Educar para la igualdad: un paso más por la no violencia

0
1128
La escuela necesita educar en el respeto a la diversidad y desarrollar conductas hacia la igualdad. Foto: Juan Carlos Dorado
La escuela necesita educar en el respeto a la diversidad y desarrollar conductas hacia la igualdad. Foto: Juan Carlos Dorado

Las actitudes violentas, bien sabemos, pueden transmitirse de una generación a otra y aprenderse en el seno de la familia o de la comunidad. Por tal razón, educar desde los primeros años en la importancia de las relaciones interpersonales basadas en el respeto, la igualdad y la no discriminación, significa un paso de avance hacia una coexistencia armoniosa.

Así lo entendió el colectivo de autores bajo cuya firma aparece el manual Educar para la igualdad, texto que busca llamar la atención sobre la violencia de género en las escuelas cubanas y proponer puentes que conduzcan a su prevención. Sobre este volumen conversamos con la MSc. Yoanka Rodney Rodríguez, quien junto a Kenia Lorenzo, Yuliet Cruz y Jesús E. Muñoz concibió el libro.

¿Qué motivaciones los llevaron a conformar este manual?

“Sensibilizar al profesorado cubano con la temática y contribuir con su formación, acercarlos a estos temas, cada vez más identificados en Cuba pero a veces poco comprendidos. Por ello, nos pareció genial poder brindar pistas para su tratamiento y prevención desde la escuela. Para mí fue un privilegio haber tenido la oportunidad de ser aceptada entre las personas que se presentaron a la convocatoria de la UNICEF para la elaboración de esta herramienta”.

El volumen, explicó la MSc., está dividido en cinco capítulos. El primero, Brújula hacia la no violencia, acerca al lector al tema, los Objetivos de Desarrollo del Milenio y la Agenda 2030. Lo sensibiliza en la necesidad de educar en el respeto a la diversidad y estimula a desarrollar conductas hacia la igualdad.

“Destaca  que los niveles y formas de violencia producidas en las escuelas son reflejos de lo que ocurre en las familias o en las comunidades en donde se insertan niñas y niños; así como que las conductas agresivas en el ámbito educativo no constituyen un mundo aislado del resto de la sociedad, pues forman parte de las propias dinámicas sociales y tienen un impacto gravísimo en las generaciones presentes y futuras.

“También centra la atención en las potencialidades del espacio escolar para propiciar el aprendizaje de modos de relación intra e intergéneros igualitarios, no discriminatorios, así como para gestionar los desacuerdos de manera negociada y dialógica”, comenta Yoanka.

El manual ofrece pistas para el tratamiento y la prevención de la violencia desde la escuela
El manual ofrece pistas para el tratamiento y la prevención de la violencia desde la escuela

Las demás secciones reconocen los elementos esenciales que caracterizan y hacen de la violencia un fenómeno social y complejo que impacta en las escuelas; se adentran en las peculiaridades de la violencia de género en el contexto escolar; aborda los mitos, realidades e indicadores para visualizar y superar el sexismo, así como divulgar diversos estudios sobre la temática en el contexto cubano; hacen referencia a los aspectos generales a considerar por las autoridades educativas para prevenir la violencia de género.

También ofrecen recursos para alcanzar aulas libres de violencia de género y motivar en grupos de estudiantes el aprendizaje de concepciones equitativas; y aportan sugerencias para el uso del lenguaje inclusivo, mientras describen algunas de las clasificaciones de violencia de género a través de las TICs.

“En cada capítulo hay dos espacios para mí muy atinados y logrados por el equipo. Ellos son: Nota para la igualdad y El pizarrón. El primero, brinda mensajes al profesorado desde una perspectiva co-educativa y el segundo, propone pistas metodológicas que contribuyen a la educación para la igualdad. Son mensajes claves a mantener siempre presentes y poner en práctica.

“En mi opinión, todos los del equipo logramos que el texto quedara escrito con un lenguaje claro, adecuado para quiénes va dirigido. Ello posibilita que desde sus páginas se propicie el análisis y la reflexión de la práctica escolar para favorecer cambios de actitudes hacia cualquier forma de violencia”, considera la MSc.

¿Cómo valoras el abordaje del tema de género en los diferentes niveles de enseñanza en Cuba?

“Lo más reciente que conozco está recogido en la Resolución Ministerial 139/2011 del Ministerio de Educación y está relacionado con el Programa de Educación de la Sexualidad con Enfoque de Género y Derechos Sexuales. Su objetivo general es promover el desarrollo de un comportamiento sexual sano, pleno y responsable en niñas y niños, adolescentes y jóvenes a partir de la formación y desarrollo de conocimientos, habilidades psicosociales, valores y actitudes que favorezcan los modos de conducta y las relaciones humanas sustentadas en el ejercicio de los derechos sexuales y la igualdad de género” .

Para Yoanka, lo mejor del manual es que “sabe a Cuba, porque muchas de las experiencias e investigaciones a los cuales hace referencia son resultado de trabajos serios de investigadores e investigadoras de esta Isla”.

Dejar respuesta