El amor perjudica seriamente la salud

0
236

El amor perjudica seriamente la salud (1996) constituyó el quinto filme del director español Manuel Gómez Pereira, demostrativo de sus comprobadas capacidades para un género tan difícil como la comedia.

Gómez Pereira volvió a colaborar en esta pieza remitente a las comedias clásicas del Hollywood dorado con sus guionistas habituales -Yolanda García Serrano, Juan Luis Iborra y Joaquín Oristrell- para contar las ambiciones de una trepa prototípica: Diana Balaguer (de joven, Penélope Cruz; de adulta, Ana Belén), a través de la cual está irónicamente representado el universo burgués madrileño de las damas bien preferidas por las revistas del corazón, hoy al lado de un millonario o de un cantante famoso, mañana al lado de un duque.

En esta Diana Balaguer se ven reflejadas todas esas damiselas de cartón, portadas habituales de ¡Hola!, Diez Minutos y cuanta publicación enajenante salga a la calle.

La protagonista, de acuerdo con el propio realizador, “es como una Escarlata O’Hara de los noventa, alguien que domina las situaciones, que sabe lo que quiere de la vida y cómo conseguirlo. La gente, desgraciadamente, funciona cada vez más así: pierden los sentimientos y predomina otro tipo de cosas. Diana y Santi son personas que están en la calle. De algunos, como él, que carecen de proyección social, no sabemos nada. A otros, como ella, los encontramos en las portadas de las revistas”.

Dejar respuesta