El bosque: pesadilla en la fronda | 5 de Septiembre.
jue. Jul 18th, 2019

El bosque: pesadilla en la fronda

Mucho antes que Perrault lo utilizara como telón de fondo de la historia que se convertiría en emblema de la literatura de terror infantil, su archiconocida aunque tantas veces mal leída polisémica Caperucita Roja, el bosque figuró como elemento compositivo básico de los relatos fantásticos del universo escrito; y luego, por inducción casi -como tanto de lo trasvasado a la pantalla de la letra-, esa foresta centro del delirium tremens en que sumerge a la mente la monstruosa soledad de la fronda pasó a los argumentos fílmicos y estos llevaron sus sombras chinescas de follajes oscuros a la categoría indescriptiblemente mágica de la transfiguración cinemática. Los bosques más totales, esplendorosos, siniestros de la genealogía dramática los trajo consigo el cine, con perdón de la cobija de los ogros y elfos que en la literatura fueron.

Y yo, en punta de retina con mis idolatrados bosques de La leyenda del jinete sin cabeza, de Burton; Amantes criminales, de Ozon y tantos otros de antaño y hogaño -los de mucho entrañable licántropo y bichos de toda laya incluidos-, me dispuse a ver este El bosque, sin tener la mínima idea de qué iba.

En honor a lo justo, lo primero que debo decir es que los iniciales doce, quince minutos de la cinta de Pablo Siciliano y Eugenio Lasserre casi me hacen abandonarla. La cámara se limita a seguir (cuando se le ocurre moverse) a un señor maduro que habita una casa en medio del bosque, no hay diálogos, no cruzan pistas sobre la pantalla enunciativas de un conflicto o algo parecido que la redima de su propensión distócica, esto me parecía una de esas insoportables películas de viejos cansados de su coterráneo Luis Ortega (Caja negra, Monobloc),… No obstante, permanecí en la butaca, para recompensa de la espera.

No es que de buenas a primera, aclaro, el filme se convierta en un video clip, ni tampoco lo pretendiera quien escribe. El bosque se seguirá tomando todo su tiempo, con la parsimonia que se propuso el guion de Gastón Markotic, pero a la trama entran dos nuevos personajes (par de jóvenes, la muchacha estudia los pájaros y es la razón de su llegada al remoto paraje a tres cuadras de la nada), la banda sonora dará fecundas señales de inquietud, se va generando de a poco la atmósfera opresiva de algunos buenos cuentos -eso me pareció al verla y ahora me entero al redactar que se trata de la reescritura de uno de Borges: La casa de Asterión-, los climas del filme suben en temperatura, alguno de los actores muta ofídicamente su encarnadura, las cosas cambian, y de la laxitud sensorial y ambiental de la introducción se produce una transmutación tonal que propicia que la cinta desemboque con muy buenas como sostenidas remadas en aguas del puro género fantástico-terrorífico en la coordenada psicológica. Pesadilla en la enramada y en la mente.

Aquí se toman dos morfemas nodales de la escritura fantástica: el bosque y la casa solitaria para consolidar una historia donde la sensación de confinamiento, pertenencia, atracción malévola de ambas entidades sitúan a los personajes en la coyuntura de ese reposicionamiento conductual desde donde obran algunos de las criaturas más fascinantes del género en los más enajenantes ambientes. Con muy pocos medios, es este un filme eficaz, pese a la lastimosa predictibilidad del tramo final, la ingenuidad de algunos de los pocos diálogos y cierto aire solemne de la narración que lastra su empaque. El mérito mayor estriba en que el guion va moderando con inteligencia la intriga hasta casi los bordes mismos del desenlace, haciéndola pasar por mero drama hasta entonces. En tiempos de adocenamiento narrativo, resulta ponderable el abordaje de cualquier género, este incluido, desde nuevos enfoques e incluso a partir de la confluencia de bases genéricas en apariencia excluyentes, como ha sido el caso del filme de marras rodado de forma independiente en poco más de 30 días, con un reducido equipo técnico que no rebasa los 22 años y con menos de 15 mil pesos en su presupuesto.

Capítulo aparte las maravillosas composiciones del actor teatral Oscar Pérez como Dannenberg, el viejo inquilino; y Martín Markotic y Paula Brasco, en la piel de los jóvenes visitantes, tanto como la regia apoyatura musical de Daniel Soruco y la precisa, elocuente fotografía de Pablo Yanieli.

Noticias relacionadas

2 thoughts on “El bosque: pesadilla en la fronda

  1. De seguro me gusta, soy amante del cine de terror, si es psicológico, mejor…. Fan número uno a El jinete de cabeza, dirección de arte antológica y la actuación de Miranda Richardson, de las más desparpajantes y Gatica-de-maría-ramos que he visto en una peli de terror. Me hizo sonreir mucho Burton con este filme, muy buenas dosis de humor negro en ella, el chiste de “cuidado con la cabeza” es una joyita…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles