El bienestar humano y otras esencias de la Psicología

El bienestar humano y otras esencias de la Psicología

Rafael Armas Moya, presidente de la Sociedad Cubana de Psicología en Cienfuegos. Este 13 de abril es el Día de la Psicología Cubana. /Foto: Roberto Alfonso Lara

Rafael Armas Moya, presidente de la Sociedad Cubana de Psicología en Cienfuegos. Este 13 de abril es el Día de la Psicología Cubana. /Foto: Roberto Alfonso Lara

Nadie conoce mejor el alma de Cuba que sus psicólogos. Cuando hace alrededor de un año un avión se estrelló en La Habana, allí estuvieron para consolar a los familiares de las víctimas y contribuir a la recuperación de la única sobreviviente. Y este año, cuando un tornado casi deja al país sin capital, otra vez se fueron a las calles a abrirle el corazón al pueblo. Su sentido es el hombre, afirmó Rafael Armas Moya, presidente de la Sociedad Cubana de Psicología en Cienfuegos. 

“El ser humano en su problemática social, laboral, familiar. De ahí que agrupemos a psicólogos de distintas esferas: los que trabajan la parte organizacional en empresas e instituciones, así como los que se dedican a la clínica o a los ámbitos de la educación y el deporte.

“Ahora estamos en un proceso de revitalización, tras la VIII Convención Intercontinental de Psicología (Hominis), la cual sesionó en La Habana a finales de noviembre de 2018. Fue un evento muy exitoso y el preámbulo para otra serie de actividades que pretendemos desarrollar a lo largo de este año, con la asistencia de colegas de toda la isla”, agregó.

El II Encuentro de profesionales de la Psicología en el área organizacional, reunió recientemente en la Perla del Sur a unos 60 especialistas de esta disciplina, en representación de ocho provincias. Conferencias magistrales, talleres y amplios debates en torno a temas de interés común, cargaron su agenda.

“Fueron jornadas de mucha utilidad, especialmente porque discutimos asuntos que nos afectan a todos, comentó Armas Moya. No solo se intercambiaron criterios sobre el papel de la Psicología organizacional; también dialogamos acerca de las necesidades y posibilidades en la formación del psicólogo, además de otros tópicos afines al evento.

“El círculo de acción de la Psicología organizacional implica a cualquier grupo de personas, por lo que su ejercicio no es limitado, aclaró. Analiza los conflictos, las relaciones, las conductas, en busca de una mayor eficiencia y estabilidad cuando se trata de ambientes laborales. La comunicación, el trabajo en equipo, los procesos de cambio y la motivación, son puntos que la ocupan”.

Hoy día, los retos de la cotidianidad precisan su desempeño no solo en los contextos asociados al empleo o a la familia. Para el presidente de la Sociedad Cubana de Psicología en Cienfuegos, se requiere valorar más su efecto en los espacios educativos, en el trabajo con niños que sufren determinados trastornos o enfermedades de tipo psíquicas.

Hacedores del bienestar humano

La experiencia suscitada luego del paso del devastador tornado que dejó en ruinas a una parte de La Habana sentó un referente sobre la vocación social que distingue al psicólogo cubano. El emotivo llamado del profesor Manuel Calviño —conductor del programa televisivo Vale la pena— a brindar apoyo, contención y acompañamiento a las personas que lo perdieron casi todo, removió la esencia de esta profesión: el bienestar humano.

No obstante, otro de sus actuales desafíos apunta a la implementación de las investigaciones que le conciernen. Según Armas Moya, “realizamos diferentes estudios que evalúan las actitudes y comportamientos, las adicciones, los estilos de dirección y de trabajo, así como las situaciones de la gente de manera general.

“Uno de los temas que tratamos ahora mismo es el de la ‘felicidad permanente’, la cual sabemos que no existe, aseguró. La felicidad se compone de momentos de la vida y al psicólogo le corresponde trabajar en función de que estos sean más numerosos. La cuestión está en enseñarles a las personas cómo enfrentar las dificultades, superar los obstáculos y sentirse mejor con el ambiente, pese a las circunstancias estresantes con que tropezamos a diario”.

En la consumación de esas metas individuales y colectivas que se dibujan en el paisaje, tiene entonces la Psicología el encargo de mantenerlas a la mano, por muy lejos que las adversidades las distancien. Como hacedores del bienestar humano, pende de sus profesionales la suerte de nuestra espiritualidad, con su presencia y acción sanadoras.