El Colegio del Apostolado

El inmueble que hoy ocupa la secundaria básica Rafael Espinosa fue, en el siglo XX, el Colegio del Apostolado. Esa congregación se fundó en La Habana en 1891 por don Valentín Tomás Salinero García. Según los datos consultados en el departamento de Historia Aplicada y el Centro de Documentación e Información de la Oficina del Conservador de la Ciudad de Cienfuegos (OCCC), encontramos fechas diferentes que se refieren al momento de la fundación, aquí, de esta escuela, por las Religiosas del Apostolado del Sagrado Corazón de Jesús.

Las investigaciones de Lilo Otero anotan la inauguración en 1909, en Santa Cruz No. 140, y en el segundo lustro del siglo XX ocurre una ampliación cuando las monjas compran una de las viviendas de don Tomás Terry. En Historia de la arquitectura y el urbanismo cienfueguero, de los autores MSc. Arq. Irán Millán y Teresita Chepe, se recoge lo siguiente:

“El 18 de septiembre de 1903 las religiosas del Apostolado del Sagrado Corazón de Jesús abrieron el colegio de ese nombre en un local ubicado en la calle de Bouyón No. 43. El 8 de octubre de 1904 se trasladaron a Santa Cruz No. 116 y luego se extendieron por la calle de Hourruitinier para conformar toda esa monumental construcción que se destaca en la esquina de ambas calles”.

El colegio ofrecía servicios de internado y externado, tenía enseñanza primaria superior, kindergarten, enseñanzas especiales de idiomas, música, taquigrafía y mecanografía.

Desde junio de 2016 inició en la “Rafael Espinosa” una reparación total a cargo de una cooperativa no agropecuaria contratada por la Dirección Provincial de Educación en la provincia. El jefe de obra, Michel Rodríguez Bernal, cuenta que hace aproximadamente dos años sus siete trabajadores laboran en diferentes centros educacionales.

El antiguo Colegio del Apostolado, al ser intervenido por dicha brigada, “se encontraba bastante deteriorado —afirma Rodríguez Bernal—, los techos estaban erosionados debido a las filtraciones y los pluviales colapsados porque no existía salida de agua. Hubo que hacer los pluviales nuevos, los bajantes y eliminar los antiguos que estaban por dentro de las paredes; resanar columnas, paredes y hacer nuevas tanto la instalación eléctrica como la hidráulica. Los servicios sanitarios también los hicimos nuevos, así como la carpintería de madera y metal, y la pintura.

“La OCCC nos presentó sus requerimientos técnicos para la restauración y preservación de la fachada original; y así lo mantuvimos. Dentro del inmueble sí han variado algunas cosas, como la disposición de las habitaciones. En total se contará con quince aulas y se han mantenido los patios interiores”, concluyó Michel Rodríguez.

Esta construcción es majestuosa, desde la acera de enfrente uno tiene que alzar bastante la cabeza para observarla completa. El letrero de Colegio del Apostolado se conserva casi a la perfección. Es la huella del tiempo impidiendo el olvido.

Escrito por Melissa Cordero Novo y Claudia Martínez Bueno.

6 Comentarios en “El Colegio del Apostolado

  • Avatar
    el 12 abril, 2017 a las 1:16 am
    Permalink

    Si a los niños en las escuelas se les habla de la historia de su ciudad, estoy segura que la amarían como la amamos los que ya peinamos canas, pero si nada se les dice, es imposible que lo puedan aprender; les toca a las nuevas generaciones de maestros esta titánica labor. Cienfuegos, te amo.

    Respuesta
  • Avatar
    el 11 abril, 2017 a las 11:43 pm
    Permalink

    Realmente bien bonita la fachada del Colegio. Allí estudié a mediados de los 80. ¿Se podrán ver fotos del interior de Colegio?

    Respuesta
  • Avatar
    el 15 marzo, 2017 a las 9:44 am
    Permalink

    En ese maravilloso e inolvidable colegio, estudie desde el Kindergarten hasta el 7mo. grado. Que alegria me ha causado este escrito. Lastima que la restauracion no deje esas aulas igual a su construccion original que tantos recuerdos me traen.
    En visita a Cienfuegos, si Dios quiere, el ano que viene lo visitare.
    Muchas gracias!!

    Respuesta
  • Avatar
    el 14 marzo, 2017 a las 11:11 am
    Permalink

    Pashy:
    Es positiva tu apreciación sobre la pertinencia de conservar el legado citadino para las futuras generaciones, a partir del conocimiento de la pétrea historia que atesoran los edificios como el del artículo y que debe ser visibilizada, para que las actuales generaciones las respeten, conserven y leguen a las generaciones venideras, pero ¿acaso no conoces que el chovinismo es un sentimiento degenerativo del legitimo orgullo de pertenencia, por llevar implicito una excesiva preferencia por lo propio, con desdén de lo ajeno? No corresponde solo a los cienfuegueros, sino a todos los cubanos, el amor por una ciudad de rico abolengo francés, llamada legitimamente la Perla del Sur, Patrimonio Cultural de la Humanidad, de manera que ser chovinista, deslegitima el amor verdadero que sentimos por la patria chica. Un saludo a ambas periodistas por el excelente artículo.

    Respuesta
  • Avatar
    el 14 marzo, 2017 a las 7:36 am
    Permalink

    Después de tan laboriosa y costosa reconstrucción se hace necesaria la conciencias del alumnado de esa secundaria para la conservación de ese emblemático inmueble.
    Es muy loable que se hagan trabajos periodisticos como este para que los Cienfuegueros conozcan más de la historia de las edificaciones que han sobrevivido al paso del tiempo, 100 puntos para Melissa y Claudia, les doy las gracias por darnos esa lección de historia, esperamos por más. Saludos Pashy UJC Provincial Cienfuegos chovinista por naturaleza, amo mi linda ciudad y sobre todo la respeto. Gracias Melissa y Claudia

    Respuesta
    • Avatar
      el 15 marzo, 2017 a las 11:22 am
      Permalink

      Y no es acaso negativo el chovinismo? Y desde esa posición de chovinista pide que el alumnado de esa Secundaria cuide? Desde esa posición habla de la necesidad de conocer la historia? Porque para entender la nuestra es preciso conocer la universal, interpretar el mundo y sus contradicciones. No entiendo nada, menos, que desde la UJC, desde donde debiera fomentarse el amor a la Patria y la Unidad de todos los cubanos, la solidaridad y otros valores, se manejen esos términos. No será que malinterpretaron el término? Cuba no necesita patrioteros sino patriotas, digo yo, saludos

      Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir