El aporte de Roberto

Roberto Pompa Fonseca es un joven productor lajero de 24 años, quien contribuye de forma encomiable al desarrollo de elementos para la construcción de viviendas.

El cuentapropista fabricante de baldosas de granito firmó un contrato para aportar 200 unidades diarias al programa de la vivienda en Lajas, y piensa incrementar su producción cuando le sea entregado un nuevo local. Entonces, cree, podrá fabricar 400 unidades diarias.

Dice que no tiene problemas con los materiales, los cuales les asignan y él busca en el Centro de Producción Local de Materiales de la Construcción de la Unidad Empresaria de Base Ciudad Caracas.

Sus producciones son muy bien recibidas en el municipio, pues las entrega a la Empresa Municipal de Mantenimiento y Construcción y contribuyen a solucionar tanto casos de subsidio como de damnificados, fundamentalmente.

Roberto se siente satisfecho con los ingresos percibidos (le pagan a tres pesos cada baldosa, o sea él y sus dos operarios ingresan 600 pesos diarios de forma conjunta) y con el destino de sus producciones, en tanto considera que resultan de utilidad social y eso le complace sobremanera.

Estaba inactivo cuando decidió incursionar en este trabajo, el cual aprendió con un amigo. De modo que insta a otros jóvenes sin compromiso laboral o estudiantil a que se adentren en este universo.

Es duro, sí, pero es muy bello ver como con cuánto uno produce se levantan casas para personas que tanto lo necesitan, estima el muchacho.

Julio Martínez Molina

Julio Martínez Molina

Licenciado en Periodismo por la Universidad de La Habana. Periodista del diario 5 de Septiembre y crítico audiovisual. Miembro de la UPEC, la UNEAC, la FIPRESCI y la Asociación Cubana de la Crítica Cinematográfica

2 Comentarios en “El aporte de Roberto

  • Avatar
    2 mayo, 2019 en 9:37 am
    Permalink

    Eduardo: Lejos de coartar estas experiencias, cuanto hace cada día nuestro Gobierno es favorecerlas, los casos de este joven y de miles de cuentapropistas más. Gracias por sus palabras y su lectura. Saludos.

    Responder
  • Avatar
    2 mayo, 2019 en 7:24 am
    Permalink

    Muchas gracias por el artículo Julio, resumido pero muy objetivo y real. Una vez más estamos ante la presencia de la creación e iniciativa de personas jóvenes que buscando la forma de ganarse la vida desarrollando un trabajo justo y honrado, aportan al desarrollo de la sociedad y de la comunidad con su propio esfuerzo (de forma legal, registrado como cuentapropista, pagando sus impuestos y demás, por la derecha para hablar en términos claros), además de contribuir a la creación de empleos o fuente de trabajo. Entonces acá la pregunta, este joven cuentapropista, con su trabajo, su esfuerzo, su disciplina laboral, ahora debe estar ingresando unos 600.00 pesos moneda nacional como se dice en su trabajo, cuando estén creadas las condiciones que se hablan en la noticia serían unos 1 200.00 o más y de seguro más adelante la tendencia de este negocio o trabajo debe ser a crecer porque la demanda aumentara por la necesidad de materiales para la construcción de viviendas, es decir, más producción, más puestos de trabajo y por lo tanto más ingresos como retribución a su trabajo. Cuál sería el limite o en qué momento el estado y el gobierno intervienen para decir que se está enriqueciendo y por lo tanto no podría seguir adelante, y se procedería a decomisar y quitar todo lo logrado por el mismo con su esfuerzo y trabajo ?
    Muchas gracias por la atención.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 caracteres disponibles

Compartir