El góspel está de moda | 5 de Septiembre.
dom. Ago 25th, 2019

El góspel está de moda

El góspel suele reflejar los valores de la vida cristiana. Foto: Internet

El góspel suele reflejar los valores de la vida cristiana. Foto: Internet

La música góspel (Evangelio) o Spirituals, en su definición más restrictiva, es la sonoridad religiosa, que surgió de las iglesias afroamericanas en el siglo XVIII y se hizo popular durante la década de 1930.   
Generalmente, suele incluirse también la música religiosa compuesta e interpretada por cantantes cristianos sureños, independientemente de su raza. La música góspel, a diferencia de los himnos cristianos, es de carácter ligero. La palabra se deriva del vocablo anglosajón godspel (palabra de Dios).

A esta forma de cantar se le denominó así, pues era un canto evangélico, para invitar a las personas hacia Dios. Las letras suelen reflejar los valores de la vida cristiana. La fuerte división entre blancos y negros en EE.UU., especialmente entre las iglesias, ha mantenido separadas ambas ramas del góspel, aunque esta separación  nunca fue absoluta (ambas parten de los himnos metodistas y los artistas de una tradición cantan a veces canciones de la otra) y las diferencias han disminuido ligeramente en el último medio siglo. Es un género musical caracterizado por el uso dominante de coros con excelente armonía. Entre los subgéneros se incluyen el góspel  tradicional, reggae gospel, black gospel y el new gospel. La mayoría de las formas contemporáneas usa percusión, guitarras y bajos eléctricos.

ANTECEDENTES DEL GÓSPEL

El antecedente del góspel es el Negro Spiritual, que refleja el ritmo de trabajo en las plantaciones, donde los esclavos eran obligados a cantar, para que no hablasen  ni se complotaran. Los Spirituals tienen cadencias lentas o rápidas, pero siempre intensas y melancólicas. En las letras, basadas en el Antiguo Testamento, mezclan su fe, su pensar, su estado de ánimo y también los mensajes cifrados de escapes y motines.

Los Negros Spirituals (inspiraciones negras), canciones religiosas originarias del sur americano, son el producto de las primeras generaciones de esclavos. Se derivan de experiencias en las plantaciones y reflejan las duras condiciones de esa época. Reconocen como punto de origen los himnos de las iglesias protestantes de los blancos.

Los esclavos del norte, empleados principalmente en servicios domésticos o comerciales, vivían con sus dueños y se integraron pronto en el  uso de la lengua inglesa y en los principios religiosos de sus amos (el cristianismo). Muchos consiguieron la libertad y llevaron una vida parecida a la de los blancos. La integración generó el olvido; pero los africanos del sur, que eran la mayoría, no aprendieron la lengua ni fueron instruidos.

Estas canciones, creadas colectiva o individualmente, eran un recurso valioso para mantener y recuperar la memoria de su cultura. Para quienes toda posesión era básicamente negada, una tradición musical se convierte en el modo privilegiado, casi único, de transcurrir y conservar contenidos.

Durante muchos años algunas iglesias blancas reclutaban a aquellos afroamericanos, que por distintos motivos lograban la libertad. Varias iglesias o misiones cumplían un doble rol de educar y “evangelizar” a los ex esclavos. Algunos negros, que habían logrado aprender a leer, descubren cómo su historia era similar a la del Antiguo Testamento e interpretan y adoran el sacro libro.

Las ceremonias protestantes, de blancos y negros, tenían como elemento central la canción/himno, y a ellas asistían los cantantes a servicios religiosos promovidos o tolerados por los blancos, según los casos, o celebrados clandestinamente. Los himnos protestantes se enriquecieron con otras armonías, basadas en ritmos, golpes de palmas o de pies en el piso, gritos e improvisaciones. Además, se memorizan notas, se utiliza el cuerpo para crear sonidos como cajas de resonancias, moviéndolo con moderación. Así comienza la africanización de los servicios religiosos (Camp Meetings-Encuentros de Campo).

Los negros cantan a su forma los Himnos del Dr. Isaac (Watts). El primer esclavo autorizado a predicar en una iglesia fue George Leile (1774). En 1780 se autorizó la existencia de parroquias africanas autónomas. Más de veinte años después, los africanos consiguieron su primer obispo negro: Richard Allen (1816). En el transcurso de las ceremonias religiosas, más espontáneas y acordes a su fusión cultural, aparecieron los “cantos inspirados”. La mayoría de las letras se basan en personajes del Antiguo Testamento (Moisés, Josué, Daniel, Jonás, etc.) y en la esperanza de consolidación de los avatares presentes en la otra vida.

A partir del siglo XX los cantos inspirados o Spirituals fueron cambiando lentamente de intención religiosa, sus letras se centraron en textos del Nuevo Testamento y establecían un diálogo más directo con Jesús, con Dios Padre, a quien agradecían las bendiciones recibidas, se le pedía la intervención para la solución de sus problemas e incluso se le dirigían quejas por la situación actual. A estos cantos se les llamo Gospel Songs (canciones evangélicas), no por ser propiedad de una religión en particular, sino porque estaban inspirados o literalmente sacados de los Evangelios, a diferencia de los Spirituals, más emparentados con un canto personal, no necesariamente relacionado con la Biblia.

No obstante, a partir de 1940,  y por el devenir de la música comercial en general, quedó establecido el Negro Spiritual, como la forma de la música más folclórica y tradicional; y el góspel, como la más “moderna”, aun cuando se cantara el repertorio de una u otra corrientes y manteniendo en común el contenido impregnado de la esperanza de vivir en la plenitud de la Fe.

FECHAS HISTÓRICAS

BÁSICAS:

•    Siglo XVII: Los Peregrinos, exiliados religiosos tras la ruptura de la Iglesia Anglicana con la Romana, llevan a Norteamérica los nuevos libros de sus salmos que servirían de modelo durante dos décadas. Las primeras generaciones de esclavos africanos iban adquiriendo lentamente el idioma inglés.

•    1730. Se da el llamado Gran Despertar. John Wesley funda el metodismo y lo lleva a los Estados Unidos. Sus servicios se realizaban generalmente al aire libre y no era necesario saber leer música y texto, ni guardar una postura seria y acartonada como en la mayoría de los servicios. Estos sermones y prédicas eran acompañados por himnos, compuestos por el Dr. Isaac Watts. Cantos vivaces y con textos en un lenguaje coloquial, que encontraron gran aceptación entre los negros analfabetos y excluidos de las iglesias blancas. Comienzan los Camp Meetings.

•    1794. Surge la primera iglesia afroamericana emancipada de los blancos: la Bethel Methodist Episcopal Church.

•    1861-1865. Guerra de Secesión. Fin de la esclavitud.

•    Fundación de las primeras universidades para negros, muchas de las cuales forman grupos vocales que encaran un repertorio religioso copiando las formas del viejo modelo europeo de madrigales a cuatro voces.

•    1867. Aparece el primer libro que recopila canciones de esclavos afroamericanos y, por primera vez, se utiliza la palabra Negro Spiritual. La recopilación del material folclórico religioso se edita: Steve Songs (1867), 179 canciones; Jubilee Songs (1872-74), 136 canciones; Cabin & Plantation Songs (1874), 140 canciones; Calhoun Plantation Songs (1901), 69 canciones y Saint Helena Island Spirituals (1925), 100 canciones

•    1874. Se manifestó el góspel como género musical religioso. Phillip Gliss  fue quien por primera vez utilizó este término en el contexto afroamericano, cuando lo imprimió en el título de una publicación: Gospel Songs.

•    1890-92. Se realizan las primeras grabaciones fonográficas cilíndricas (Edison) de música afroamericana: Unique Quartette y Standard Quartette. En 1902 se realiza la primera grabación con métodos eléctricos modernos: Dinwiddie Colored Quartette.

•    1921. El estilo musical salió de los templos y empezó a ser grabado comercialmente. Thomas Dorsey, hijo de un predicador georgiano  negro, con una educación empapada en la vida de la Iglesia, hace una carrera temprana en el mundo comercial del blues, con MaRainey y Tampa Red. En 1921 Dorsey experimenta un avivamiento en su fe cristiana y se dedica a la escritura, ejecución y animación de góspel. Se convierte en el primer artista en obtener una audiencia importante y en cobrar por admisión a sus funciones. Hizo grabaciones, fabricó las primeras 500 copias de Gospel Songs bajo su propio sello, formó el primer cuarteto femenino de góspel, y descubrió y promovió una nueva generación de cantantes, incluyendo a Mahalia Jackson.

•    1923. Hurd Fairfax es la primera mujer afroamericana en grabar música religiosa para Paramount; y en 1925, el Rev. Calvin P. Dixon graba sermones. Arizona Dranes es la primera mujer pianista que graba, en 1926. Ese mismo año comienzan a grabar los primeros guitarristas evangelistas: Rev. Clayborn y Blind Joe Taggart.

•    1927-1931. Se produce la era de oro  de la grabación afroamericana. No pasó mucho tiempo  para que aparecieran numerosos artistas: Rally Martin, Marion Williams, The Gay Sisters, The Soul Sisters, The Gospel Harmonettes. Se hizo habitual la estructura en la que un cantante principal es secundado por un coro de voces al fondo, imitando la disposición del predicador al frente de su congregación.

•    Reverendos, guitarristas, evangelistas, grandes cantantes femeninas, cuartetos vocales y coros forman parte de los diferentes estilos desarrollados de esta música que, en nombres como Rev. Nix Blind, Joe Taggart, Blind Willie Jonson, Blind Gary Davis, Rosetta Tharpe, Mahalia Jackson, Golden Gate Quartet, Arizona Dranes, Brother Joe May, Dorothy Coates Love, Thomas Dorsey, entre otros, encontraron a sus más importantes referentes.

•    1930-1940. La radio comienza a difundir el góspel. La televisión mostró un interés desde los años 50 y los cantantes góspel comenzaron a aparecer en festivales de jazz y blues. Las circunstancias trajeron nuevos estilos dentro del góspel.

El New Gospel utiliza  baterías más estridentes, guitarras eléctricas y muchas veces danzas y coreografías.
El New Gospel utiliza baterías más estridentes, guitarras eléctricas y muchas veces danzas y coreografías.

GÉNEROS:

•    El góspel tradicional (Traditional Gospel)  es aquel que básicamente se ha dado en Estados Unidos. Lo interpreta un coro, con uno o varios solistas y, generalmente, a capella. Prevalecen los temas tradicionales frente al nuevo material musical.

•    El góspel negro (Black Gospel) es un canto espiritual, con ritmos africanos, en el que  los coros son bastante numerosos y las líricas se acompañan de palmas y un movimiento rítmico por parte de los coristas.

•    El góspel sureño (Southern Gospel) es la forma musical que utiliza el esquema de cuarteto vocal: primer tenor, segundo tenor, barítono y bajo. El énfasis de este sonido se asienta en el aspecto armónico y vocal de su interpretación y en el acompañamiento como un elemento secundario, basado en solos de piano o guitarra. En  la actualidad los grupos y cuartetos Southern Gospel emplean pequeñas bandas, orquestas y coros, así como bases instrumentales pregrabadas para el acompañamiento de sus canciones. El término Southern (sureño) enfatiza el origen del subgénero en los estados del sur de Estados Unidos, muy relacionado con otras formas propias del mismo ámbito geográfico, tales como el Hillbilly y el Bluegrass.

•    El Gospel Choir rompe los esquemas más conservadores del género al mezclar con energía la tradición, con otros estilos como el funk y el blues.

•    Los himnos son temas góspel tradicionales interpretados por grandes coros mixtos, en los que hay un mensaje habitualmente de júbilo y se intenta animar a las masas. El despliegue vocal puede no llegar a su plenitud, porque es más importante el mensaje tranquilizador que se quiere dar.

•    Los Scriptures son grabaciones en las que sobresale la recitación de los textos religiosos, acompañados de un hilo musical o sin él. Las partes cantadas o las apariciones de coros son escasas. Suele estar interpretado por predicadores, entre los que se han destacado J. M. Gates Moses Mason y otros.

•    El góspel contemporáneo (New Gospel) es considerado una evolución del góspel tradicional de las iglesias negras evangélicas de Estados Unidos,  ahora con baterías más estridentes, guitarras eléctricas y muchas veces con danzas y coreografías.  En esta manifestación la puesta en escena (decorados e iluminación) cobra mayor relevancia.

La presencia de uno de los mejores coros de góspel de los Estados Unidos, en la ciudad de Cienfuegos, fue un suceso sorprendente durante la gira de concierto en Cuba efectuada en 2017. La presentación mostró encanto y sabiduría, transmitida por el director y los demás integrantes del Coro de Morgan State University, considerado por muchos de categoría internacional.

El repertorio incluyó piezas como Lift Every Voice and Suig, In Bright Mansions y Spirituals as Sing, de Wingsover Jordan, entre otros. Su función, a sala llena, generó escenas cantadas a partir de la música clásica, góspel y música contemporánea popular. Se escucharon números que conservan el patrimonio cultural de los spirituals afroamericanos. El escenario fue compartido con el coro Cantores de Cienfuegos. Ambos declararon con acierto la integración de obras y lograron una vistosa y rítmica actuación coral, cantada en sus propias lenguas, que caló corazones. Se escucharon letras de ilustres con un lenguaje coral que tiene en el ostinato rítmico uno de sus principales lazos musicales, con sonidos intensos. El público fue parte de esa magia desatada por los dos coros, testigo de las excelentes actuaciones de los solistas.

Dos coros cuyos directores compartieron con amor a la profesión y una forma similar de entender el trabajo coral. El público agradeció la obra colosal portadora de belleza, gozo y renovación. El premio mayor fue para el teatro Tomás Terry.

* Por Numancia Rodríguez Rosa*   Profesora universitaria de Cienfuegos.

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles