El 5 de Septiembre de 1957 en la memoria del combatiente René Morejón

En la memoria del combatiente cienfueguero de la lucha clandestina, Doctor René Morejón González, se mantiene vigente la madrugada de aquel 5 de septiembre de 1957, cuando marinos y civiles se sublevaron contra la dictadura de Fulgencio Batista y Cienfuegos quedó en manos del pueblo armado. Fue la primera ciudad libre de Cuba.

A 64 años de la heroica gesta, Morejón rememora el día que lo marcó en la historia, y expresa con orgullo revolucionario que cumplió con la Patria, con Fidel y Raúl.

“Cienfuegos fue una ciudad libre durante 24 horas, enfatiza, y jamás el 5 de Septiembre constituyó una derrota, porque contribuyó al triunfo de la Revolución; un eslabón más para llegar al Primero de Enero y al 6 del propio mes, fecha en la cual llegó Fidel a Cienfuegos, encabezando la Caravana de Victoria.

“La sublevación dio un aporte valioso a la lucha contra Batista mediante el combate en los principales escenarios del corazón de la ciudad: La antigua Jefatura de la Policía, el Colegio San Lorenzo y allá en el Distrito Naval, donde comenzó la sublevación, actuales sedes del Gobierno Provincial, la Escuela Secundaria Básica 5 de Septiembre y el Museo Naval.

“Perdimos muchos marineros y civiles del 26 de Julio ese día, pero jamás se podrá hablar de una derrota. Fue un triunfo más, igual que el 13 de Marzo. Hechos valiosos por los que se llegó al Primero de Enero. Eso es lo que tengo que decirle al pueblo de Cuba. La sublevación de Cienfuegos fue un éxito, no una derrota”.

Foto histórica.
Foto histórica.

Civiles y marinos se levantaron respondiendo a un plan de carácter nacional pospuesto a última hora por la actitud indecisa de un grupo de oficiales sumados a la conspiración contra la tiranía de Batista y radicados en La Habana.

La noticia del aplazamiento no llegó a Cienfuegos, donde habían arribado la noche anterior los jefes encargados de dirigir la acción: Julio Camacho Aguilera, por el Movimiento 26 de Julio y el ex alférez Dionisio San Román, designado jefe militar del alzamiento.

Fue ese el Cienfuegos de ayer, cuando el pueblo en las calles se sumó a la sublevación, con vivas a Fidel y a la Revolución.

Llegó luego la aviación del tirano con ametrallamiento indiscriminado sobre la ciudad. El fuego comenzó con tropas militares movilizadas desde Santa Clara, Matanzas y La Habana para aplastar la rebelión.

Ciudad sometida al terror, donde la dictadura enterró en una fosa común a quienes se inmolaron por la Patria.

Como afirmara el Comandante en Jefe, Fidel Castro Ruz en el acto central en conmemoración del XX aniversario del levantamiento de Cienfuegos…“no lo tomamos entonces, pero lo tomamos después, y lo tiene nuestro pueblo ahora definitivamente y para siempre”.

Artículos relacionados

Mireya Ojeda

Periodista de Radio Rebelde. Fue miembro fundador del staff del diario 5 de Septiembre en 1980.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir