una urgencia; ni los internistas están allí para tomar la presión arterial y controlar una crisis hipertensiva. En la medida en que se “ajuste” y organice el flujo en Cuerpo de Guardia, aumentará la calidad y rapidez de los servicios, y para ello resulta necesaria la colaboración de TODOS, dentro y fuera del Hospital Provincial; y que los médicos, y el personal de Salud goce del respeto y el reconocimiento social que merecen. Volveremos sobre el tema.

Noticias relacionadas
Share

5 comentarios en “El Hospital tiene quien le escriba (I)

  1. Si no es el más malo de Cuba está entre los primeros. Mala limpieza, desorden total, desorganización, mal trato, la comida pésima, no hay insumos o medicamentos por lo que se le oye decir al personal médico en fin un desastre y no es mi opinión creo es la de todo Cienfuegos

  2. Concuerdo con Magalys,el hospital es de todos y es precisamente entre todos que podemos lograr mejoras para la institución, que sigue siendo el único centro de su tipo en la provincia,cuya población es cada vez más envejecida y por tanto con mayor morbilidad.Es tarea común para nuestra sociedad cuidar de él.

    1. Gracias Naila, por leernos y comentar. Qué pasó en Cuerpo de Guardia? estuve ayer y ahora Cirugía está unida a Urología? Cambiaron Oftalmología, Otorrino, maxilo… no me gustó esa nueva organización, se habrán leído el comentario?

  3. Estimada:
    Estoy de acuerdo con lo que planteas en tu comentario, pero seria bueno tambien hacer mención al mal servicio que en reiteradas ocasiones recibimos los que visitamos este hospital, el Laboratorio Clinico de Urgencias se demora mas de dos horas para darte los resultados de los analisis porque se ponen de acuerdo las laboratoristas que deben ser dos o mas y se queda una sola haciendolo todo, pocas veces ves a un médico acostar un paciente para reconocerlo como es debido en una camilla.

    1. Gracias por leernos, comentar, y acercarse a nuestro sitio web, es a ustedes, los lectores a quienes nos debemos, gracias nuevamente. El propósito de este y otros comentarios que se sucederán sobre el Hospital, es ese, que entre TODOS logremos sea la institución que esperamos, porque excelentes profesionales le sobran, pero tiene que ser entre TODOS, pacientes, acompañantes, trabajadores de servicios, camilleros, ascensoristas, enfermeros, trabajadores de la limpieza, hipocondríacos … saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Share